Veritas Online

Económico y Financiero

Sin empleo bien pagado el mercado interno no responde

Sin empleo bien pagado el mercado interno no responde
agosto 24
11:01 2015

Casi a finales de la semana pasada, el INEGI dio a conocer su reporte sobre la evolución de la economía en el segundo trimestre del año, en el que señaló que en ese lapso, con base en cifras desestacionalizadas, que nos dan una idea más clara del comportamiento real del indicador al eliminar todos los factores estacionales que inciden sobre este, el PIB tuvo un crecimiento anual de 2.2%, porcentaje que refleja la tendencia a la baja que mantiene la actividad productiva del país en los últimos dos trimestres. Incluso este avance fue menor al observado en el mismo lapso del año pasado e inferior a la media de la estimación de los especialistas del sector privado, que según los resultados de la más reciente Encuesta de Expectativas del Banco de México, anticipaban un avance de 2.3% para el segundo trimestres. Si se considera el promedio, el pronóstico fue de 2.36%.

No obstante, las autoridades hacendarias insisten en que “la economía continúa creciendo más que durante el mismo periodo del año pasado, más rápido que durante todo el año 2014 y más de lo esperado por los analistas en sus estimaciones más recientes”. Esta percepción puede ser relativa, dependiendo de qué indicador se utilice. Si la comparación se hace entre los datos originales, esta aseveración es cierta, puesto que el avance del segundo trimestre superó el crecimiento del mismo lapso del año pasado (1.7%) y el de todo 2014 (2.1%), aunque en cuanto a la afirmación de que el crecimiento del PIB superó la estimación de los analistas, habría que ver a cuales se refiere, ya que como mencionamos, la encuesta de expectativas del Banco de México muestra un escenario distinto. Por el contrario, si consideramos lo datos ajustados por estacionalidad, se aprecia que el crecimiento del PIB del segundo trimestre del presente resultó inferior al del mismo periodo del año pasado (2.9%).

Imagen3

Dada su elevada participación relativa, el principal origen del crecimiento del PIB en el segundo trimestre del año fueron las actividades terciarias al mostrar un avance anual de 3.1% en términos desestacionalizados, porcentaje que superó en tres décimas de punto el avance del mismo periodo del año pasado. Sin embargo, las actividades secundarias solo crecieron 0.6% anual, muy por debajo de 2.7% de un año antes.

Si bien es cierto que estamos ante un entorno externo volátil y complejo, lo preocupante sigue siendo que el mercado interno no se consolida como el principal motor del crecimiento. Aunque hay indicadores que por una parte señalan  que la inversión fija bruta creció de manera importante en la primera mitad del año y por otra muestran un buen desempeño del consumo, como el índice de ventas minoristas del INEGI, los resultados de la ANTAD y la venta de automóviles, según la opinión de algunos especialistas, no hay una explicación clara para este comportamiento.

Algunos factores que considera la SHCP que han impulsado el consumo son la menor tasa de desempleo y el aumento de los registros en el IMSS, así como las tasas de interés, donde señalan que en junio el interés promedio de créditos hipotecarios se ubicó en un mínimo histórico de 10.59%. Esto permitido que en ese mes el crédito a empresas y personas físicas con actividad empresarial creciera a una tasa anual real de 8.9%, mientras que el crédito a la vivienda aumentó 8.0%. Sin embargo, no hay que olvidar que las tasas activas para el consumo son considerablemente altas y esto ha propiciado que la dinámica del crédito al consumo muestre una tendencia a la baja.

Imagen4

De hecho, una posible explicación del dinamismo de las ventas, al menos en la primera mitad del año, puede estar mostrando  el efecto generado por el consumo relacionado con el proceso electoral que se vivió en ese lapso. Asegurar que el consumo crece por una mejor situación de los hogares, contrasta con los altos niveles de pobreza y precarización de mercado laboral así como con la enorme necesidad de puestos de trabajo. No hay que olvidar que tan solo en el primer semestre del año se perdieron 615 mil empleos que tenían ingresos superiores a dos salarios mínimos, los cuales fueron más que compensados con los 938 mil puestos de trabajo con ingresos de hasta dos salarios mínimos.

En relación con la dinámica de la inversión habrá que decir que no se percibe una incidencia relevante en el crecimiento y el empleo. Los datos indican que la necesidad de empleos de tiempo completo y bien remunerados en el país ascendió a 12 millones 351 mil 160 en el segundo trimestre del año, 258 mil más de lo que se requería en el último cuarto del 2014.

A pesar de su favorable opinión sobre el entorno económico, la SHCP decidió corregir a la baja su pronóstico de crecimiento para el 2015 de un rango de entre 2.2% a 3.2% a uno de entre 2.0% a 2.8%.

Ya hemos mencionado que la certidumbre es un factor fundamental en la evolución de las expectativas de crecimiento, por lo que se debe ser muy cuidadoso en el planteamiento de los escenarios que enfrenta la economía mexicana, sin matizar el efecto de factores negativos.

Los agentes económicos están conscientes del entorno en que se desarrollan y saben que mientras no se perciban resultados claros provenientes de políticas públicas eficientes con un efecto en el largo plazo, la posibilidad de revertir el debilitamiento de la actividad económica seguirá siendo complicada, ocasionando que la confianza siga deprimida y que las expectativas no mejoren.

Un repunte del mercado interno depende indiscutiblemente de una mayor generación de empleos de calidad, resultado de políticas públicas que generen el mejor entorno para la inversión. Aunado a esto, no se debe dejar de insistir en mejorar el estado de derecho y reducir los niveles de corrupción e impunidad, de lo contrario, los flujos de inversión seguirán siendo insuficientes para consolidar un ritmo de crecimiento más elevado.

México

El INEGI informó que durante el segundo trimestre del año el PIB creció a una tasa trimestral de 0.5%, según cifras desestacionalizadas, porcentaje que si bien fue ligeramente mayor al dato previo, estuvo por debajo del avance de 0.8% que se reportó en el segundo trimestre del 2014. Esto propició que el crecimiento anual del PIB fuese de 2.2%, igualmente inferior al 2.9% del año pasado. El mayor impulso de ese avance, provino del crecimiento de 3.1% del sector terciario. El sector secundario tuvo un incremento anual de solo 0.6%, tras haberse mantenido sin cambio respecto al primer trimestre del año. El sector primario, por su parte, tuvo una caída trimestral de 1.6% y un alza anual de 2.8%.

Imagen5

El INEGI también dio a conocer los resultados del IGAE, que señalan que durante junio la actividad económica del país creció a un ritmo mensual de 0.3%, después de que un mes ante se mantuviese si cambio. Si bien esto pareciera anticipar un mejor desempeño para los próximos meses, es importante señalar que el origen principal de este resultado fue el aumento de 0.5% en el sector terciario, toda vez que la actividad industrial mantiene un modesto  avance de 0.2%, en tanto que el sector primario se contrajo 7.8% en el mes.

Imagen6

Por otro lado, se informó que con base en cifras desestacionalizadas, durante junio las ventas al menudeo tuvieron un repunte mensual de 1.1%, lo que generó la idea de que el consumo podría haber comenzado a recuperarse. Sin embargo, es probable que este comportamiento responda en buena medida al consumo impulsado por el periodo electoral. Si esto fuera así, se esperaría que en meses próximos se observaran tasas de avance más moderadas. Sin embargo, la cercanía del periodo de inicio de clases podría hacer que se mantuviera un buen comportamiento de las ventas, aunque es claro que esto no refleja un fortalecimiento del mercado interno.

Imagen7

Estados Unidos de América

De acuerdo con cifras del Census Bureau, durante julio cifras ajustadas estacionalmente indican que la construcción de nuevas viviendas sumó 1.206 millones de unidades en términos anualizados, lo que significó un aumento de 0.2% respecto al mes previo. Por su parte, los permisos de construcción durante julio ascendieron a 1.119 millones en términos anualizados, 16.3% por debajo de los registros de junio. La tendencia de la construcción parece haberse recuperado después de invierno inusualmente frío, y ya supera sus niveles de finales del 2014.

Imagen8

Por su parte, la National Association of Realtors informó que con cifras ajustadas estacionalmente, en julio la venta de casas existentes sumó un total de 5.59 millones de unidades en términos anualizados, lo que significó un avance de 2.0% respecto a la cifra del mes previo. Es importante señalar que las ventas de julio fueron las más altas desde febrero de 2007, además de haber aumentado 10.3% respecto al mismo período del año pasado. Es importante considerar que existe la posibilidad de una posible desaceleración de este indicador, sobre todo si las tasas hipotecarias suben.

Imagen9

El Departamento del Trabajo informó que durante julio los pecios al consumidor tuvieron una alza de 0.1%, porcentaje inferior al 0.2% estimado por el mercado. Los precios de alimentos aumentaron 0.2%, en tanto que los de energía lo hicieron en solo 0.1%, comportamiento que reflejó la baja de 3.4% en los precios de la gasolina. Excluyendo alimentos y energía, el indicador subyacente de precios aumentó 0.1%.

Agenda Económica: Agosto

Imagen10

Indicadores financieros semanales

Imagen11

 

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: