Veritas Online

Ejercicio Profesional

Vehículos para la inversión, una perspectiva fiscal

Vehículos para la inversión, una perspectiva fiscal
enero 01
08:00 2018

Se deben establecer políticas públicas de largo plazo que favorezcan ciertos sectores –incorporando un panorama fiscal de los mismos– y alternativas que propicien la competitividad y eviten la rigidez en nuestro sistema tributario.

En noviembre de 2017, quedó concluido el pronunciamiento bianual de la Academia de Estudios Fiscales de la Contaduría Pública (AEF), intitulado Inversiones y Vehículos Promovidos Fiscalmente. Esta obra constituye el posicionamiento de opinión de la AEF en relación con los medios y modalidades que hoy se encuentran disponibles para que los inversionistas puedan hacer negocios en México. En dicha publicación se revisan los programas que buscan favorecer o estimular inversiones en ciertas áreas en nuestro país.

En esencia, un vehículo de inversión es cualquier mecanismo a través del cual las personas físicas o las empresas pueden invertir e idealmente obtener rendimientos. Los tipos de vehículos de inversión son sujetos a regulación en la jurisdicción donde se operen y cada uno llevará sus propios riesgos y beneficios. Entre los vehículos de inversión pasiva destacan los títulos de crédito, los certificados de participación, las acciones, los certificados de depósito, etcétera. Para las inversiones activas o empresariales habría que distinguir a las distintas fórmulas para asociación, ya sean contratos o sociedades.

En México, los vehículos de inversión activa han perdido versatilidad desde el punto de vista fiscal. Con excepción del fideicomiso, todos los demás tributan bajo el mismo régimen fiscal: el Título II de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) aplicable a las personas morales, sin perjuicio de que se trate de un contrato como la asociación en participación, de las asociaciones público privadas, de los fondos de inversión, de sociedades mercantiles o civiles. Esta situación ha marginado a nuestro país en relación con otros donde se ofrecen distintos tipos de sociedades con sus respectivos atributos fiscales, comenzando por aquellas que puedan ser transparentes para efectos impositivos. La mayor parte de los países en el mundo desarrollado ofrecen a los inversionistas la posibilidad de asociarse a través de entidades que sean transparentes fiscalmente, en las cuales la carga impositiva recae en los socios y no en la propia sociedad. Esto ofrece agilidad en los negocios y en las fórmulas para asociación. Si no existen en nuestro país, se propicia una falta de competitividad o rigidez en nuestro sistema tributario en relación con otros.

El pronunciamiento también estudia la ausencia de políticas públicas de largo plazo en materia económica y tributaria. A pesar de que el Artículo 25 de la Constitución obliga a establecer un plan estratégico para el desarrollo económico en nuestro país, en las últimas décadas hemos visto la ausencia de políticas públicas de largo plazo que busquen promover inversiones o sectores de manera clara, estratégica y definida. Esto ha llevado a la improvisación y a programas, cuyo efecto es limitado o ineficaz. Lo anterior se ilustra en el caso de las Zonas Económicas Especiales, de las asociaciones público privadas, de los Certificados de Capital para el Desarrollo, de los fideicomisos para la inversión en bienes raíces que son atractivas oportunidades para la inversión, pero son esfuerzos aislados.

Por último, se analizan los programas o medidas que buscan incentivar cierto tipo de inversiones desde la perspectiva fiscal. Así, nos enfocamos a analizar el tratamiento fiscal aplicable a los fondos de pensiones y jubilaciones, la investigación y desarrollo tecnológico, el fideicomiso en sus distintas modalidades, los certificados de capital para el desarrollo, y los regímenes de excepción previstos en la ley.

En conclusión, a través de este pronunciamiento señalamos la necesidad de establecer políticas públicas de largo plazo que favorezcan inversiones en ciertos sectores, incorporando la perspectiva fiscal en los mismos. En segundo término, sugerimos que se establezcan vehículos para la inversión más versátiles y competitivos con otras jurisdicciones. Por último, analizamos los estímulos y regímenes fiscales que pretenden incentivar ciertas actividades o áreas económicas desde el ámbito impositivo.

C.P.C. y Lic. Óscar Márquez Cristerna
Presidente de la Academia de Estudios Fiscales
de la Contaduría Pública
omarquez@cnmc.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment