Veritas Online

Económico y Financiero

Sigue en aumento la necesidad de empleos en el país

Sigue en aumento la necesidad de empleos en el país
agosto 17
2015

El consenso entre los especialistas del sector privado, y ahora el del Banco de México, coinciden en que el ritmo de la actividad económica del país sigue siendo débil. Incluso, pese a que la mayoría de indicadores económicos ha mostrado una ligera mejora en su evolución, ya se perciben señales de que algunos comienzan a ver nuevamente una moderación en su ritmo de avance.

El IGAE, el índice de producción industrial y el de la inversión fija, son los que muestran más claramente un mayor debilitamiento en los últimos meses y con ello la posibilidad de que el crecimiento de la economía en su conjunto durante el segundo trimestre del año no esté muy alejado del observado en el primer cuarto de año. Evidentemente, esto ha incidido claramente en la percepción de los especialistas, toda vez que su más reciente estimación sobre el crecimiento del PIB para el presente año ya se ubica en 2.55%.

Imagen1

La situación sin duda se torna más compleja, y así lo indica el Banco de México quien recientemente también ajustó a la baja su pronóstico de avance del PIB para el 2015 al ubicarlo en un rango de 1.7% a 2.5%, después de que su estimación previa anticipaba un crecimiento de entre 2.0% y 3.0%. Llama la atención que el nivel máximo de su pronóstico es inferior al de los especialistas, señal de que no se anticipa un repunte importante en la segunda mitad del año. Ahora habrá que espera la opinión de la Secretaría de Hacienda, quien según lo previsto, deberá dar a conocer su expectativa de crecimiento el próximo 20 agosto cuando se dé a conocer el resultado del PIB del segundo trimestre del año.

Imagen2

La posibilidad de impulsar un mayor ritmo de avance de la economía mexicana aún no muestra señales claras de cuál podría ser su principal motor. El impulso proveniente del sector externo comienza a mermarse con el menor dinamismo que muestra la actividad productiva de los Estados Unidos, lo cual impacta directamente la producción manufacturera de nuestro país. Si bien el sector automotriz sigue siendo un apoyo importante, la exportación de bienes ajenos a este sector reportan resultados negativos. Para la segunda mitad el año, el tipo de cambio podría jugar un papel importante en la evolución del comercio exterior. Si bien la debilidad de la moneda debería hacer más competitivas las exportaciones mexicanas, es probable que el modesto avance de la economía mundial inhiba parte del efecto positivo de la ventaja de precios bajos. Además, es importante tener en consideración que para exportar se requiere una gran cantidad de insumos importados, lo que con un tipo de cambio débil hará que las empresas enfrenten aumentos en sus costos. De hecho, es probable que en este entorno, el efecto neto del sector externo sea negativo al cierre del año.

El mercado interno, por su parte, no da señales claras de que pueda repuntar en la segunda mitad del año, pese a los mejores resultados que muestran los indicadores disponibles de consumo. En este caso, resalta el ritmo de avance que mantienen los indicadores de ventas de la ANTAD, que indican que durante julio las ventas a tiendas iguales crecieron 6.8% anual en términos nominales. Asimismo, el índice de ventas al menudeo que elabora el INEGI, reportó un incremento anual de 5.0% real.

Sin embargo, dada la situación del mercado laboral, es complicado que se pueda observar un repunte del mercado interno en lo que resta del año. Según las cifras que recién publicó el INEGI sobre los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, al segundo trimestre del año la población ocupada del país sumó un total de 50.3 millones de personas, lo que significó un aumento de 512.2 mil respecto al cierre del 2014. Si bien este es un buen resultado después de la pérdida de poco más de 17 mil empleos en el primer trimestre del año, la calidad de los puestos de trabajo que se generaron parce no ser la que se requiere para que el ingreso de las familias mejore, y con esto se genere un mayor impulso del consumo.

Imagen3

Las cifras indican que por nivel de ingresos, el número de ocupados con hasta tres salarios mínimos se incrementó en 579.5 miles de personas, mientras que el segmento de ocupados que obtienen más de tres salarios mínimos se contrajo en 257 mil personas. Resalta el hecho de que los ocupados con ingresos de 2 a 3 salarios mínimos disminuyeron en 385 mil personas, lo que indica una mayor precarización del empleo.

La precarización del empleo y la imposibilidad de crear los suficientes puestos de trabajo, se refleja en al aumento de la necesidad real que tiene el país de puestos de trabajo de tiempo completo y mejor remunerados. En este contexto se aprecia que el concepto de Brecha Laboral, que refleja el total de esta necesidad de nuevos puestos de trabajo siguió aumentando, lo que deja clara la debilidad del mercado laboral.

Hay que recordar que el concepto de Brecha Laboral integra al total de población desocupada, subocupada y a aquellos que en la semana de referencia no trabajaron, ni tenían trabajo, ni buscaron activamente uno, por considerar que no tenían oportunidad para ello, pero tienen interés en trabajar. La suma de todos estos conceptos indica que la necesidad de puestos de trabajo en la economía durante el segundo trimestre fue de 12,352 miles, cifra superior en 258 mil a la reportada en el último trimestre del 2014.

El origen de este resultado se centró en el aumento de 205 mil subocupados, lo cual puede tener su lógica en la enorme contratación temporal que hicieron los partidos políticos para el proceso electoral. Sin embargo, lo más preocupante es que quienes desistieron de buscar trabajo ante la percepción de no poder encontrar uno sumaron casi 50 mil personas.

En un entorno como este, será interesante saber que se reportará en el tercer informe de gobierno. La economía no ha podido crecer por arriba de 3.0% de manera sostenida, aún con las reformas aprobadas. La posibilidad de que esto suceda en el corto plazo es mínima y en el mediano y largo plazos, tampoco se anticipa un avance cercano a 4.0%.

Imagen4

Aunque ya lo hemos mencionado en buena cantidad de ocasiones, se debe insistir en que la mejor manera de generar empleos de calidad y mejorar la situación de los hogares e impulsar el mercado interno es la inversión. Es por ello que urgen políticas públicas que la estimulen en el corto plazo. Esperar que las reformas estructurales por si solas aporten al crecimiento simplemente es desaprovechar un tiempo valioso que no tiene las familias para mejorar su situación.

MÉXICO

De acuerdo con datos desestacionalizados del INEGI, la actividad industrial mostró un ligero repunte durante junio al crecer una tasa mensual de 0.2%, después de que un mes antes tuviera una caída de 0.4%. Esto llevó a que su tasa anual de crecimiento fuera de solo 0.6%. Si bien estos resultados marcan una modesta mejora respecto al mes previo, su ritmo de avance es claramente insuficiente para considerarlo como el inicio de un cambio de tendencia, sobre todo cuando su evolución muestra un comportamiento a la baja desde principios del año.

Imagen5

Dentro de la actividad industrial, el mayor avance mensual se observó en la producción minera al crecer 1.1%, seguido de la generación de electricidad, agua y distribución de gas con un aumento de 0.6%.

Imagen6

La actividad manufacturera tuvo un aumento mensual de 0.1%, después de la baja de 1.0% del mes previo. Aunque esto le permitió elevar su ritmo de crecimiento anual a 2.9%, mantiene una tendencia a la baja dese finales del año pasado, en línea con el menor dinamismo de la actividad productiva de los Estados Unidos.

Por su parte, la industria de la construcción, después de haber dado señale de recuperación el año pasado, nuevamente muestra debilidad. Si bien en junio reportó un avance mensual de 0.4%, su variación anual fue de 1.4%, la más baja en los últimos rece meses.

ESTADOS UNIDOS

El Departamento de Comercio informó que después de un nulo avance en junio, durante julio las ventas al menudo crecieron a un ritmo mensual de 0.6%, cifra ligeramente por arriba del 0.5% que pronosticaba el mercado. Como era de esperarse, la demanda de vehículos de motor jugó un papel importante en el aumento de las ventas. Los fabricantes de vehículos informaron que las ventas de unidades aumentaron a 17.6 millones en julio lo que significó que las ventas de los concesionarios de vehículos de motor y sus partes aumentaran 1.4% en el mes, después de haber disminuido 1.5% en mayo. Al excluir al sector automotriz las ventas al menudeo crecieron 0.4%. Es importante señalar que todavía hay más margen para una mejora en las ventas, considerando la evolución reciente de los ingresos.

Imagen7

Por su parte, la Reserva Federal informó que durante julio la actividad industrial del país creció a una tasa mensual de 0.6%, muy por arriba del modesto avance de 0.1% del mes previo. Además fue su mayor ganancia desde noviembre del 2014, cuando creció 0.9%. El mayor impulso de la actividad industrial provino del repunte de 0.8% en la producción manufacturera, después de haber disminuido 0.3% en junio. Este también fue el mayor incremento en la producción manufacturera desde noviembre de 2014. Prácticamente todo el aumento de la producción industrial fue resultado de las ganancias históricas de la industria automotriz. Si se excluye esta actividad, la producción industrial total se mantuvo estable en julio y la producción manufacturera aumentó sólo un 0.1 %.

Imagen8

Agenda Económica: Agosto

Imagen9

Indicadores financieros semanales

Imagen10

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP)

www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: