Veritas Online

Ejercicio Profesional

Tratado Fiscal celebrado con la República del Perú

Tratado Fiscal celebrado con la República del Perú
junio 01
2015

El proceso de negociación de un tratado para evitar la doble tributación puede, al igual que en el caso de otro tipo de tratados internacionales, llevarse meses, incluso años. Muchas veces, desde el primer contacto entre las autoridades de los países firmantes y el momento de entrada en vigor del tratado, se llevan a cabo diversas reuniones para negociar los términos del tratado correspondiente; revisión del texto, aprobación por parte de las autoridades, como en el caso de México por parte de la Cámara de Senadores, el intercambio de las notas diplomáticas correspondientes, y finalmente su publicación el Diario Oficial de la Federación.

El Convenio celebrado entre los Estados Unidos Mexicanos y la República del Perú para Evitar la Doble Imposición e Impedir la Evasión Fiscal en Materia de Impuestos Sobre la Renta (el “Tratado”), es un ejemplo de cómo estos procesos se pueden llevar un largo tiempo.

Después de haber negociado el contenido del mismo, este Tratado se firmó en la Ciudad de Lima el 27 de abril de 2011. La Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión aprobó el texto del Tratado el 15 de diciembre de 2011, de acuerdo con el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de enero del 2012.

Las notas diplomáticas correspondientes se recibieron el 30 de enero de 2012 y el 20 de enero de 2014, es decir, dos años después de su aprobación por el Congreso Mexicano y el intercambio inicial de notas diplomáticas.

Posteriormente, el Tratado se publicó en el Diario Oficial de la Federación del día 26 de febrero de 2014.

VIGENCIA
La entrada en vigor de este Tratado, de acuerdo con las disposiciones del mismo, será a los treinta días de la fecha de intercambio de notas diplomáticas, surtiendo efectos en ambos países a partir del primero de enero del año siguiente a aquél en que entre en vigor. Por lo tanto, las disposiciones del Tratado se encuentran en vigor a partir del 1 de enero de 2015.

COBERTURA
Las disposiciones del Tratado son aplicables a personas físicas y morales residentes de uno o ambos países.

El Tratado cubre el impuesto sobre la renta y el ya derogado Impuesto Empresarial a Tasa Única por parte de México.  Por lo que se refiere a los impuestos de Perú, se cubren los impuestos sobre la renta establecidos en la Ley del Impuesto Sobre la Renta de Perú.

El Tratado establece que, en su caso, también cubrirá los impuestos de naturaleza análoga a los que actualmente contempla y que los países contratantes lleguen a establecer en lugar de los ya existentes o en adición a los mismos.

RESIDENCIA
Las reglas de residencia de esté Tratado, al igual que de muchos otros firmados por México, prevén que una persona física o moral se considera residente de uno de los Estados Contratantes si califica como residente del mismo Estado para efectos fiscales por razón de su domicilio, residencia, sede de dirección, lugar de constitución, sede de oficina central o cualquier criterio similar.

Para el caso específico de las personas físicas, se establece que la residencia se determinará atendiendo al Estado Contratante en el que se encuentre su vivienda permanente.  En el supuesto de que la persona tenga una vivienda permanente en ambos Estados Contratantes, se le considerará residente del Estado en el que tenga su “centro de intereses vitales”, es decir, en el país donde tenga relaciones personales o económicas más estrechas.

En el caso de las personas morales que puedan calificar como residentes en ambos Estados Contratantes, por razón de haberse constituido en uno de ellos pero tener su sede de dirección en el otro, las autoridades competentes por medio de un acuerdo mutuo determinarán el Estado del cuál éstas serán consideradas como residentes para efectos del Tratado.

ESTABLECIMIENTO PERMANENTE
Con relación al concepto de establecimiento permanente, el Tratado incluye, además de los lugares que se mencionan en el Modelo Convenio de la OCDE (sucursales, oficinas, plantas, talleres, etc.), el llevar a cabo una obra o proyecto de construcción, instalación o montaje y las actividades de supervisión relacionadas con ellos, pero sólo cuando tenga una duración superior a 6 meses.

Además, se considera como establecimiento permanente la prestación de servicios, incluidos los servicios de consultoría, prestados directamente o por medio de empleados u otras personas encomendadas para ese fin, cuando tales servicios tengan una duración mayor a 183 días dentro de un periodo cualquiera de 12 meses. Para efectos de determinar el plazo de 183 días, se tomará en cuenta la duración de las actividades relacionadas con el mismo proyecto o con un proyecto conexo.
.
Asimismo, se establece que se considerará que una empresa tiene un establecimiento permanente en el otro Estado Contratante cuando preste asistencia técnica por medio de empleados u otras personas encomendadas para ese fin, siempre que dichas actividades se den por un periodo, o periodos que en total excedan 90 días dentro de un periodo cualquiera de 12 meses.

Cabe mencionar que para el cálculo de los límites de 183 y 90 días arriba mencionados, también se tomarán en cuenta las actividades que realice una empresa asociada (definida posteriormente) a la empresa, siempre y cuando las actividades de ambas empresas sean similares o idénticas.

El Tratado también señala que no se considera que existe establecimiento permanente en los casos que se contemplan en el Modelo Convenio de la OCDE y que se incluyen en la mayoría de los Tratados firmados por México, siempre y cuando las actividades que se mencionan conserven su naturaleza auxiliar o preparatoria.

RENTAS INMOBILIARIAS
Para el caso de ingresos por rentas de bienes inmuebles, el Tratado, al igual que muchos otros firmados por México establece que se gravarán en el Estado en el que se generen los ingresos derivados de la utilización directa, del arrendamiento, o de cualquier otra forma de utilización de los bienes inmuebles.
Para efectos de definir lo que se considera como un bien inmueble, el Tratado menciona que tendrán el significado que les atribuya la legislación del Estado Contratante en que los bienes estén situados.

BENEFICIOS EMPRESARIALES
El Tratado estipula que los beneficios empresariales deben gravarse en el Estado de residencia de la empresa que los obtenga, a menos que se obtengan a través de un establecimiento permanente situado en el otro Estado.

Se establece que para determinar los beneficios del establecimiento permanente que tenga una empresa en el otro Estado Contratante, ésta deberá atribuir a dicho establecimiento las utilidades que el mismo pudiera generar si fuera un ente separado dedicado a la misma actividad o con actividades similares bajo las mismas condiciones de mercado y tratando independientemente con la empresa de la cual es establecimiento permanente.

En este sentido, de acuerdo con el Tratado, se permitirá que el establecimiento permanente deduzca los gastos necesarios realizados para los fines del establecimiento permanente, incluyendo los gastos de dirección y generales de administración para los mismos fines.

EMPRESAS ASOCIADAS
El Tratado menciona que se consideran empresas asociadas cuando una empresa de un Estado Contratante participe directa o indirectamente en la dirección, el control o el capital de una empresa del otro Estado Contratante; o cuando unas mismas personas participen directa o indirectamente en la dirección, el control o el capital de una empresa de un Estado Contratante y de una empresa del otro Estado Contratante.

Esta definición es relevante al determinar si una empresa es asociada a otra empresa para efectos de las reglas de establecimiento permanente mencionadas con anterioridad.

DIVIDENDOS
Se contempla una tasa máxima de retención del 10% sobre el importe bruto de los dividendos pagados cuando el beneficiario efectivo controle directa o indirectamente no menos del 25% de las acciones con derecho a voto de la empresa que pague el dividendo. De no ser así la tasa de retención aplicable será del 15%.

La tasa del 15% no aplicará para los dividendos pagados por México conforme a las reglas vigentes de nuestra Ley del Impuesto sobre la Renta, donde se establece una tasa de retención de 10% sobre los dividendos pagados por las empresas residentes en México. En este sentido, es importante recordar que las empresas tienen la posibilidad de aplicar la tasa más favorable entre la que se establece en la legislación Mexicana y la del tratado fiscal correspondiente.

INTERESES
En el caso de los intereses, se establece una tasa máxima de retención del 15%.

Adicionalmente, los intereses procedentes de un Estado Contratante y pagados al gobierno, una subdivisión política o autoridad local, el banco central o cualquier institución financiera propiedad del gobierno del otro Estado Contratante que otorgue préstamos por periodos mayores a 3 años estarán exentos de pago de impuesto en el primer Estado. Asimismo, los intereses pagados por estas entidades también estarán exentos de pago de impuesto en el Estado de donde proceden.

La definición de intereses de acuerdo al Tratado es similar a la de la mayoría de los tratados firmados recientemente por México, y en términos generales se refiere a las rentas o los rendimientos de créditos de cualquier naturaleza, así como cualquier renta que se considere como intereses de acuerdo a la legislación de los Estados contratantes.

REGALÍAS
La tasa máxima que se le aplica a las regalías es del 15%. Dentro del concepto de regalías quedan comprendidos, entre otros, pagos de cualquier clase relativos a obras protegidas por los derechos de autor, incluyendo películas cinematográficas.  Además, se incluye dentro de la definición a las utilidades o ganancias derivadas de la venta de cualquier derecho o bien cuya explotación se considere regalía, siempre y cuando el precio de dicha transacción se encuentre sujeto a la productividad, uso, o posterior enajenación de la propiedad o derecho.

GANANCIAS DE CAPITAL
El Tratado señala que para el caso de venta de acciones, participaciones u otros derechos en el capital de una sociedad, cuyos bienes consistan directa o indirectamente en mas de un 50% en bienes inmuebles situados en un Estado Contratante, la ganancia podrá ser gravada en dicho Estado.

Además, se establece que la ganancia de la enajenación de acciones que representan la participación en una compañía (y que cuyo valor no proviene de bienes inmuebles) que es residente de un Estado Contratante podrán ser gravadas en dicho Estado Contratante cuando el enajenante haya detentado, junto con todas sus partes relacionadas, en cualquier momento durante los 12 meses anteriores a la enajenación una participación de al menos 20% en el capital de dicha compañía.

Cabe mencionar que el Tratado no establece tasas reducidas para los casos de ventas de acciones, ni beneficios de diferimiento en los casos de traspasos de acciones por llevarse a cabo una reorganización, fusión, escisión u operación similar dentro del Grupo.

OTRAS CLASES DE RENTAS
El Tratado establece, en forma similar a las disposiciones contempladas en otros convenios celebrados por México, las bases para la tributación de otras clases de rentas, como lo son la navegación marítima y aérea, las empresas asociadas, los servicios personales dependientes e independientes, los honorarios de consejeros, artistas y deportistas, las pensiones, así como los pagos a funcionarios públicos, profesores y estudiantes.

LIMITACION DE BENEFICIOS
El Tratado incluye una cláusula de limitación de beneficios, en la cual se establece que las disposiciones de los artículos relativos a dividendos, intereses y regalías no serán aplicables cuando el propósito o uno de los principales propósitos por parte de las empresas vinculadas con la creación o atribución del pago correspondiente sea el de obtener ventaja de dichos artículos mediante tal creación o atribución.

ELIMINACION DE LA DOBLE TRIBUTACIÓN
Adicionalmente, el Tratado menciona los métodos de eliminación de la doble tributación, en los cuales se establece que tanto México como Perú permitirán a sus residentes acreditar, contra el impuesto sobre la renta exigible, una cantidad igual al impuesto pagado sobre rentas provenientes del otro Estado, en una cantidad que no exceda el impuesto exigible en México o Perú, según corresponda, por dichas rentas.

En el caso de ingresos por dividendos pagados por una sociedad residente en uno de los Estados a una sociedad residente en el otro Estado que posea por lo menos el 10% del capital dicha sociedad que paga el dividendo, el crédito deberá incluir el impuesto pagado en el primer Estado por la sociedad que distribuye los dividendos, respecto de los beneficios con cargo a los cuales se pagan los dividendos.

OTROS ASPECTOS
El Tratado incluye un artículo de no discriminación, el cual busca eliminar el que se dé un trato preferente a los contribuyentes de alguno de los Estados Contratantes sobre los contribuyentes del otro Estado Contratante que tributan bajo las mismas circunstancias en el primer Estado.

También se incluye un artículo relativo al procedimiento de Acuerdo Mutuo, que establece las bases que las autoridades de México y Perú deberán seguir en caso que algún residente de dichos Estados considere que las medidas adoptadas por uno o ambos Estados impliquen una imposición que contravenga las disposiciones del Tratado y presente su caso ante alguna de ellas.

Finalmente, se incluye un artículo relativo al intercambio de información, el cual establece que los Estados Contratantes deberán intercambiar la información necesaria para llevar a cabo la aplicación de lo previsto en el mismo Tratado o en su legislación doméstica por los impuestos cubiertos en el Tratado, siempre y cuando dicha legislación no sea contraria a las disposiciones del Tratado; especialmente en los casos para prevenir la evasión de los impuestos.

PROTOCOLO
El Protocolo al Tratado incluye diversas precisiones al mismo. A continuación se mencionan las más relevantes:

Para efectos de determinar si existe establecimiento permanente por prestación de servicios de asistencia técnica, se entiende como asistencia técnica la transmisión de conocimientos especializados, no patentables, que sean necesarios en el proceso productivo, de comercialización, de prestación de servicios o cualquier otra actividad realizada por el usuario. La asistencia técnica también comprende el adiestramiento de personas para la aplicación de los conocimientos especializados antes mencionados.

Para el caso de los beneficios empresariales, la atribución de gastos a un establecimiento permanente a fin de calcular sus beneficios sólo podrá realizarse en la medida que se permita dicha atribución acuerdo con las disposiciones de la legislación tributaria del Estado Contratante en el cual el establecimiento permanente esté situado.

Para el caso de los artículos relativos a dividendos, intereses y regalías, se incluye la “Cláusula de Nación mas Favorecida”, que establece que si en cualquier convenio celebrado entre Perú y un tercer Estado que entre en vigencia en una fecha posterior a la fecha de entrada en vigencia del Tratado se limita el gravamen en el Perú sobre los dividendos, intereses y regalías a una tasa menor que aquella prevista para dichos casos en el Tratado, tal tasa inferior deberá aplicarse automáticamente sobre los dividendos, intereses y regalías procedentes tanto del Perú como de México y cuyo beneficiario efectivo sea un residente en el otro Estado. Para estos efectos la autoridad competente del Perú deberá informar a la autoridad competente de México cuando se hayan reunido las condiciones para la aplicación de este párrafo.  Sin embargo, en el caso de intereses y regalías, la tasa a aplicarse automáticamente no podrá ser menor a 10%.

Se establece que las disposiciones de los artículos relativos a intereses y ganancias de capital no se aplicarán si el perceptor de la renta no está sujeto a imposición o está exento en relación con estas rentas de acuerdo con las leyes de su Estado de residencia.

Los pagos relativos al software se encuentran sujetos a lo establecido en el artículo de Regalías del Tratado cuando se transfiere solamente una parte de los derechos sobre el software, tanto si los pagos se realizan como contraprestación por la utilización de un derecho de autor sobre dicho software para su explotación comercial, como si corresponden a la adquisición de dicho software para uso empresarial o profesional.

COMENTARIOS FINALES
Dentro de los puntos a destacar de este Tratado encontramos el hecho de que la prestación de un servicio de asistencia técnica puede resultar en se considere que una empresa tiene un establecimiento permanente en uno de los Estados Contratantes.

Otro punto importante es que para el caso de beneficios empresariales, de acuerdo al Tratado, se permite que atribuir a un establecimiento permanente los gastos necesarios realizados para los fines del establecimiento permanente, incluidos los gastos de dirección y generales de administración para los mismos fines. Sin embargo, en el Protocolo se menciona que dichos gastos solamente podrán atribuirse en la medida en que así lo permitan las leyes del Estado Contratante donde se encuentre dicho establecimiento permanente.

Por último, llama la atención que la tasa máxima de retención para intereses y regalías sea del 15%, cuando la mayoría de los tratados recientemente firmados por México establecen una tasa de retención del 10% para este tipo de pagos. Sin embargo, esta tasa podría reducirse en un futuro si llegara a aplicarse la Cláusula de Nación más Favorecida que se incluye en el Protocolo al Tratado, sin que ésta pueda ser menor de 10%.

 

C.P.C. José Luis Olvera Salcedo

Gerente de Impuestos Europa, Hitachi Europe Ltd.

jose.olvera-salcedo@hitachi-eu.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: