Veritas Online

Ejercicio Profesional

Te invito a respetar

Te invito a respetar
marzo 13
14:29 2017

Dentro de los conceptos más importantes de las relaciones humanas, como principio moral universal, se encuentra el respeto- valor necesario para comprender la bondad de la ética dentro de la admiración de una sana comunicación.  El respeto es una virtud derivada de los buenos modales que da la cortesía como antesala de la mutua cordialidad en las costumbres de integridad y decoro de una buena educación, aportación cívica, umbral ético y observancia sustentable para una mejor relación social de acatamiento humano, el desarrollo espiritual de una raza honorable con actitud de dignificación en consciencia de optimización personal y responsabilidad profesional.

En ocasiones, el respeto, se aprecia y encamina a la admiración derivada de una buena educación, al poder dirigirse sin juzgar y con un tono de voz amable, ello, para lograr una conducta que fomente el convivir con buenas relaciones. La clave de una buena educación, es preguntar con afabilidad sobre cualquier duda o situación que podamos, inclusive llegar a pensar que conocemos la verdad de algo, pero que no siempre es lo correcto o justo. Existe una consideración del respeto mutuo al poder cumplir la máxima “Respeta para que te Respeten y edúcate lo más posible”.

El ganarse el respeto es tener la atención, afecto y el cuidado de salvaguardar las buenas maneras dentro de su entorno. Sin respeto no hay éxito que valga, no hay reparación ante el cinismo, la estupidez y la pobreza mental, se carece de consideración personal y creencia profesional, sin respeto no hay plan de vida que intente la congruencia al camino de la felicidad, se vive con hipocresía, intriga, envidia, traición, falsedad y lo más triste con rencor.

El respeto es la actitud del hábito de saber dirigirse con propiedad con los demás para considerar un buen trato, reconocer el valor social. Asimismo,  está relacionado con la admiración, la comprensión y las buenas comunicaciones (cuatro patas de la mesa del amor). Dentro de las buenas costumbres, se asocia con la bondad, el sentido común, moral, legal y cultural filosófico de las diversas ciencias sociales y del bien común.

En tanto, en las relaciones interpersonales, el respeto comienza con el auto reconocimiento del pensar, actuar y el saber compartir, lo anterior, nos permitirá valorar los intereses y necesidades de los demás. El respeto por el simple hecho de ser personas libres está considerado dentro de la base de los derechos humanos y de cualquier precepto legal y ético que se pueda dar en tiempo y forma.

El respeto se cataloga como un principio basado en el amor fraternal, como la esencia y requisito del progreso de la humanidad para cuidar su karma por la autonomía del individuo, sustentada en la capacidad que tienen las personas para su autodeterminación en relación con las opciones individuales de que disponen en base a su buena educación, en la protección de los individuos con deficiencias de su autonomía, donde se plantea y exige que todas aquellas personas vulnerables debidamente protegidas contra cualquier intención o abuso.

A su vez, el respeto como virtud moral en ocasiones se ve afectado en el medio de dos extremos: por exceso y defecto. Para dar respeto es necesario poseer una inteligencia emocional enfocada a la tolerancia, eso nos permitirá otorgar oportunidades. Debemos recordar que el mayor principio es el perdón y su mayor expresión se denota cuando elevamos la grandeza que conlleva un riesgo, a fin de superar el estilo de la magnitud, pero, el perdón más impactante es cuando un ser inteligente y de buen talante perdona sin pedirlo por el abusador, abrumador, deshonesto o sátrapa que puede ser con dolo o por ignorancia educativa.

Se entiende por exceso,  cuando existe un abuso en los límites. Para un correcto orden y trato de las personas bajo un contexto de conflictos con los otros, como también la imposición de límites y normas a fin de superar la crisis del abuso y restablecer el orden de los derechos de cada persona.

Por defecto, es decir,  en el ámbito educativo, la inseguridad o el miedo de las personas quienes poseen ideas inexistentes de la realidad, se traducen como fantasmas por una deficiente educación pues, tienden a prejuzgar sin fundamentos, a veces por mala información, como chismes, rumores o inexactitudes de situaciones que afrontan los individuos, llevándole a contextos de imposibilidad a realizar determinados proyectos profesionales o personales, incluso en las relaciones amorosas, a causa de complejos de inferioridad o de interioridad, de carencia de consciencia y meditación en su aceptación.

El RECONOCIMIENTO 

El reconocimiento del respeto funge como un sentimiento positivo que se refiere a la acción de respetar; es equivalente a tener veneración y aprecio por una persona u objeto. Como tal, la palabra proviene del latín respectus, que se traduce en ‘atención’, ‘consideración’. Originalmente significaba ‘mirar de nuevo’, de allí que algo que merezca una segunda mirada sea algo digno de respeto, máximo cuando intervienen los sentidos hacia las cosas destinadas a la enseñanza de valores y definición de conceptos.

El respeto es rezar, orar, meditar y encontrar el sentido existencial que da la bioenergía cuántica para lograr motivar al conjunto de células positivas existentes en los organismos vivos con capacidad e inteligencia creativa hacia la consideración del valor espiritual por luchar, alcanzar y perfeccionar el sentido de coherencia entre la humanidad de la consciencia y la necesidad de liderazgo, para cumplir con la razón y explicación del buen hacer, tener y ser, dentro del buen cumplimiento del deber.

También, el respeto es uno de los valores morales más importantes del ser humano, cuyo valor es fundamental para lograr una armoniosa interacción social. Una de las premisas más importantes es que para ser respetado es necesario aprender a respetar, comprender, valorar intereses y necesidades  del otro. En este sentido, el respeto debe ser mutuo, y debe nacer de un sentimiento de reciprocidad de cultura y entendimiento para poder convivir en sanas relaciones. El respeto también, debe aprenderse, pues, respetar, no significa estar de acuerdo en todos los ámbitos con los demás, sino, se trata de no discriminar u ofender por su forma de vida y sus decisiones, siempre y cuando dichas decisiones no generen daños, afecten o irrespeten.

Sin embargo, el respetar, también es ser tolerante con quien no piensa igual que tú, con quien no comparte tus mismos gustos o intereses, con quien es diferente o ha decidido diferenciarse. El respeto a la diversidad de ideas, opiniones y maneras de ser es un valor supremo en las sociedades modernas que aspiran a ser justas y a garantizar una sana convivencia bajo reglas esenciales para tener una relación sana con el prójimo.

EXPRÉSESE CON RESPETO

Respeto es una palabra cuyo significado varía con el contexto donde se encuentre. El respeto puede manifestarse como un sentimiento de obediencia y cumplimiento de reglas establecidas por las buenas costumbres; el respeto a la ley, a las reglas del trabajo o los manuales normativos que debe tener todo tipo de organización que se jacte de respetarse. El respeto se hace, se demuestra y se reconoce en el bien.

El respeto forma una de las cuatro bases del verdadero amor y del perdón, necesarios para entrelazar, el valor ético. Éste existe cuando se reconocen los errores y en base a ello, se corrigen para no volver a equivocarse. El respeto a la creencia y adoración a un ser superior, es poder contar con una actitud manifestada como sumisión, temor, recelo, prudencia u obediencia; el único problema es cuando quienes se enajenan quieren corromper la máxima como lo dijo uno de los seres admirados por Mahatma Gandhi: “Entre las naciones como entre los individuos el respeto al derecho ajeno es la paz”, Don Benito Juárez García, un humilde Oaxaqueño que llegó a ser presidente de México, pasó a la historia por su humildad  humana, honestidad, honorabilidad al sentido de la honradez y justicia por una filosofía de una renovada misión, visión y objetivos en consciencia ética y respeto profesional en el manejo de las finanzas para una rendición de cuentas de forma transparente.

Hablar acerca de un tema con respeto, como, por ejemplo, las diferentes religiones, creencias y comportamientos del ser humano, es hablar de manera sensible, ponderada y reflexiva, sin  incurrir en descalificaciones o menosprecios. Asimismo, la expresión “con todos mis respetos” indica que lo que se va a decir a continuación es una crítica pero constructiva hacia la otra persona (la mayoría de las veces). El respeto, puede ser también una forma de mostrar veneración, de prestar culto o rendir homenaje a alguien, como lo indica la expresión “presentar mis respetos”. En este caso, cuando utilizamos la palabra “respetos” en plural, es para significar saludos de cortesía y a veces de admiración. “Faltar al respeto”, es no guardar la consideración o el debido respeto a una persona, en especial al decirle una cosa poco apropiada y en ocasiones la osadía de hablar de forma impropia.

Se entiende por respeto a la consideración hacia los demás, e incluso hacia los animales y cosas, siendo un valor que hace que los seres humanos reconozcan y acepten los derechos de los demás, así como su integridad patrimonial, física, intelectual, ideológica, religiosa, política, laboral, profesional, entre otros.

Compartamos con ejemplos la aplicación de RESPETO a:

  1. La vida, a los derechos humanos, prójimo, al buen vecino y compañeros.
  2. El cuidado y atención a la purificación del entorno, habitad o santuario.
  3. Normas que dicta la autoridad ética, leyes, tecnología y técnica científica.
  4. La cultura, a las artes, a los derechos de autor y a la creatividad.
  5. El amor a los padres y el culto a la obediencia de la experiencia.
  6. La novia o a la esposa, en sí, a la familia como principal institución.
  7. El acatamiento a los valores y principios que dictan las normas morales.
  8. Las buenas costumbres impuestas en el lugar al que se visita.
  9. Las normas sociales y buenas maneras al comer, saludar y el comportarse bien.
  10. A los animales, se les debe de proteger del sufrimiento y abandono.
  11. Lo más importante que existe para el ego es uno mismo y sus valores de superación.
  12. El derecho de pensar, hacer y tener dentro del bien ser.
  13. La familia: es respetar a todos los miembros sin importar la edad o jerarquía.
  14. El nivel según la importancia de su puesto o rango jerárquico de algún ente.
  15. Los símbolos patrios como el himno nacional, emblemas, banderas y escudos.
  16. Las ideologías y creencias derivadas de sus costumbres sistemáticas.
  17. Tratar con dignidad, amabilidad y tolerancia a los adultos mayores
  18. Las políticas y formalidades normativas para lograr objetivos, misiones y visiones.
  19. Las naciones para evitar propiciar o caer en conflictos internacionales.
  20. Lo más que tenemos, que son los niños, mujeres y cuidar a procurar su educación.
  21. Las comunicaciones modernas y conducirse con cuidado y comprensión.
  22. La integridad y seguridad social de salud dentro de un sano ejercicio.
  23. La consciencia ética y responsabilidad profesional financiera sustentable.
  24. Los tratos, acuerdos, convenios y conveniencia de un buen trato.
  25. Su embrión de Dios que todos los humanos llevamos dentro y unos desarrollan para compartir la bondad por el bienestar para el bien común mejorar la calidad de vida y entendimiento espiritual en conocimiento de un mejor plan de vida.

Un caso de respeto, se muestra con el siguiente ejemplo: El director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), solicitó compartir su filosofía de hacer un trato para un buen trato, de trasmitir que la extensión de nuestra casa y nuestra familia es nuestro instituto, donde debemos luchar por defender el respeto por la vida y tratar de dar los mejores resultados que nos permitan trascender con nuestra participación, a lo que agregaría, dar servicios SÚÉCÓS, Sustentables, Útiles, Éticos, Concretos, Óptimos y Saludables.

No obstante, quienes no saben respetar, están sentenciados a vivir en la mediocridad e infelicidad, como desadaptados sociales, que sufren un infierno en vida, donde lamentablemente su corazón lo llenan de odio, envidia, rencor, tristezas y olvidos espirituales.

 

 

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Consultor en Conciencia Ética y Responsabilidad Profesional
Colaborador Permanente del Colegio de Contadores Públicos de México
cpcvicenterobleda@hotmail.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: