Veritas Online

Ejercicio Profesional

SF BULLETIN: Aligerar las revelaciones

SF BULLETIN: Aligerar las revelaciones
mayo 30
10:26 2014

Las últimas propuestas de la SEC se dirigen a liberar a las corporaciones de una “sobrecarga de revelaciones” para que se enfoquen en las importantes.

La Comisión de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos (EU) está preparando un estudio autorizado por el Congreso que examina potenciales requisitos de información financiera que pueden eliminarse. La Presidenta de la SEC, Mary Jo White, ha estado hablando del tema de liberar a las corporaciones de revelar información que ya no se considera de “importancia relativa”, de modo que sea más fácil para los inversionistas entender la Forma 10-K (reporte anual muy detallado) y otros informes financieros. La Sección 108 de la JOBS Act de 2012 (Ley sobre el Empleo) requiere que la SEC analice en forma integral las reglas que forman los fundamentos de su régimen de revelaciones.

La Ley JOBS incluía disposiciones dirigidas a facilitar a las compañías emergentes salir a bolsa, en parte al reducir los requisitos de sus revelaciones como las relativas a informes sobre controles internos. La División de Finanzas Corporativas de la SEC está terminando este informe, y White dice que se espera hacerlo público muy pronto. Hay posibilidades de que estas recomendaciones vayan más allá de las disposiciones de la JOBS para compañías “emergentes”, y que haya una perspectiva de aligerar los requisitos de información para las grandes corporaciones. Por supuesto, el Congreso tendría que convertir en ley cualquier recomendación de SEC, que tendría que pasar por ambas cámaras.

Un grupo de asuntos que señaló como listos para revisión es el de las guías industriales que emite la SEC para diversos sectores. La guía para la industria del petróleo y del gas se actualizó por última vez en 2008. También están listas las guías sobre la industria minera, las compañías poseedoras de bancos (publicadas originalmente en los años 60), y otras.

Las intenciones de White son difícilmente revolucionarias, pero ha estado también sondeando una noción algo más radical en otra área, desacreditando de manera cortés los mandatos del Congreso, que parecen más dirigidos a ejercer presión social en las compañías para que cambien su conducta y no para que revelen información financiera que conforme las decisiones de inversión.

Esta crítica ligera se refiere a un mandato de la Ley Dodd-Frank de que las compañías revelen su involucramiento en la extracción de minerales conflictivos, que se origina en la República Democrática del Congo o en algún país vecino. Añade, “como un asunto de política, debo cuestionar que para el logro de estas metas se usen las leyes federales sobre valores y el poder de la SEC sobre revelación obligatoria”.

SE PROPONE EL XBRL

Son cada vez más públicos los comentarios de White sobre la “sobrecarga de revelaciones” y comienzan a tener eco en Washington, D.C. Tom Quaadman, Vicepresidente del Centro de Competitividad de Mercados de Capital de la Cámara de Comercio de EU, el 23 de octubre, en una comparecencia del Comité de Servicios Financieros del Congreso, mencionó los comentarios recientes de White al discutir una ley para exentar a ciertas compañías de tener que presentar ciertos reportes en XBRL (Lenguaje eXtensible de Información de Negocios).

A principios de 2009, la SEC publicó tres reglas definitivas que requerían el etiquetado o referencia XBRL de cierta información de revelaciones para las compañías operadoras, fondos mutuos, y agencias de calificación de créditos. El subcomité de Empresas de Mercados de Capital y Patrocinio del Gobierno ese día rechazó efectivamente este requisito para firmas con ingresos totales de menos de mil millones de dólares. Bajo la ley, apenas tres de cuatro compañías públicas estarán exentas.

Dice Quaadman, “XBRL ha sido un trabajo en progreso y cada vez pasa por más problemas. Se debería requerir a los emisores pequeños que usen XBRL solo después de haber resuelto las dificultades y de que los costos por cumplimiento hayan bajado al punto en que sean menores a los beneficios”.

Pero Heath Abshure, comisionado de valores del estado de Arkansas, quien testificó en nombre de la Asociación de Administradores de Valores de Norteamérica, se opuso a la Ley del XBRL. Dijo, sin embargo, “los reguladores estatales de valores son muy sensibles al costo del cumplimiento que pueda imponer el XBRL en algunas empresas realmente pequeñas, y en el caso de esas compañías, esperaríamos que el Congreso y la SEC concedieran a los declarantes que tienen una exención o dispensa más limitada, minimizar cualquier costo o carga excesivos asociados con este nuevo protocolo de presentación”.

La Ley JOBS incluía disposiciones dirigidas a facilitar a las compañías emergentes la salida a bolsa, en parte al reducir los requisitos de sus revelaciones.

REPORTE SOBRE INFORMANTES

En noviembre de 2013, la SEC emitió su reporte anual de la Oficina del Informante (OWB, por sus siglas en inglés), Reporte Anual 2013 al Congreso sobre el Programa Dodd-Frank de Informantes. La OWB se creó bajo la Ley Dodd-Frank, con presupuesto del Fondo de Protección del Inversionista establecido por el Congreso.

El reporte encontró que se hicieron tres mil 238 denuncias en 2013 y que ha habido seis mil 573 reportes desde que comenzó el programa. La cantidad de denuncias de informantes ha aumentado de manera considerable desde que se implementó el programa en 2011.

Las tres categorías más relevantes reportadas en 2013 fueron Revelaciones Corporativas (17.2%), Ofrecimiento de Fraude (17.1%), y Manipulación (16.2%), las mismas categorías que el año anterior.

Las personas pueden presentar un reporte en el sitio web de SEC o llamar al teléfono de emergencia, ambos disponibles a un amplio público. Las denuncias no solo se originan en EU, sino también internacionalmente. California, Nueva York, y Florida reportaron el número más alto de denuncias de informantes en 2013, respectivamente. Además, 55 países fuera de territorio estadounidense denunciaron ante la SEC. Reino Unido, Canadá, y la República Popular de China reportaron el mayor número, respectivamente.

La SEC emite un Aviso de Acción Encubierta cuando se ha llegado a una decisión final de la corte después de que una denuncia conduzca a la recuperación de más de un millón de dólares. Los informantes pueden ver los Avisos en el sitio web de la SEC y solicitar una recompensa en efectivo mediante presentación de una forma. En 2013 se emitieron 118 Avisos, y desde el año 2011 otros 431.

La SEC concedió recompensas por más de 14.8 millones de dólares a los informantes en 2013. El grueso de estas (más de 14 millones) se otorgó en septiembre a un solo informante cuyas denuncias llevaron al arresto de los perpetradores y a la recuperación de fondos del inversionista. Desde 2011, seis informantes han recibido recompensas. A cuatro de ellos se les otorgó en efectivo en 2013.

Sean X. McKessy, jefe de OWB, sigue alentando a los informantes a manifestarse sin miedo a represalias. “Al final del día, de lo que se ocupa el programa de informantes es de la protección de los inversionistas. OWB espera que el programa de informantes de la Comisión siga creciendo”.

¿REVOLUCIÓN DE LA CONTABILIDAD?

En su libro, Early Warning and Quick Response: Accounting in the Twenty First Century (Advertencia Oportuna y Respuesta Rápida: La Contabilidad en el Siglo Veintiuno), David Mosso, del Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB), admite haber ayudado a crear un lío contable, también conocido como los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP, por sus siglas en inglés). Dice Mosso, “Las utilidades son el bote de basura del proceso contable y el capital del dueño es el basurero”. Su atrevido mensaje, considerando quién es, nos recuerda el viejo dicho: “¡La puerta del carpintero siempre está rota!”.

Mosso descubre muchos problemas en el modelo contable actual de GAAP, incluyendo la falta de un objetivo efectivo, la mala clasificación de algunos pasivos como capital de los dueños, y el proceso de asignación por opción y selección donde no hay manera de probar que un método de asignación es mejor que otro, lo que hace que los estados financieros sean casi siempre poco comparables e inconsistentes en alto grado. Con esos problemas, el modelo falla para la previsión de las primeras señales de advertencia de las inminentes crisis financieras.

David Mosso, del Consejo del FASB, propone, en su reciente libro, nuevos modelos para reemplazar el contable actual y el proceso de fijación de normas.

Para tratar estos retos, Mosso propone nuevos modelos para reemplazar el modelo contable actual y el proceso de fijación de normas. El primero es el modelo de medición de la riqueza o patrimonio (WMM, por sus siglas en inglés), en el que todos los activos y pasivos medibles deben reconocerse en la hoja de balance de una entidad y medirse a su valor razonable. El resultado es un balance que muestra la riqueza o patrimonio y un estado de resultados que refleja un cambio en la riqueza o patrimonio. Además, deben revelarse los activos y pasivos que no son mensurables.

Bajo el WMM, los estados financieros deben segmentarse y se prohíbe la capitalización del crédito mercantil. Mosso cree que todas las entidades, incluyendo las de gobierno y las de fines no lucrativos, deben usar el modelo. Anota, “El mantra de implementación debiera ser: todo incluido, todo razonable-universal, sin selección, sin excepciones”.

El WMM brinda una solución a miles de normas de contabilidad que gobiernan hasta el último trocito de los estados financieros y los asuntos de asignación de costos. Además, el modelo ofrece una mejor comparabilidad y ayuda a identificar las primeras señales de un desastre inminente para la entidad o industria.

El segundo modelo es el de respuesta rápida pensado para la revisión general del proceso de implantación de normas. El modelo contable actual se basa en la selección y no tiene compás de guía para la toma de decisiones, lo que deja demasiado campo para el debate, negociación y cabildeo.

Cuando se adopta el WMM, el proceso propuesto de implementación de normas resolverá rápidamente la mayoría de los problemas contables emergentes. Más aún, funcionará como un mecanismo de advertencia temprana para localizar problemas que, bajo el proceso actual, podrían echar raíz y extenderse por toda una industria.

Mosso hace una estricta distinción entre pasivos y capital o participación de los dueños. Su argumento es convincente y atractivo, así como el tratamiento del crédito mercantil como gasto.

Mosso no subraya a qué grado podemos confiar en que las compañías usen el WMM de manera razonable y cómo podrán los auditores verificar los cálculos del valor razonable, que implican muchos supuestos y estimados para partidas sin precio de cotización en los mercados activos.

Redacción Grupo Medios

veritas@colegiocpmexico.org.mx

>Este artículo es una reseña del original titulado “SF Bulletin”, publicado en Strategic Finance, diciembre de 2013. Traducción para Veritas, del Colegio de Contadores Públicos de México, por Jorge Abenamar Suárez Arana.

AUTOR ORIGINAL: Stephen Barlas. Adel Abutarboush (adel_abutarboush@hotmail.com).

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: