Veritas Online

Ética y Valores

Valores empresariales y negocios: caso Rockets de Houston

Valores empresariales y negocios: caso Rockets de Houston
marzo 01
2020

Toda empresa se rige por una estructura ética y organizacional, así como por estrategias de beneficios para el negocio. ¿Cuánto puede afectar el comportamiento personal de los colaboradores?

La liga de baloncesto más importante del mundo, la National Basketball Association (NBA), tiene como foco principal de difusión y atención el mercado de Estados Unidos de América (EUA); sin embargo, su agresiva estrategia de internacionalización ha hecho que sus actividades capten cada vez más el interés de millones de personas en todo el mundo. China es uno de los objetivos principales de la expansión, debido a su gran cantidad de habitantes, muchos de ellos aficionados al baloncesto.

Uno de los principales motivos del porqué la NBA es muy popular en China es que en el equipo de los Rockets, durante muchas temporadas formó parte el destacado jugador Yao Ming, héroe deportivo en la nación asiática. A raíz de ello, además de la importante y bien diseñada estrategia publicitaria de la NBA dirigida al mercado chino, el basquetbolista se convirtió en los últimos años en uno de los nichos más rentables de la liga. Sin embargo, todo lo descrito se ha puesto en serio peligro, a raíz de un tuit del gerente general de los Rockets.

El conflicto en redes sociales
El 4 de octubre de 2019, Daryl Morey, gerente general del equipo de Houston, publicó un tuit respecto de un conflicto político existente entre China y Hong Kong, en el cual manifestó (en su traducción al español) lo siguiente: “Lucha por la libertad, apoya a Hong Kong”. Sucintamente, la discordia surge por el intento de una ley de extradición de los chinos desde Hong Kong, una excolonia británica que se convirtió en una región administrativa especial de China en 1997, pero que goza de su propio gobierno, sistema de leyes, separación de poderes y de amplias libertades individuales de su población. La reacción ante el tuit de Morey fue inmediata y contundente.

La respuesta de los chinos fue drástica desde un primer momento. Se prohibió la retrasmisión televisiva de los juegos de pretemporada de equipos de la NBA que se escenificaban en China en el momento del incidente, con amenaza de no retrasmitir los partidos de la temporada 2019-2020 de la NBA, así como la eliminación en los calendarios de los encuentros de los Rockets a televisar en ese país. Como consecuencia de lo anterior, algunos importantes anunciantes y patrocinadores chinos de la NBA retiraron su apoyo a la liga de baloncesto, previéndose significativas pérdidas financieras de toda índole, como la cancelación de contratos televisivos por el veto impuesto al equipo con más seguidores en el gigante asiático, así como la merma de ingresos por la venta de ropa, zapatos deportivos y suvenires en general relacionados con la NBA.

A raíz de lo anterior, en diferentes instancias del ámbito de la NBA, se produjeron comunicados, aclaratorias y rectificaciones que trasmitieron mensajes ambivalentes a la opinión pública norteamericana, lo cual produjo reacciones muy negativas en EUA, país que se define como una nación donde se respetan las libertades de su población, entre ellas, la libertad de expresión.

La NBA es una organización que siempre ha estado a la vanguardia en la defensa de muchas causas sociales, por lo que el manejo de un doble discurso por parte de esta entidad da pie para plantearse algunas interrogantes a título de reflexión: ¿Puede o debe un gerente de una organización empresarial opinar sobre política?, ¿la libertad de expresión debe ser respetada a cualquier costo?, ¿la rentabilidad económica es lo más importante en los negocios?, ¿negocios son negocios?

Valores en juego
Es cierto que una persona a título individual, debería tener entera libertad para expresar sus opiniones sobre asuntos de distinta índole, pero también es verdad que se deben sopesar las posibles consecuencias que éstas podrían traer, más cuando se trata de figuras públicas o que pueden comprometer a empresas o instituciones de las cuales forman parte, como fue el caso de Daryl Morey.

Muchas organizaciones, a efectos de proteger sus intereses, pautan un conjunto de reglas de comportamiento internas y externas, que los empleados deben tener en consideración a la hora de actuar en todo momento, más aún en esta época de hiperexposición mediática en redes sociales.

No cabe duda que para una organización empresarial que persigue fines de lucro, la rentabilidad económica es vital para su supervivencia en el tiempo, ya que, si las empresas no obtienen utilidades, será difícil que puedan tener repercusiones sociales positivas en su entorno.
Sin embargo, si bien la generación de riqueza es de primordial importancia para las empresas, éstas entienden que su razón no es sólo obtener grandes utilidades, o distribuir dividendos a sus accionistas, sino que también es relevante su retribución a la sociedad, al bien común, como factor trascendente en el mundo de los negocios en la actualidad.

En este sentido, es sorprendente ver cómo un tuit de muy pocas palabras ocasionó un inconveniente de tal magnitud, que ha provocado no sólo importantes pérdidas financieras, sino que también afectó de manera considerable la imagen y credibilidad de una organización modelo a nivel mundial como la NBA. Aquí se puede traer a colación el efecto mariposa (el suave aleteo se puede sentir al otro lado del mundo).

Después de transcurridos unos meses luego de la publicación del controversial tuit del gerente general de los Rockets de Houston, pareciera que la NBA salió airosa de esta delicada situación, ya que el asunto no ha tenido mayor repercusión en la opinión pública con posterioridad al hecho; sin embargo, esto no significa que la raíz del problema haya sido solucionada.

Reflexiones finales
Los números son los números, y las empresas tienen que ganar dinero, producir ganancias, pero no a toda costa. Los negocios no son sólo negocios, ya que existen otros asuntos importantes, además de los monetarios, como el ineludible tema de los valores empresariales. Las interrogantes que el hombre siempre se ha planteado: ¿qué es bueno o malo?, ¿qué es correcto o incorrecto?, ¿qué es lo debido? se ven potenciadas en un mundo dominado por el dinero, la economía, las finanzas, siendo uno de los retos del análisis del caso de los Rockets de Houston, tratar de establecer los vínculos concomitantes entre los valores empresariales y los negocios.

Andrés Grisanti Belandria
Dr. en Ciencias Administrativas y Gerenciales
Profesor titular de la Universidad de Carabobo en Venezuela
andresgb08@gmail.com

Related Articles

Búsqueda