Veritas Online

Hablando derecho

Ya llegó el IVA en servicios digitales

Ya llegó el IVA en servicios digitales
julio 01
2020

Desde el 1º de junio se encareció el consumo de algunos servicios digitales para los usuarios ubicados en México. El encarecimiento corresponde al impuesto al valor agregado (IVA), al menos en una buena parte. A partir del primer día del mes de junio, las personas residentes en el extranjero que no tengan establecimiento en México y presten ciertos servicios digitales en el país, quedaron obligadas a trasladar el IVA a sus clientes a la tasa de 16%.

Es importante destacar que no todos los servicios digitales serán objeto, sino únicamente:

  • La descarga o acceso a imágenes, películas, texto, información, video, audio, música, juegos (incluyendo los de azar), así como otros contenidos multimedia, ambientes multijugador, la obtención de tonos de móviles, la visualización de noticias en línea, información sobre el tráfico, pronósticos meteorológicos y estadísticas. La descarga o acceso a libros, periódicos y revistas de forma electrónica no quedó gravada.
  • Servicios de intermediación entre terceros que sean oferentes de bienes o servicios y los demandantes de los mismos, salvo aquellos que tengan por objeto la enajenación de bienes muebles usados. Quienes prestan estos servicios de intermediación deberán además efectuar retenciones de impuestos sobre la renta (ISR) e IVA a sus clientes.
  • Clubes en línea y páginas de citas.
  • La enseñanza a distancia o de test o ejercicios. 

Los servicios antes indicados estarán gravados siempre y cuando se reúnan tres condiciones esenciales:

  1. Que se proporcionen mediante aplicaciones o contenidos digitales a través de internet u otra red.
  2. Que estén automatizados (pudiendo o no requerir una intervención humana mínima).
  3. Que por dichos servicios siempre se cobre una contraprestación.

Los servicios se consideran prestados en el país –por lo tanto, susceptibles de ser objeto del IVA– cuando su receptor esté ubicado en territorio nacional y conforme a los criterios plasmados en la Ley del IVA (LIVA), esto ocurre si se da cualquiera de estos supuestos:

  • El receptor manifestó al prestador del servicio un domicilio ubicado en México.
  • El usuario del servicio realiza el pago al prestador del servicio mediante un intermediario ubicado en el país.
  • La dirección IP que utilicen los dispositivos electrónicos del prestatario corresponde al rango de direcciones asignadas a México.
  • El cliente manifestó al prestador del servicio un número telefónico cuyo código de país corresponda al nuestro.

Los usuarios resentiremos el traslado del impuesto y lo veremos reflejado en los recibos o comprobantes que nos expidan los prestadores de los servicios. Cabe aclarar que por el momento, existe una facilidad que permite a los prestadores de estos servicios no expedir comprobantes fiscales digitales, por lo que seguramente recibiremos comprobantes simplificados y serán válidos para –en su caso– amparar la deducción del servicio y el acreditamiento del IVA que nos trasladaron.

Durante años, los usuarios en México consumimos estos servicios digitales sin pagar el IVA, a pesar de que dicho consumo constituía una importación de servicios gravada por la LIVA. Desde luego, la gran mayoría de los usuarios jamás imaginaron que tenían que pagar un IVA como importadores de un servicio, y la implementación de una campaña de fiscalización por ese impuesto hubiese sido inviable por ser demasiado costosa y poco rentable. Finalmente, respecto de estos servicios digitales el IVA nos alcanzó. Ojalá que ahora nos alcance a nosotros para pagarlo.

C.P. y Lic. Christian R. Natera
Socio en Natera Consultores, S. C.
cnatera@natera.com.mx

Related Articles

Búsqueda