Veritas Online

Salud Fiscal

Sofom, alternativa a la banca tradicional

Sofom, alternativa a la banca tradicional
noviembre 01
2020

En este contexto, las pyme requieren apoyo para continuar con sus operaciones. Estas sociedades financieras son la opción de la que pueden echar mano para crédito y otras operaciones.

La pandemia ha tenido un fuerte impacto en las diferentes economías de mercado. Si bien el gobierno ha tomado medidas para la reactivación, como el desembolso de un millón de créditos por 25 mil pesos para micronegocios registrados, de acuerdo con la Secretaría de Economía (SE), hay que reconocer que han sido insuficientes. Por ello, para impulsar la financiación de ciertos sectores, una alternativa son las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom), entidades que otorgan créditos al público en general y a empresas de distintos ramos, además de realizar operaciones de arrendamiento y factoraje financiero.

Esta opción distinta a la banca tradicional ofrece una amplia gama de servicios, entre ellos: tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios, personales o simples, financiamientos automotrices, créditos de cuenta corriente, de alquiler y factoraje financiero. Sin embargo, por ser intermediarios, no pueden captar recursos del público en general, por lo que sus fuentes de capitalización son la clave para realizar su derrama crediticia. De ahí que, desde 2017, este tipo de sociedades ha recurrido a otros medios de fondeo más allá de la banca múltiple, como bancos de desarrollo, fondos de capital de riesgo, inversionistas calificados y hasta la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Desde ese año se realizó un proceso de depuración por parte de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), tras el cual comenzó a crecer el sector con un mayor orden y apego a normativas más estrictas, especialmente en prevención de lavado de dinero. A partir de ello, la creación de Sofom se rige por las condiciones de la legislación y bajo una dinámica de orden y cumplimiento.

Sociedades financieras de clase mundial

Los estatutos de estas entidades consideran como su principal objetivo la realización habitual y profesional de una o más actividades reguladas por la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito. Para formarse, deben presentar y someter a revisión de la Condusef su proyecto de estatutos sociales. Una vez que esta autoridad los aprueba, se da paso al registro.

Algunas operan una cartera aproximada de 46 mil millones de pesos en personas físicas y 49 mil millones en morales, lo que representa un impacto no sólo a la salud financiera del país, también al consumo y al arrendamiento. De ahí, la marcada tendencia en infraestructura y búsqueda de mejores prácticas de financiamiento, pues, sumado a otros intermediarios y a la Ley Fintech, este sector se está convirtiendo en un hub (centro de operaciones) financiero de clase mundial.

Al rescate de las pyme

Las Sofom, como intermediarias, se están convirtiendo en una opción para la pequeña y mediana empresa (pyme). Este tipo de negocios difícilmente accede al crédito bancario, debido a la falta de garantías que aseguren el pago: carencia de un historial crediticio o de institucionalización de la empresa, la ausencia de disciplina y organización en el negocio, entre otros factores. En 2019, la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México (Asofom) aseguró que 60% de las pyme nacionales había obtenido su primera línea de crédito de éstas. En abril pasado, el director general de la Asociación anunció que se emitirían préstamos de hasta 20 mil millones de pesos para apoyar a las pyme afectadas por COVID-19.

Para la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), las Sofom como sociedades anónimas que cuentan con registro ante la Condusef, son una alternativa porque ofrecen crédito de manera segura, con comisiones y plazos atractivos. Representan una opción ante la falta de capital que puede limitar el crecimiento de este tipo de negocios. Según el Centro de Competitividad de México, las pyme buscan financiamiento principalmente para:

  • Incrementar la base de clientes.
  • Mejorar sus servicios.
  • Expandir su negocio.
  • Invertir en tecnología y talento.

Sin embargo, el mismo Centro admite que sólo 51% lo utiliza para lo que fue requerido. Esta falta de transparencia sobre el destino de los recursos resulta poco conveniente para las entidades bancarias, pero se convierte en una clara ventaja para las Sofom, que al ser más flexibles pueden investigar y asesorar a las pyme sobre sus necesidades, y ofrecer productos útiles.

Cabe mencionar que es importante cuidar los índices de morosidad, especialmente ante el contexto económico nacional e internacional. Por eso la importancia de tomar medidas pertinentes para no frenar la derrama crediticia.

Respecto de los clientes, para evitar fraudes se recomienda que antes de acercarse a una Sofom, revisen su legalidad. Descartadas las dudas, estas sociedades facilitan el crédito de forma Personalizada y sin necesidad de recurrir a un banco. Son una vía óptima ante la falta de financiamiento rápido y oportuno, que se adapta a las necesidades individuales. Además, eliminan el riesgo de las fuentes informales, siguiendo el proceso según los parámetros de la ley y garantizando que los recursos otorgados son confiables.

La Asofom asegura que, gracias al apego a la regulación por parte de sus integrantes y a sus buenas prácticas en cumplimiento, contribuyen al desarrollo del país. Además, se han convertido en un ejemplo de open banking (banca abierta) y de transparencia en el manejo de información, con una estricta regulación en la protección de datos personales.

Finalmente, además de ser proveedoras de crédito, también pueden ser alternativas de inversión. Tienen prohibido captar ahorro del público, pero sí pueden recibir inversiones o capital de riesgo, convirtiéndose en una oportunidad para quienes buscan obtener rendimientos con otros mecanismos. El riesgo, que es ligeramente mayor al de la banca tradicional, se mitiga cuando las Sofom muestran transparencia en sus procesos, prácticas y regulaciones.

C.P. Jorge Alberto Ramírez Velasco
Director General de Prospectivas Horizontum
despachogpcsc@yahoo.com.mx

C.P. Jesús Guillermo Mendieta González
Integrante de la comisión de Auditoría Fiscal del Colegio
Socio de la firma Mendieta y Asociados
jmendieta@gmayasoc.com

Related Articles

Búsqueda