Veritas Online

Opinión

Una sociedad viva, activa y comprometida

Una sociedad viva, activa y comprometida
marzo 01
2016

Los países son tan buenos como buena sea su sociedad. Y para que una sociedad sea buena, requiere definir con claridad el país por el que está dispuesto a comprometerse, la forma de lograrlo y la exigencia que esto implica hacia el gobierno en turno, viendo a este no como un obstáculo insalvable, sino como un aliado indispensable al que hay que conquistar, ejerciendo, si es necesario, la presión indispensable para que atienda los reclamos de la ciudadanía a la que se debe, en vez de estar inmerso en la corrupción y la ineficiencia en su actuar.

Cuando el propósito del recurso económico excesivo es el lucro a favor de quien lo posee, generalmente acaba hundiendo a su poseedor, pues es un amo implacable.”

Corrupción, palabra mil veces repetida para señalar el daño que causa a nuestra sociedad, pero que sigue rondando todos los ambientes y rincones de nuestro actuar, en lo político, en lo empresarial y en la sociedad.

¿CÓMO TRANSFORMAR LOS BUENOS DESEOS EN REALIDAD?

Lo primero que se requiere, al igual que en cualquier gran proceso empresarial, militar o de cualquier otro sector, es la definición clara de los objetivos a lograr y la forma de alcanzarlos. ¿Qué queremos los ciudadanos? (y me atrevo a generalizar).

[1] Un gobierno honesto y capaz.

[2] Crecimiento económico que permita la generación de empleos dignos.

[3] Abatimiento drástico de la pobreza y la desigualdad que nos envuelve.

[4] Reducción sin tregua de la violencia que nos envuelve.

[5] Justicia, justicia y justicia. Los ladrones —particularmente los de la clase política— a la cárcel.

[6] Una sociedad participativa que exija sus derechos y sea capaz de cumplir responsable y dignamente con sus obligaciones.

[7] Un sector empresarial dedicado en cuerpo y alma a la formación de empresas socialmente responsables que ofrezcan empleos dignos a sus trabajadores.

[8] Trabajadores que exijan sus derechos, pero cumplan con excelencia sus obligaciones hacia la empresa que los emplea.

[9] Paz en todos los ámbitos. En el nacional, en el estatal, en el municipal, en la casa y en la familia.

[10] Religiones capaces no solo de mover los sentimientos de sus feligreses, sino de incitarlos a la acción en beneficio de sus hermanos.

Dios nos ha dado, al nacer, unas cuantas monedas. Muchas para algunos, pocas para otros. Pero más que la cantidad que hayamos recibido, será importante, mucho más importante, la forma en que las utilicemos. Estoy convencido de que aquel que recibió pocas monedas, pero las utilizó con excelencia, logró una vida plena, llena de realizaciones, que no necesariamente son materiales. El recurso económico excesivo puede ser una fuente extraordinaria para procurar el beneficio de la gente que nos rodea, pero cuando su propósito es el lucro a favor de quien lo posee, generalmente acaba hundiendo a su poseedor, pues es un amo implacable sin sentimientos ni moralidad alguna.

México necesita tres cosas: líderes, líderes y líderes. Y quizás este líder carismático esté escondido en nuestro interior. No tengamos miedo en descubrirlo y ponerlo a ejercer su función.

Mañana será otro día.

C.P. Alberto Núñez Esteva
Presidente de Sociedad en Movimiento
alberto.nunez33@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: