Veritas Online

Realidades y contrastes

¿Y las personas?

¿Y las personas?
agosto 31
2020

No hemos salido de la problemática de salud y la crisis económica comienza a hacer estragos. Muchas empresas cerraron y las que han decidido reiniciar sus operaciones enfrentan diversas complicaciones que no les permiten alcanzar su punto de equilibrio. Sin duda, algunas otras resultaron favorecidas con esta situación, pero son las menos. Más allá de un desarrollo empresarial, quizás la primera gran meta ahora sea la solidaridad y la colaboración social.

Reconstruir nuestra vida es el reto fundamental, no podemos hablar de recuperarla, de volver a la normalidad o de regresar a lo de antes».

Pensar en una sociedad diferente nos ayudará a definir los caminos y las acciones a seguir. Tendremos que entender cuál es el nuevo modelo económico, la nueva convivencia social, la nueva escala de valores y hasta el nuevo modelo de gobierno.

El tema central en esta situación está en las personas. En manos de cada uno de nosotros se encuentra salir de la crisis de salud: asumir la responsabilidad de cuidarnos y protegernos, practicar todas las medidas que aseguren nuestra salud y al mismo tiempo evitar el contagio a otras personas, desde desconocidos hasta nuestra familia más cercana. Por otro lado, elegir las mejores acciones para generar bienestar se puede convertir en un elemento que contribuya a la reactivación de las empresas. Tomar conciencia del rol que toca a cada uno es otro ingrediente que ayudará a nuestra sociedad. Tenemos un gran número de ejemplos a nivel mundial, sin embargo, sólo los podremos tomar como referencia, porque la presencia de nuestra cultura e idiosincrasia seguirá marcando nuestras acciones.

La tesis no es cambiar a las personas. La propuesta es que desde cada uno de nosotros gestemos la transformación para salir de esta crisis. Conciencia individual de asumir nuestros roles, de hacer lo que nos corresponde, de colaborar y de sumarnos en la generación de bienestar. Los líderes en las organizaciones, empresas, grupos y familias son quienes deben guiar con el ejemplo. No se plantea como una tarea fácil sino todo lo contrario, pero la suma de las acciones individuales contribuirán al nuevo desarrollo social.

Se ha hablado de los procesos, las metas, las políticas, las ideas, de los sistemas y de la tecnología, pero ¿y las personas? La aportación individual es la semilla de la recuperación. No estamos hablando de adoctrinamiento o de control masivo. Se trata de que cada quien asuma su rol (en sus diferentes entornos o grupos sociales) y lo ejerza con conciencia social.

Concientizarnos, desarrollar nuestras capacidades, definir y vivir con una escala de valores, fortalecer nuestro espíritu, enfocar nuestra voluntad y finalmente esforzarnos por generar bienestar individual y colectivo, son las grandes tareas que nos toca ejecutar. Algunos decidirán no hacerlas, otros quizás ni siquiera las vean y algunos más las considerarán inalcanzables.

La gran oportunidad de los líderes cuando toman la decisión de guiar a sus equipos de trabajo, empleados, colaboradores, amigos y familiares, es que el bienestar que brinden contribuya a la reconstrucción de nuestra gran nación.

Cuando las personas actúan generando beneficio colectivo consciente, se gestan grandes cambios. Estamos inmersos en una crisis cuyas consecuencias todavía no dimensionamos, pero si damos ahora el primer paso, alejándonos del miedo y asumiendo con responsabilidad los roles que nos corresponden, estaremos en el camino de la reconstrucción.

M.C.I. y C.P.C. Juan Carlos Bojorges Pérez
Presidente del Colegio de Contadores Públicos de México
jbojorges@colegiocpmexico.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: