Veritas Online

Económico y Financiero

Todavía nada en claro sobre la evolución de la economía

Todavía nada en claro sobre la evolución de la economía
agosto 18
09:37 2014

Aunque es cierto que la actividad exportadora del nuestro país ha mejorado en los últimos meses y eso se ha traducido en un estímulo para la actividad productiva, también lo es el hecho de que su dinamismo no es el que se esperaba, toda vez que también el avance de la actividad productiva de los Estados Unidos fue menor a lo previsto en la primera parte del año. Además, la actividad interna de México aún no da señales claras de un repunte.

Hasta ahora los principales indicadores económicos siguen mostrando un comportamiento débil; en términos desestacionalizados la producción industrial registró una caída mensual en junio, la primera en lo que va del año; la inversión fija bruta, aunque con mayor rezago, sigue sin mostrar una recuperación importante, especialmente por el deterioro que mantiene la industria de la construcción; finalmente, la debilidad de los datos de la ANTAD no muestran mejoras importantes en el consumo de las familias, incluso ya en el primer mes del tercer trimestre del año.

Este entorno ha sido suficiente para que los especialistas del sector privado y organismos internacionales siguieran ajustando a la baja sus pronósticos de crecimiento del PIB. El más reciente ajuste fue del Banco de México, que en su Informe Trimestral corrigió a la baja su estimación para ubicarla en un rango de entre 2.0% y 2.8%, después de que en el informe previo el rango del pronóstico estaba entre 2.3% y 3.3%. El próximo 21 de agosto el INEGI dará a conocer el resultado del IGAE durante junio, el cual es muy probable que muestre un crecimiento inferior a lo estimado para el segundo trimestre del año, con la posibilidad de que la Secretaría de Hacienda corrija también su pronóstico de 2.7% hacia la baja.

Si bien la percepción de que la economía mejorará su ritmo de avance en la segunda mitad del año sigue en pie, es claro que aritméticamente se torna mucho más difícil lograr un avance superior a 2.5% para todo el año, cuando el crecimiento del primer semestre estará seguramente por debajo de 2.0%.

Lo preocupante es que a pesar de que los datos duros no muestran un repunte importante, las expectativas se siguen apoyando en la posibilidad por una parte, de que la recuperación de la actividad económica de los Estados Unidos sea mucho más fuerte de lo esperado y eso haga que el sector productivo mexicano se fortalezca más rápido, y por otra, en la confianza de que la instrumentación de las reformas aprobadas sea mejor que lo planeado y esto se refleje en una mayor certidumbre de los inversionistas y consumidores. Evidentemente esto hace que los riesgos a los que se puede enfrentar la economía son un comportamiento inverso de lo que acabamos de mencionar.

Sin embargo, también hay que hacer frente a otros factores negativos que pueden complicar el ambiente de negocios e inhibir el ritmo de avance o incluso la efectividad de alguna de las reformas. Entre estos factores se encuentran la corrupción, burocracia y el acceso al financiamiento, según la opinión de los especialistas del sector privado a un nuevo capítulo que el Banco de México integró en su Encuesta de Expectativas a partir de abril.

En opinión de los directivos de finanzas de las empresas que también fueron sondeados por el Banco Central, los principales obstáculos para hacer negocios son en orden descendente, la corrupción, los impuestos y la burocracia.

 

La evolución de los principales indicadores económicos aún muestra resultados débiles que generan opiniones encontradas. No obstante, lo que es un hecho es que en el presente año la economía no crecerá como se tenía previsto, tanto por el efecto aritmético proveniente de las bajas tasa de avance del primer semestre del año, como de la debilidad del mercado interno.

Los efectos de las reformas para este año se centran principalmente en la certidumbre que puede generar su aprobación, ya que el efecto sobre las variables reales de la economía, como crecimiento, empleo y bienestar, podría darse a partir del próximo año, aunque será al menos dentro de cuatro años cuando realmente haya una mejora en la economía en su conjunto.

 

MÉXICO

A principios de la semana pasada, el INEGI dio a conocer los resultados de la evolución de los indicadores de la actividad industrial del país. Según el reporte, el junio la producción industrial tuvo un crecimiento anual de 2.0%, lo que pudiera anticipar un mejor desempeño si se considera que este fue su mayor avance en los últimos tres meses. Sin embargo, cuando se observan los resultados ajustados por estacionalidad se aprecia que su evolución no es tan favorable, toda vez que su comparación con el mes previo fue negativa en 0.18%, su primera variación a la baja en lo que va del año, generada principalmente por la caída mensual de 0.68% en la industria manufacturera.

De igual forma, el indicador mensual del consumo privado en el mercado interior registró un comportamiento a la baja respecto al mes previo equivalente a 0.1%, respondiendo principalmente a la incidencia que tuvo la caída de 0.4% en el consumo de servicios. Evidentemente esta evolución sugiere que el consumo se mantendrá débil por algunos meses más.

Asimismo, el INEGI dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo para el segundo trimestre del año, en la que se aprecia que el total de la población ocupada sumó 49 millones 545 mil 156 personas, lo que representó el 95.1% de la Población Económicamente Activa (PEA). Con esto la desocupación fue equivalente a 4.9%, concentrando a 2 millones 539 mil 069 personas. Comparada respecto al último trimestre del 2013, la población ocupada se redujo en 698 mil 337 personas, que en su clasificación por nivel de ingresos, la pérdida siguió siendo mayor en los segmentos de mayores salarios. Por su parte, la informalidad laboral representó 57.8% del total de la población ocupada, lo que significó un total de 28 millones 620 mil 518 personas, 941 mil 442 menos que al cierre de 2013.

 

ESTADOS UNIDOS

El Departamento de Comercio informó que durante julio las ventas al menudeo se mantuvieron sin cambio, después de que un mes antes crecieran 0.2%, además de que también contrastó con el pronóstico del mercado que anticipaba un alza de 0.3%. Si bien hubo algunos segmentos de ventas que tuvieron resultados negativos, como las de muebles (0.1%), electrónicos (0.1%) y tiendas de mercancías generales (0.5%), fue la disminución de 0.2%, la que mayor incidencia tuvo en el indicador general, ya que al excluir este rubro, las ventas totales tuvieron un avance de 0.1% en el mes. En términos anuales las ventas al menudeo tuvieron un incremento de 3.7%.

Por otro lado, la Reserva Federal señalo que en julio la producción industrial creció a una tasa mensual de 0.4%, porcentaje similar al del mes previo y que parece estar fortaleciendo su comportamiento al alza desde hace cuatro meses. El avance de la actividad industrial provino principalmente de crecimiento de 1.0% en la producción manufacturera, que es el avance más pronunciado en los últimos cinco meses. Al interior de este sector sobresale el aumento de 10.1% en la producción de vehículos de motor y sus partes. La variación anual del indicador general de producción industrial fue de 5.0%, con lo que mantiene su tendencia al alza.

Por su parte, el Departamento del Trabajo informó que durante julio los precios al productor aumentaron 0.1%, cifra por debajo del alza de 0.2% que estimaba el mercado. Por el lado de la demanda final de bienes, los precios de alimentos aumentaron 0.4%, mientras que los de energía tuvieron una disminución de 0.6%. En el caso de los servicios, el alza fue de 0.1%. Al excluir los rubros de alimentos y energía, el indicador subyacente tuvo un aumento de 0.2%.

 

Por Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: