Veritas Online

Opinión

Un buen paso adelante

Un buen paso adelante
noviembre 03
2014

Años, años llevamos luchando en el sector empresarial, particular, pero no exclusivamente en la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) por la inclusión de los informales a la formalidad. Esta lucha, cuando encabecé la Coparmex de 2004 a 2006, la encomendé a José Ignacio Mariscal, quien ahora ha sido reconocido por el gobierno como uno de los grandes impulsores de la estrategia de inclusión, que forma parte del programa Crezcamos juntos, que acaba de lanzar el Presidente Enrique Peña Nieto. Nueve años de una lucha intensa y diaria para alcanzar este propósito, pero ahora el arquitecto Mariscal, en el programa de lanzamiento, tomó la palabra previo al discurso final del señor Presidente y explicó las razones para llevar adelante esta inagotable lucha.

Distinguió José Ignacio Mariscal, desde un principio, tres tipos de economía: la legal, la ilegal y la criminal. La ilegal representada por los informales y la criminal por los vendedores de droga, de bienes robados, etc. Estos últimos deben estar en la cárcel, no en las filas empresariales.

Pero la incorporación de los informales a la formalidad implica, entre otras cosas, que estos empresarios, muy hábiles muchos de ellos, sean capaces de hacer explotar esa habilidad a su máxima expresión y puedan transformarse, los que tengan esa capacidad, en empresarios exitosos con un crecimiento ilimitado que no solo los beneficia a ellos sino a toda la economía del país.

Nuestro crecimiento económico ha sido raquítico en las últimas décadas –ligeramente superior a 2% anual– lo que ha impedido, entre otras cosas, la generación de empleos dignos que tanto necesita el país… y mucho de ello se debe a la precariedad de los sueldos que se pagan en la economía informal (y en parte también de la economía formal). Salario mínimo, salario de hambre, fue el título de uno de mis últimos artículos en El Financiero.

La incorporación de los informales a la formalidad implica que esos empresarios puedan transformarse y logren un crecimiento ilimitado

Se beneficia el país con la incorporación de los informales, se beneficia el empresario al tener una competencia formal y no una ilícita con ventajas competitivas, pero se benefician particularmente el informal que pasa a la formalidad y sus colaboradores, al tener ahora acceso al crédito, a la vivienda, a la seguridad social, a la capacitación, a los planes de retiro y, como decíamos antes, a romper el techo que le impedía su crecimiento.

Estamos de acuerdo con las facilidades que se le otorgan a quienes pasan a la formalidad. Cierto, algunos empresarios formales las tachan de excesivas, pero esto es temporal y se agotarán en el tiempo. Pero sin incentivos reales, difícilmente se lograría la incorporación del sector de referencia a la cultura de la legalidad. Ya son 700 mil los nuevos contribuyentes según informa el Secretario de Hacienda, lo que quiere decir que el programa va dando resultados.

Los mexicanos tenemos dos prioridades: fuentes de trabajo y seguridad. Después vienen muchas otras, como el ataque a la corrupción, la educación de calidad, el combate a la pobreza y desigualdad, el cuidado del medio ambiente, por demás importantes. Pero la gente quiere trabajo para vivir con dignidad. Y tenemos alrededor de 7 millones de ninis que ni estudian ni trabajan y que son fácil presa del crimen organizado.

El Estado de Derecho debe tomar lugar como una prioridad grande en nuestra diaria forma de actuar. Estamos lejos de ello, muy lejos, pero el programa orientado a la formalidad es un paso adelante, un buen paso adelante en el sentido correcto.

C.P. Alberto Núñez Esteva

Presidente de Sociedad en Movimiento A.C.

alberto.nunez.esteva33@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: