Veritas Online

El futuro... Hoy

Un antes y un después de la crisis

Un antes y un después de la crisis
junio 01
2020

Para estos momentos la cuestión del COVID-19 ya estará por terminar, al menos eso es lo que todos anhelamos y la mayoría de las personas nos hemos preguntado a lo largo de la cuarentena lo siguiente: ¿Y qué sigue?
Para todos en general, desde inicios de marzo jamás nos imaginamos que de un día para otro todo iba a cambiar, absolutamente todo; literalmente la vida nos cambió y lo que hacíamos en un día cotidiano, de pronto ya no pudimos llevarlo a cabo y no nos quedó otra alternativa más que adaptarnos o adaptarnos. No tuvimos elección.

Puedo estar completamente seguro de que la mayoría de nosotros ya estamos llenos de información, o más bien, desinformación sobre el tan popular coronavirus, pero también debemos decir que hay muchos tesoros ocultos dentro de lo que denominamos crisis, pero antes de hablar de las cuestiones positivas de esta situación, hoy las personas nos hallamos en un punto de incertidumbre y ansiedad porque no sabemos qué nos depara el destino, no sabemos a ciencia cierta qué pasará con nuestro empleo o con nuestro negocio, y la verdad es que la incertidumbre es sólo una trampa de querer recibir respuestas de preguntas puestas en el futuro y al observar a los medios de comunicación el panorama no es para nada alentador.

La situación no está bajo nuestro control, lo único que nos toca es adaptarnos».

Y aunque debemos estar conscientes de que la situación no está bajo nuestro control, lo único que nos toca es adaptarnos al mundo que, vale la pena decir, ya cambió para siempre. Los esquemas laborales, económicos, sociales y políticos se han modificado de manera perpetua y la era digital será lo de hoy, no importa si usted lee esto en un mes, en un año o en cinco.
Regresando un poco a lo anterior, uno de los fenómenos positivos que encontré en esta etapa de cuarentena es que las personas necesitábamos un respiro mental y sin importar que fue de manera obligada, muchos tuvieron la posibilidad de:

  • Retomar tiempo de calidad en familia
  • Restaurar y mejorar relaciones personales
  • Crear nuevos hábitos
  • Priorizar la salud mental, física y emocional
  • Llevar a cabo tareas en el hogar

Entre muchas otras cosas, este hecho sin precedentes nos ha regresado a lo básico y, como recientemente publiqué en Twitter: “Tanto queríamos tiempo, que ahora no sabemos qué hacer con él”; de hecho, si no hacemos cosas que siempre habíamos querido hacer por “falta de tiempo”, creo que el tiempo sólo fue un pretexto. La realidad es que en las crisis sobresalen las personas que tienen la maravillosa e invaluable cualidad de adaptarse rápido al cambio. A las personas que sobresaldrán a esta cuestión las podemos considerar los verdaderos emprendedores, los verdaderos profesionales. Yo le pregunto a usted, si esta crisis no lo inspira a hacer las cosas diferentes, ¿entonces qué sí lo hará?

Hoy estamos en el mejor momento para reflexionar hacia dónde vamos, qué rumbo hemos elegido y, sobre todo, hoy es el mejor momento para reinventarnos y para tomar este tiempo de cuarentena como un momento de entrenamiento y no de entretenimiento.

Debo decir que no podemos seguir pensando y actuando de la misma manera o únicamente recibiremos los mismos resultados del pasado, debemos desear ser más sabios y contar con más y mejores habilidades y no sólo desear menos problemas.

Que sea bendecida la crisis que nos empujó a dar la milla extra, que nos inspiró a retarnos a nosotros mismos y que nos llevó a ser la persona que siempre habíamos deseado ser.

Sergio Alberto Morales Zaldívar
Emprendedor y conferencista
sergiomzaldivar23@gmail.com

Related Articles

Búsqueda