Veritas Online

Actualidades de la NIIF

Tasa de interés de referencia, efectos del reemplazo

Tasa de interés de referencia, efectos del reemplazo
octubre 01
2020

En 2021 se sustituirán las tasas de interés de referencia que han estado en vigor en los mercados financieros, tales como las IBOR (Interbank Offered Rate), que es un promedio ponderado de tasas a las que los bancos ofertan prestar en un mercado financiero. En México tenemos la TIIE (Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio), mientras que en los mercados internacionales una de las más utilizadas es la de Londres (LIBOR o London Interbank Offered Rate).

Este reemplazo es promovido por el Banco Mundial (BM), a través del Financial Stability Board (FSB), en el que participan los organismos reguladores y supervisores de mercados financieros de 24 países. El objetivo es que las tasas de referencia no sean las ofertadas, sino tasas de interés reales a las que los bancos cubren al final del día sus faltantes o colocan sus sobrantes, ponderadas por el volumen de dichos préstamos.

El dilema recae en cuál será el tratamiento contable de los efectos en instrumentos financieros y en las relaciones de cobertura. Al respecto, la International Accounting Standards Board (IASB) emitió modificaciones a varias de las NIIF, y el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera (CINIF) sometió a auscultación la INIF 24, con la propuesta del tratamiento contable. Esta INIF tiene dos secciones principales, una que trata el efecto de sustituir las tasas de interés de referencia en los instrumentos financieros por cobrar y por pagar, y otra que trata el efecto en las relaciones de cobertura.

El problema en los instrumentos financieros por cobrar y por pagar es si el reemplazo de tasa ocasiona que el instrumento se extinga para efectos contables y surja uno nuevo. Esto provocaría que los costos de transacción y emisión que se han diferido como un componente de la tasa de interés, tengan que cancelarse y aplicarse a los resultados. Si se considera que sólo se modificó en forma poco importante el instrumento financiero, éste subsiste para efectos contables y se siguen difiriendo los costos de transacción y emisión.

La propuesta de la INIF 24 es que se evalúe si los flujos de efectivo futuros, basados en la nueva tasa de interés de referencia, son “económicamente equivalentes” (similares a los que se hubieran generado con la tasa de interés anterior). Para hacer este juicio hay guías en las NIF actuales sobre instrumentos financieros. Por otra parte, la sustitución de la tasa de interés es equivalente al que se hace de forma usual cada trimestre de la tasa de interés de referencia. Actualmente las NIF ya consideran en su normativa el efecto del reemplazo periódico, por lo que no se requiere ninguna modificación a éstas.

Relaciones de cobertura

Se tendrá que evaluar si se siguen cumpliendo los requisitos para una relación de cobertura, indicados en el párrafo 33.3.2 de la NIF C-10, Instrumentos financieros derivados y relaciones de cobertura, que se refieren a que esta relación esté alineada con la estrategia de administración de riesgos, que se cubran partidas calificables con instrumentos puntuables, que la garantía se designe formalmente, que se tengan los requisitos de efectividad y que dicha relación refleje un equilibrio consistente con el propósito de la misma.

Si se siguen cumpliendo estos requisitos, entonces sólo ocurre un cambio en uno de los componentes de la relación de cobertura (el de la tasa de interés de la partida cubierta o de dicha correspondencia). Así, únicamente procede evaluar si con la sustitución los flujos futuros de la partida cubierta o del instrumento de cobertura serán económicamente equivalentes. Si los flujos futuros de interés serán similares, se cumplirán los requisitos de efectividad y que la relación refleje un equilibrio consistente con el propósito de la misma. Con ello, se asegurará la alineación con la estrategia de administración de riesgo.

En tal caso, la relación de cobertura no se extingue y el efecto del reemplazo de tasa debe reconocerse en los resultados. En una cobertura de valor razonable, al valuar nuevamente la partida cubierta y el instrumento, lo más probable es que se generen diferencias contra los valores anteriores, las cuales deben ser reconocidas en los resultados como una ineficacia del periodo. En el caso de una cobertura de flujos de efectivo, el monto alojado en el ORI se modifica en función de los flujos futuros que debe contemplar, y tal efecto se reconoce también de inmediato en los resultados como una ineficacia.

Un requisito en la INIF 24, es evaluar que la nueva tasa para las relaciones de cobertura sea viable en el mercado y se espera que existirá con un volumen adecuado en los próximos 24 meses. Por lo tanto, en la mayoría de casos, el cambio en las tasas de referencia no originará una extinción contable de los instrumentos por cobrar o por pagar, ni de la relación de cobertura. La normativa actual considera cómo tratar su efecto.

C.P.C. Juan Mauricio Gras
Investigador e integrante del Consejo Emisor del CINIF
jgras@cinif.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: