Veritas Online

Recientes

¿Va en el camino correcto la economía?

¿Va en el camino correcto la economía?
junio 15
08:32 2015

Ya hemos comentado en varias ocasiones, que la confianza es un factor que pude tener una incidencia importante en los niveles de inversión y consumo, y por lo tanto en el ritmo de crecimiento del PIB. Pero para que haya un ambiente de certidumbre, es fundamental que las señales que se manden al mercado sean claras y lo más apegado a la realidad, ya que de lo contrario la percepción puede empeorar y generar un entorno de debilidad económica.

Las autoridades han insistido en que la economía mexicana está acelerando su ritmo de crecimiento, independientemente del entorno internacional. En este contexto, se hace referencia a la tasa de crecimiento de 2.5% del PIB en el primer trimestre del año, señalando que esto es alentador, ya que este ritmo de avance es superior al reportado por países como Perú, Chile, Brasil y los Estados Unidos, además de que supera el promedio de la OCDE. También es cierto que supera el crecimiento del primer trimestre del año pasado, lo cual es positivo. Sin embargo, es importante señalar que este desempeño de la economía mexicana apenas mantiene el nivel promedio de las últimas tres décadas, y que finalmente no ha sido suficiente para satisfacer las necesidades de empleo y bienestar de la población.

Asimismo, se señala que el mercado interno está creciendo, lo que se asocia por una parte, con la creación de empleos y con un mayor poder de compra de las empresas y familias, relacionado con la baja de tarifas telefónicas y eléctricas, lo que permite liberar recursos para canalizarlos al consumo. Esta percepción se sustenta con los resultados recientes de las ventas de establecimientos comerciales, especialmente de los reportados por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicios y Departamentales (debido a que son los más actualizados), que señalan que en mayo la ventas totales crecieron a una tasa anual nominal de 11.0%. Además se resalta el dinamismo que han mantenido las ventas de autos en lo que va del año.

Evidentemente el entorno que se describe hace pensar que la economía mejorará significativamente en los siguientes meses si se mantienen estas condiciones No obstante, la percepción de empresas, consumidores y especialistas, parece ser más cautelosa e incluso más pesimista, ya que los indicadores de confianza y las expectativas de crecimiento se han seguido ajustando a la baja a pesar de lo positivo que parece el entorno.

No obstante, si se observa con mayor detenimiento el comportamiento de los principales indicadores económicos, se aprecia por una parte, que si bien el poder adquisitivo del salario mínimo general ha mejorado en 2015, después del aumento del inicio del año y de una nueva alza a partir de abril, como resultado de la mecánica aprobada para la homologación del salario mínimo hacia una sola zona de referencia, la estructura de contrataciones por nivel salarial se ha modificado significativamente, concentrándose principalmente en puestos con salarios más bajos.

1_poblacion_ocupada

Las cifras del INEGI sobre el comportamiento de la población ocupada, muestran claramente este cambio en la estructura salarial, señal de que la capacidad de compra de las familias no necesariamente ha tenido una mejora sustancial.

Evidentemente esto no empata con el dinamismo de las ventas de establecimientos comerciales, por lo que se podría anticipar que este comportamiento en el consumo puede ser temporal, incluso se podría asociar con las ventas relacionadas al proceso electoral. De hecho, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en mayo se observó una importante disminución en el ritmo de crecimiento de la producción de vehículos y las ventas al público, toda vez que en el primer caso se reportó un alza anual de solo 0.3% y en el segundo de 15.6%, aunque en este caso el porcentaje fue menor en casi siete puntos porcentuales al avance de los primeros cuatro meses del año.

De este comportamiento se infiere la posibilidad de que una vez concluido el periodo electoral, la ausencia del gasto de campañas se refleje en un menor dinamismo de las ventas. Incluso, algunas opiniones anticipaban que este ritmo de avance no es sostenible con las condiciones laborales existentes y la incertidumbre que prevalece entre los agentes económicos.

Los datos indican que la confianza empresarial se mantiene en sus niveles históricamente más bajos, señal de que la percepción de los directores de empresas muestras un reducido nivel de certidumbre.

Por otro lado se señala que el avance del consumo se refleja en el avance de las cifras de la confianza del consumidor, que mantiene variaciones anuales positivas desde finales del año pasado. Sin embargo, esta dinámica no es comparable con el comportamiento de los indicadores de confianza empresarial, toda vez que los indicadores de confianza del consumidor están indizados a una base 100, lo que no permite saber dónde estamos dentro de la escala de 0 a 100, sino sólo como cambia en el tiempo. Sin embargo, al revertir este proceso y dejar la serie en su forma original, se puede apreciar que el índice de confianza del consumidor nunca ha estado por arriba de su nivel de los 50 puntos, lo que parece confirmar que los consumidores han vivido inmersos en una constante desconfianza.

2_indicadores_confianza

Aunado a esto persiste un entorno de ausencia de estado de derecho que se refleja en los niveles aparentemente no vistos de corrupción, impunidad e inseguridad. La falta de contundencia en el actuar de las instituciones encargadas de ejercer las leyes es inédito. El cinismo con que algunas autoridades irrespetan la ley para negociar posiciones políticas o económicas, simplemente confirma la reducida confianza que tiene la población en las autoridades y en los partidos políticos.

En un ambiente como este, será mucho más complicado establecer un entorno en el que la actividad productiva despegue. Las reformas estructurales no han dado los resultados esperados. De hecho, algunas han afectado el ingreso disponible de empresas y familias, otras no han garantizado el ambiente de seguridad propicio, ni existe el proceso para lograr la calidad educativa indispensable para un mayor nivel de desarrollo y bienestar. La dominancia política de diversos grupos ha puesto en jaque la gobernabilidad del país.

La necesidad de corregir todos estos temas es urgente cuando el país está en un momento en el que debe fortalecer su estabilidad macroeconómica y asegurarla en el mediano y largo plazos, si se quiere estar preparados para cuando la dinámica financiera internacional cambie y mantenernos como un destino atractivo y seguro para los capitales externos.

Es indudable que el mercado interno es, o puede ser, el principal motor de crecimiento de la economía mexicana y dados los resultados recientes es relevante señalar que si este comportamiento mejora o se mantiene en los próximos meses, aun cuando no será de manera significativa, dado el débil mercado de trabajo y los bajos ingresos ofrecidos en los nuevos empleos, si podría ser una señal favorable.

Evidentemente el entorno es complicado, pero existe la oportunidad de considerar medidas que estimulen el crecimiento en el corto plazo.

México

El INEGI, informó que durante mayo del presente año, los precios al consumidor tuvieron una disminución de 0.50%, lo que significó la baja más pronunciada para el mismo mes en los últimos cuatro años. Tal comportamiento respondió principalmente a la baja de 2.40% del subíndice de precios no subyacente, dentro del cual la mayor incidencia negativa (0.459 puntos) provino del descenso de 3.05% en los precios del rubro de Energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, generada por la disminución de 4.73% en el rubro de precios de energéticos. Los precios agropecuarios reportaron una baja de 1.37% en el mes, lo que representó una incidencia negativa de 0.129 puntos porcentuales. Por su parte, la inflación subyacente aumentó 0.12% en mayo. De esta manera, la inflación anual se ubicó en 2.88%, por debajo de la meta puntual del Banco de México y representó su nivel más bajo desde noviembre de 2005.

3_precios_consumidor

Cifras desestacionalizadas del INEGI indican que durante abril el indicador de la producción industrial registró una disminución mensual de 0.1%, después de dos meses consecutivos con datos positivos. Este comportamiento responde en mayor medida la caída de 3.6% que tuvo la industria minera debido al deterior de la extracción de petróleo y gas, que reportó una baja mensual de 5.3%. Por su parte, la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final tuvo una disminución de 0.2%. En contraste, la producción del sector constructor aumentó a un ritmo mensual de solo 0.1%. Sin embargo, el sector manufacturero tuvo un repunte de 2.0% en el mes, aunque no fue suficiente para compensar la caída de la minería y el sector eléctrico, de gas y agua. En términos anuales el ritmo de avance de la actividad industrial se mantuvo a la baja.

4_produccion_industrial

Estados Unidos

El Departamento de Comercio informó que durante mayo las ventas al menudeo ascendieron a 444,926 millones de dólares, lo que significó un avance mensual de 1.2%, después de la modesta alza de 0.2% un mes antes. De igual forma, este resultado superó ligeramente la expectativa del mercado, que anticipaba una ganancia de 1.1%. El mayor incremento en las ventas se dio en las estaciones de gasolina, donde crecieron 3.7%. Le siguió en importancia el aumento de 2.1% materiales de construcción y el alza de 2.0% en la venta de vehículos de motor y sus partes. Excluyendo autos, las ventas totales crecieron 1.0%. evidentemente los consumidores decidieron gastar más, al menos en mayo.

5_EUA_ventas

Por su parte, el Departamento del Trabajo informó que durante mayo los precios al productor tuvieron una alza mensual de 0.5%, después de que un mes antes reportara una baja de 0.4%. Este comportamiento respondió principalmente al repunte de 5.9% en los precios de la energía, después de que cayeran 2.9% un mes antes. El rubro de alimentos, por su parte, tuvo un incremento de 0.8%. Al excluir alimentos y energía, el indicador de precios subyacente reportó una alza de 0.2%.

6_EUA_precios

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: