Veritas Online

Capital Humano

Trabajo y finanzas, las nuevas preocupaciones de los millennials

Trabajo y finanzas, las nuevas preocupaciones de los millennials
septiembre 01
2020

La pandemia es un evento que influye en las nuevas generaciones. Una reciente encuesta revela cómo ha sido el confinamiento y las repercusiones de éste en su trabajo y economía.

Las nuevas generaciones no dudan en expresar sus inquietudes y puntos de vista a través de los medios que tienen a su alcance. Las redes sociales, los dispositivos móviles, las comunidades y los foros virtuales han servido de escaparate para comunicar su postura sobre temas como el medio ambiente, la política, la equidad de género y el estilo de vida, entre muchos otros.

Hoy, los millennials y la generación Z están más interesados en compartir cómo la pandemia por COVID-19 los ha perjudicado, de qué manera han vivido el confinamiento y qué repercusiones ha tenido en su trabajo y su economía.

A diferencia de otros fenómenos recientes, la actual crisis es el primer evento que afecta a estas generaciones de forma globalizada. Cuál es su percepción, qué pensaban antes y después de que estallara la pandemia y cómo lidian con ella son aspectos interesantes que aborda la reciente encuesta “Resilient generations hold the key to creating a better normal” (The Deloitte Global Millennial Survey, 2020).

Los hallazgos

De acuerdo con este sondeo, a pesar de los desafíos y la ansiedad que los millennials y la generación Z están afrontando, siguen sintiendo preocupación por los problemas sociales y se ha reforzado su deseo de impulsar un cambio positivo en sus comunidades y en el mundo.

A nivel individual, han sabido adaptarse a los cambios en el panorama laboral y han comenzado a proteger sus finanzas. De hecho, señalan que sus empleos fueron seriamente afectados desde el segundo trimestre de este año: casi 30% de los integrantes de la generación Z y una cuarta parte de los millennials que fueron consultados, reportaron haber perdido sus trabajos o que se les había pedido parar de manera voluntaria y temporal o sin goce de sueldo. Al menos uno de cada cinco millennials había sido despedido.

De quienes conservaron su empleo, la mayoría reportó que sus empresas confiaban en que serían productivos fuera de la oficina y que se les habían ofrecido oportunidades de capacitación, educación y desarrollo de aptitudes para trabajar remotamente de manera efectiva. Ambos grupos también aprecian la opción de esta modalidad de trabajo: 60% aseguró que cuando pase la crisis preferiría trabajar virtualmente con mayor frecuencia, así como utilizar las videoconferencias en lugar de viajar por negocios.

En cuanto a sus finanzas, tener los recursos suficientes para cubrir sus cuentas es algo que provoca bastante estrés a la población en general, pero es especialmente crítico para las generaciones entrevistadas. La encuesta revela que más millennials (50%) prevén que su situación financiera empeore o se estanque el próximo año. Esta perspectiva ha elevado su interés en aumentar sus ahorros personales para tener mayor tranquilidad en el futuro.

Por otro lado, si bien consideran relevantes sus problemas personales y fuentes de ansiedad, ambas generaciones siguen igualmente interesadas en los principales problemas sociales que aquejaban al mundo antes y después de la propagación de COVID-19, como preocupaciones en cuanto al cambio climático o la protección del ambiente, la salud, la prevención de enfermedades, el desempleo, la equidad de ingresos, la seguridad y el acoso sexual, entre otros.

Califican a las empresas

Un descubrimiento interesante que relaciona estas preocupaciones con el incremento de la lealtad a una organización y estadía en ella, es que las acciones implementadas por éstas durante la pandemia son determinantes al momento de considerar quedarse en una compañía.

Con respecto a lo anterior, de entre los aspectos a destacar se encontró que 71% de los encuestados (tres puntos más contra los resultados del año pasado) respondió que sus empleadores “tienen un impacto positivo en sus comunidades” al crear un ambiente de trabajo inclusivo, mientras que 61% consideró que las organizaciones para las que trabaja han “reducido su impacto al medio ambiente”.

Esto ha resultado en el deseo de 31% de las personas entrevistadas de permanecer en sus empleos por más de dos años, en comparación con el año pasado, cuando 49% de los encuestados manifestó querer dejar a las organizaciones para las que colaboraban en menos de dos años.

A pesar de estos hallazgos, aún es muy pronto para profundizar respecto a la lealtad que la pandemia provoque en estas generaciones, pero ya refleja la importancia que tiene ser una empresa social, concepto utilizado para una organización percibida como una fuente de bienestar para la sociedad. Sin duda, un factor diferenciador en este momento.

Es de notar cómo la disponibilidad de información e inmediatez hace posible medir el clima de una organización y sus colaboradores conforme se desarrollan los hechos, lo que ha permitido registrar que las demandas y prioridades de millennials y generación Z no cambiaron de manera radical y continuarán ejerciendo gran influencia en la nueva normalidad que se avecina.

En este contexto, las generaciones jóvenes se han dado cuenta de cómo una crisis de esta envergadura puede afectar su trabajo y finanzas. También, notaron la alta capacidad de adaptación de respuesta de algunas organizaciones, así como la solidaridad y cooperación entre personas de todas las generaciones, enfocadas en objetivos cada vez más compartidos, para lograr el bienestar individual y de la comunidad frente a una emergencia sanitaria con repercusiones inevitables a escala global.

Francisco Briseño
Socio de Clients & Industries en Consultoría en Deloitte, México
fbriseno@deloittemx.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: