Veritas Online

Realidades y contrastes

Y ahora, ¿qué hacemos?

Y ahora, ¿qué hacemos?
junio 01
2020

Sin lugar a dudas, nos encontramos inmersos en una crisis de la que todavía no conocemos sus resultados finales. Las repercusiones se presentarán en diversos ámbitos: personal, familiar, social, de negocios, etcétera. El tema que nos ocupa hoy es entender y aceptar la forma en la que debemos afrontarlos. Ya no hay tiempo, los cambios llegaron y muchos de ellos se quedarán instalados para un futuro largo. La normalidad que conocíamos no regresará.

La meta vital en este momento es partir de un nuevo punto cero y reinventarnos. Desde cualquiera de las áreas de la economía van a surgir nuevos modelos de gestión y negocios, mercados, necesidades y expectativas, estándares de calidad y precios (quizá más a la baja que al alza).

¡Toca entonces planear nuestro nuevo modo de vivir! Tenemos que innovar y generar los cambios».

Para lograrlo, te comparto las siguientes recomendaciones; puedes tomarlas todas o sólo algunas, lo importante es que obtengas buenos resultados de cualquiera de ellas para que cumplan su cometido:

Replantea el estado actual de las cosas, elimina todo lo que no genere valor, define lo nuevo que se necesita hacer: los procesos, las actividades, las políticas, las tradiciones, los objetivos, las metas y hasta el modelo de negocio. Analiza tus operaciones, somételas a los nuevos filtros y redefine un nuevo organigrama.
Haz la pregunta básica: ¿Es sustentable lo que hago?

Evalúa todas las alternativas, busca opiniones, investiga a tus clientes, descubre las nuevas necesidades, estudia tus costos y gastos, genera un nuevo modelo financiero, integra a tu equipo de manejo de crisis y define las nuevas líneas de acción. Si hoy fuiste afectado, reconoce la necesidad de mejorar lo que haces. Plantea la interrogante básica: ¿Es la mejor forma de hacerlo?

Negocia. Los acuerdos tomados en el pasado, en muchos casos, pierden vigencia en esta nueva era. El tema no es abusar o tomar ventaja, sino lograr nuevos acuerdos que sean útiles en las nuevas condiciones, sumar esfuerzos y compaginar experiencias. Haz la pregunta fundamental: ¿De quién o a quién necesito?

Adáptate a las nuevas realidades. Darwin lo dijo muy claro: “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”. Preguntas clave: ¿Es necesaria mi actividad? ¿Cómo me puedo volver indispensable?

Colabora. El nuevo modelo de cadenas de valor tendrá éxito siempre y cuando todos se sumen y aporten de manera real, visible o tangible, el valor que les corresponde para asegurar su permanencia dentro de esa cadena. Cuestiona: ¿Qué verdadero valor agrego?

Empodérate. Si tienes que ser el generador del cambio, asume ese liderazgo y busca resultados. Si eres el tomador de decisiones, considera que ya no hay tiempo, resuelve lo importante y prioriza lo urgente; integra a tu equipo de trabajo subsanando tus propias debilidades. Toda solución inicia con el primer paso, hoy todo implica decisiones que trascenderán. Cito al escritor británico Rudyard Kipling para contextualizar esta recomendación: “La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte o el más ligero, porque tarde o temprano, el hombre que gana es aquél que cree poder hacerlo”.

Retroalimenta de manera constante. Este nuevo sistema será inestable, con fugas y fallas. Observa de manera objetiva, empodera a tus equipos, corrige y redefine, responsabiliza de los resultados a sus ejecutores, recompensa y busca la nueva estabilidad. Pregunta básica: ¿Son los resultados que esperaba? Las grandes oportunidades de esta crisis las tomarán sólo algunos; conviértete en uno de ellos.

M.C.I. y C.P.C. Juan Carlos Bojorges Pérez
Presidente del Colegio de Contadores Públicos de México
jbojorges@colegiocpmexico.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: