Veritas Online

Económico y Financiero

CEESP: Sigue la incertidumbre por cambio de señales

CEESP: Sigue la incertidumbre por cambio de señales
julio 01
2019

El debilitamiento de la actividad económica del país desde mediados del año pasado ha llevado a un deterioro constante de las expectativas. Los organismos nacionales y extranjeros, los especialistas e incluso las autoridades han seguido corrigiendo sus pronósticos de crecimiento a la baja, para ubicarlos en algunos casos, por debajo del 1.0% para el presente año.

Durante el primer trimestre del año el Producto Interno Bruto se contrajo 0.2%, respecto al trimestre previo, y aunque en términos anuales mantuvo un comportamiento positivo de 0.1%, al avance es el más bajo desde abril de 2009, año en el que la economía se vio especialmente perjudicada por diversos choques exógenos. Este comportamiento ha elevado la preocupación de que la economía entre en un periodo recesivo.

De manera un tanto arbitraria pero compartida ampliamente, una recesión se define como el decrecimiento de la economía durante dos trimestres consecutivos. Si bien la evolución reciente de los principales indicadores macroeconómicos apunta en esa dirección y no se puede descartar el escenario de recesión, aún no se tiene información concluyente al respecto.

La preocupación se agudiza cuando se observan factores como la disminución de la inversión, de la producción de bienes y servicios, del consumo y del empleo.

Recientemente se dieron a conocer los resultados del IGAE para abril que, si bien muestran una ligera mejora en términos anuales, es clara la tendencia a la baja que mantienen desde octubre del año pasado y nada sugiere una mejora en el corto plazo.

La actividad industrial, que aporta casi una tercera parte del PIB, acumuló en abril siete meses consecutivos con variaciones anuales negativas, debido especialmente al constante deterioro de la actividad minera y de la construcción.

Por su parte, el último dato del indicador de consumo privado en el mercado interior, de marzo, arroja su primera caída anual (0.8%) desde diciembre del 2012. Cifras más oportunas de ventas al menudeo registraron un repunte anual de 2.2%, en tanto que el indicador de ingresos totales por la prestación de servicios se contrajo 2.7%, su primera caída en los últimos trece meses.

Las actividades terciarias, que integran los sectores de comercio y servicios, tuvieron un avance anual de 0.5% en abril, porcentaje que, si bien refleja una modesta mejora, fue el segundo más bajo desde diciembre del 2009, después del magro incremento de 0.2% en marzo.

El mercado laboral ha resentido el debilitamiento de la actividad productiva. Las cifras sobre el empleo formal, considerando los trabajadores registrados en el IMSS como su principal indicador, muestran una desaceleración significativa. En mayo solo se registraron 3,983 nuevos trabajadores, cifra 88.2% menor a la del mismo mes del año pasado. Asimismo, el total de registros acumulados en los primeros cinco meses del año sumó 303,545, cifra menor en 38% a la observada en igual lapso del 2018.

En general, el mercado laboral se debilita. Las cifras del INEGI indican que en mayo la tasa de desempleo fue de 3.5%, similar a la del mes previo y ligeramente superior a la de mayo del año pasado. Sin embargo, preocupa que en 25 de las 32 entidades federativas la tasa de desempleo fue mayor a la de un año antes.

En términos de ocupación, los indicadores muestran indicios de una mayor precarización del empleo. La tasa de subocupación, que integra a aquellas personas que declararon tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, representó 7.5% de la población ocupada, tasa superior en una décima de punto porcentual a la del mes previo y medio punto porcentual por arriba del resultado de mayo del año pasado. Asimismo, la tasa de

Condiciones Críticas de Ocupación, en donde se registra a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos, se ubicó en 19.3%, que es de sus niveles históricamente más altos.

La tendencia de la actividad económica es claramente descendente y no puede atribuirse a factores temporales. Es imprescindible que se tomen medidas efectivas a la brevedad para revertir dicha tendencia. De lo contrario hay peligro de que el magro crecimiento que la economía ha experimentado en los últimos años, y que recientemente se ha debilitado aún más, se convierta en un estancamiento continuado y persistente o en recesión.

Este riesgo es importante por sí mismo actualmente, pero puede derivar en mayores complicaciones económicas. Sin duda, de persistir la baja actividad económica y la insuficiente inversión podría presentarse una inestabilidad macroeconómica, que lógicamente vendría a complicar más el entorno y abriría la posibilidad de un círculo vicioso de estancamiento o recesión con inestabilidad cambiaria y posiblemente de mayor inflación.

Ello debido a que al mermar los ingresos públicos por un menor crecimiento (sumándose a otros factores como la plataforma de producción petrolera muy por debajo de la programada y el creciente costo del servicio de la deuda, resultado en parte de los cambios en la calidad crediticia del sector público), surgirían presiones considerables sobre el déficit fiscal.

Además, posiblemente habrá presiones sobre el gasto público en los meses subsecuentes, provenientes de la represión continuada de diversos rubros de gasto público que, sumada a las reducciones de los dos ejercicios anteriores, pueden ser considerables.

Así pues, el riesgo es que, de no contenerse la tendencia recesiva y sus consecuencias adversas por sí mismas, en el mediano plazo se sume un descarrilamiento de las finanzas públicas por una imposibilidad de mantenerlas bajo control. Si eso llegara a suceder, se podría presentar una reversión de flujos de capital que a su vez desestabilizaría el tipo de cambio y resurgirían las presiones inflacionarias. Si este escenario se llegara a concretar, el resultado podría ser una crisis generalizada de la economía.

Ante los riesgos señalados, el CEESP insiste una vez más en la urgencia de que se den las condiciones para que la inversión, como el principal motor de crecimiento, se reactive a la brevedad. Se requiere, además de un entorno de estabilidad macroeconómica, un ambiente de seguridad para los inversionistas: reglas del juego claras, cumplimiento de contratos, estado de derecho y seguridad.

Como parte de las acciones necesarias para reactivar la economía, el gobierno y los empresarios reconocen la relevancia que tiene la confianza para estimular la inversión privada mediante el Acuerdo para Promover la Inversión y el Desarrollo Incluyente, firmado por la IP y el Gobierno Federal, que subraya que las reglas, mensajes y propósitos del del sector público y el empresariado deben ser claros a fin de generar confianza y estabilidad para la inversión.

El cumplimiento de dicho componente del acuerdo es clave. Por ello es imprescindible evitar acciones como algunas que se han presentado desde la firma del acuerdo. El 13 de junio, mismo día en el que se firmó el citado acuerdo, se anunció la cancelación de la ronda programada para octubre, en la que Pemex buscaría nuevos socios. El miércoles 26 de junio el Presidente canceló el permiso para el uso de fracturación hidráulica, fracking, en el campo terrestre de Huampa, en Tampico-Mizantla, después de que apenas un día antes al Comisión Nacional de Hidrocarburos había anunciado su aprobación.

Otra señal preocupante es la decisión de la CFE de iniciar un proceso de arbitraje para modificar diversas cláusulas que las autoridades mexicanas consideran abusivas en contratos para la construcción de gasoductos. El primer caso fue la demanda a la empresa IEnova y TC Energía, por la construcción del gasoducto marino Texas-Tuxpan, el cual se concluyó el pasado 11 de junio. El segundo caso fue el de la empresa Carso Gasoducto Norte, que inició en 2015 la construcción de un gasoducto en el trayecto Samalayuca-Sásabe en los Estados de Chihuahua y Sonora y aún no se termina la obra.

Más allá de evitar señales confusas como las señaladas, resalta la importancia de la inversión en el sector energético, especialmente bajo las circunstancias actuales de la economía, que tienden al estancamiento. En este contexto, es propicio, y hasta urgente, que autoridades fuesen más abiertas a permitir la participación de empresas privadas en el sector. Cabe subrayar el hecho de que la producción de crudo en mayo fue la segunda más baja desde diciembre de 1979, después de la reportada en enero.

MÉXICO

La actividad productiva del país inició el segundo trimestre del año con una modesta mejoría al reportar que en abril el indicador global de la actividad económica (IGAE) tuvo un avance de 0.1% respecto al mes previo, después de la caída de 0.5% que reportó en marzo. El origen principal de este resultado fue el incremento de 1.5% en las actividades secundarias, impulsado principalmente por el aumento de 2.2% en la industria de la construcción y del avance de 0.6% de la industria manufacturera. Por el contrario, las actividades terciarias tuvieron una baja manual de 0.3%, en tanto que las primarias cayeron 2.6%. En su comparación anual el IGAE también mejoró su comportamiento al mostrar un crecimiento de 0.3%, aunque persiste la debilidad de la actividad económica del país.

Durante los primeros quince días de junio, los precios al consumidor aumentaron 0.01%, lo que significó su menor alza para el mismo lapso en los últimos seis años. Este resultado respondió principalmente al aumento de 0.16% en el subíndice de precios subyacente, dentro del cual los precios del rubro de mercancías aumentaron 0.10% y los de servicios 0.23%. Por su parte, el subíndice de precios no subyacente disminuyó 0.47%, como consecuencia de una baja de 0.44% en los precios de productos agropecuarios y de la disminución de 0.50%, en los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno. En términos anuales, el indicador general de precios mantuvo un comportamiento a la baja al ubicarse en 4.0%, después del 4.13% de la quincena previa. La inflación anual subyacente fue de 3.87% y la no subyacente de 4.34%

MÉXICO

Durante abril las ventas al menudeo registraron un repunte mensual de 0.7%, después de haber tenido una baja de 0.2% un mes antes. Este resultado respondió al aumento de las ventas en ocho de los nueve segmentos que integran el indicador general. Sobresale el aumento mensual de 6.0% en las ventas exclusivamente a través de Internet, y catálogos impresos, televisión y similares, seguido del incremento de 2.7% en las de abarrotes, alimentos, bebidas, hielo y tabaco. Las ventas de artículos para el cuidado de la salud y de artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal aumentaron 2.3% en cada caso. Únicamente la venta de productos textiles, bisutería, accesorios de vestir y calzado tuvo un resultado negativo en el mes al descender 0.3%. Con estos resultados, la variación anual del indicador general de ventas al menudeo fue de 2.2%.

Por el contrario, en abril el indicador de ingresos totales por la prestación de servicios registró una disminución mensual de 3.1%, que fue la más pronunciada desde finales del 2009. Este comportamiento tuvo su origen en la caída de los ingresos por la prestación de servicios en seis de los nueve segmentos que integran el indicador general. Sobresale la caída mensual de 5.2% en servicios de apoyo a los negocios y manejo de residuos y desechos, y servicios de remediación. En el caso de los servicios educativos la caída fue de 2.6%, en tanto que en el rubro de información en medios masivos la baja fue de 2.3%. Estos resultados propiciaron que en su comparación anual, el indicador de ingresos del sector servicios disminuyera 2.7%, su primera baja en los últimos trece meses.

MÉXICO

El debilitamiento de la actividad productiva del país comienza a mostrar sus efectos en los indicadores del sector laboral. Información del INEGI señala que durante abril el Índice Global de Personal Ocupado de los Sectores Económicos (IGPOSE), que integra los datos de ocupación reportados por los sectores de la construcción, manufacturero, comercio y servicios privados no financieros, tuvo un avance mensual de 0.1%, lo que significó que su comparación respecto al mismo mes del año pasado mostrara un avance de 0.4%. Si bien su evolución anual ha mantenido variaciones positivas desde principios del 2010, se aprecia una clara desaceleración en su ritmo de crecimiento a partir del año pasado, de tal forma que el dato de abril es el más bajo desde abril del 2009.

Los indicadores de ocupación y empleo también muestran presiones. Por una parte la información para mayo indica que la tasa de desocupación se mantuvo en 3.5%, porcentaje superior en tres décimas a la observada un año antes. Asimismo, se percibe que la precarización del empleo se mantiene. Por su parte, en mayo la tasa de subocupación se ubicó en 7.5%, medio punto por arriba de la reportada en mayo del año pasado. La tasa de condiciones críticas de ocupación repuntó a 19.3%, nivel superior en 3.3 puntos porcentuales al del año pasado.

Las cuentas externas indican que en mayo el valor total de las exportaciones de mercancías creció a una tasa anual de 6.1%, impulsado por el avance de 7.7% en las ventas de bienes no petroleros. Las exportaciones petroleras cayeron 6.9%. Por su parte, el valor de las importaciones creció solo 0.1%, de tal manera que esto permitió que el saldo de la balanza comercial en el mes fuese superavitario en 1,030.7 millones de dólares.

ESTADOS UNIDOS

El Departamento de Comercio señaló que, de acuerdo con su tercera revisión, el PIB del primer trimestre del año creció a una tasa anualizada de 3.1%, porcentaje similar a la segunda revisión. Si bien se mantuvo sin cambio el crecimiento del PIB, al interior de sus componentes si se observaron algunos ajustes. El gasto en consumo personal se ajustó a la baja de un incremento de 1.3% a uno de 0.9%, diferencia que fue compensada por el ajuste al alza en la inversión privada, en las exportaciones y en el gasto gubernamental.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó que en mayo la venta de casas nuevas, a tasa anual ajustada, fue de 626 mil unidades, cifra que resultó inferior a las 683 mil estimadas por el mercado y las 679 mil reportadas un mes antes. Este comportamiento se atribuye principalmente a la caída mensual de 35.9% en las ventas de vivienda nueva en la zona geográfica del oeste, y por la baja de 17.6% en el noreste. Por el contrario, en el medio oeste la venta de vivienda creció 6.3% durante el mes y en el sur tuvo un avance de 4.9%. Respecto al mismo mes del año pasado, la venta de vivienda nueva en los Estados Unidos disminuyó 3.7%.

Los resultados del Reporte del Departamento de Comercio muestran que en mayo el ingreso personal se incrementó 0.5% respecto al mes previo, porcentaje similar al del mes previo, pero superior en dos décimas de punto porcentual a la estimación del mercado que anticipaba un avance de 0.3%. Por su parte, el gasto personal creció 0.4%, en línea con la previsión del mercado, aunque inferior al aumento de 0.6% de abril.

AGENDA ECONÓMICA

INDICADORES FINANCIEROS SEMANALES

Centro de Estudios Económicos del Sector Privado A.C.
www.ceesp.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

A %d blogueros les gusta esto: