Veritas Online

Ejercicio Profesional

Servicio de admnistración tributaria: La revolución tecnológica

Servicio de admnistración tributaria: La revolución tecnológica
julio 01
08:00 2016

Ante las nuevas herramientas tecnológicas del SAT, el reto para los contadores será adaptarse; su rol será analizar los procesos y datos, y seguir siendo ese puente entre los usuarios de la información financiera y las fuentes de donde proviene.

El Lic. Aristóteles Nuñez, jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT) fue protagonista del Financial Executives Networking Group (www.thefeng. org) Capítulo México, que se llevó a cabo el 27 de abril en la Ciudad de México. Se abordaron diversos temas durante las casi dos horas que duró su intervención, pero lo que más llamó la atención de los presentes fue la revolución tecnológica del SAT en los últimos años. Actualmente se presencian cambios profundos en los mecanismos de recaudación en México, y estos ya tienen un impacto muy importante en el trabajo que desarrollan los contadores públicos. El objetivo de este artículo es comentar algunos de esos cambios, anticiparnos a algunas de las posibles tendencias futuras, y dar algunas recomendaciones.

RECAUDACIÓN EN MÉXICO

De 1950 a 1970 vivimos el llamado “milagro mexicano” en el que nuestra economía creció a tasas relativamente altas y esto permitió empezar a consolidar nuestro desarrollo, manteniendo un equilibrio fiscal y monetario. Sin embargo, el boom petrolero de finales de la década de los años 70 permitió que el Estado se endeudara y que financiara gran parte de su gasto corrriente con la riqueza petrolera. Esto le permitó al Estado vivir de manera cómoda durante cierto tiempo, sin preocuparse por balancear sus finanzas públicas ni asegurarse de que individuos o empresas pagaran los impuestos que realmente les correspondían. Afortunadamente nuestra economía hoy está más diversificada y depende en menor medida del petróleo.

No obstante, la buena trayectoria de la economía mexicana, las crisis financieras recurrentes de los años 70, 80, y de 1994 crearon un enorme sector informal, en el que millones de personas fueron desplazadas de la economía que sí pagaba impuestos. Las pocas alternativas viables para estos millones de mexicanos eran emigrar a los Estados Unidos de América, refugiarse en actividades económicas informales, o muy lamentablemente, integrarse a actividades criminales como el narcotráfico y el crimen organizado. El resultado fue una economía formal muy golpeada, con una de las tasas de recaudación fiscal más bajas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y por ende un Estado debilitado.

A partir de mediados de los años 80, surgió una nueva generación de líderes que entendieron muy bien el reto de la formalidad y del equilibrio fiscal, y que comenzaron a tomar algunas medidas importantes en la lucha contra la evasión fiscal: impresores autorizados, recibos y facturas prefoliadas, cajas registradoras certificadas, mayores penas civiles y corporales contra evasores de impuestos, y algunos insipientes controles tecnológicos. Fue en la primera década de este siglo XXI, cuando el SAT comenzó a hacer inversiones importantes en tecnologías de la información que permitieron por primera vez validar y comprobar transacciones en tiempo real. Para muchos era increíble pensar que este país pudiera migrar a un sistema de factura electrónica con timbrado en tiempo real, contabilidad electrónica, y los cruces de información que se pueden realizar contra otras bases da datos como las de Declaraciones Informativas para Operaciones con Terceros (DIOT) o del sector financiero (por ejemplo, tarjetas de crédito).

Hay quienes argumentan que el acceso del SAT a toda esta información es anticonstitucional y representa un riesgo en cuanto a la seguridad de la información. Un punto de vista muy válido y que requiere un análisis detallado. Sin embargo, lo que podemos decir es que desde un punto de vista pragmático, el SAT cuenta actualmente con herramientas tecnológicas muy importantes que le permiten evaluar el riesgo de su cartera de contribuyentes casi con el rigor y las metodologías que utilizarían instituciones financieras de primer nivel para evaluar su cartera de crédito.

En muy poco tiempo, la autoridad será capaz de tener un perfil de riesgo para cada contribuyente, detectar movimientos importantes en sus cuentas bancarias en tiempo real e identificar inconsistencias en la información que el sistema va recibiendo de diversas fuentes, incluso desde el extranjero a través de programas de intercambio de información como el Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA). La autoridad será capaz de calcular el resultado fiscal y el impuesto a pagar de cada contribuyente y enviarle directamente su línea de captura para que realice su pago. Ya no habrá necesidad de hacer declaraciones anuales.

Algunos colegas muestran mucha preocupación e incertidumbre ante este escenario, principalmente porque su práctica profesional está enfocada hacia temas fiscales tradicionales. La reflexión es que los contadores siempre hemos sido extraordinariamente exitosos para adaptarnos al cambio, y lo tendremos que hacer una vez más. La realidad es que líneas de negocio tradicionales como el dictamen fiscal o el cálculo de impuestos de personas físicas ya desaparecieron o lo harán en un futuro cercano, pero nuevas oportunidades vendrán a sustituir a las anteriores. Se ve una Contaduría Pública cada vez más cercana a las tecnologías de la información y al análisis de procesos y datos.

En poco tiempo, el SAT será capaz de tener un perfil de riesgo para cada contribuyente, y detectar movimientos importantes en sus cuentas.”

El Contador del futuro será cada vez más un consultor, en una posición única para entender las características fundamentales de la información financiera, la seguridad de los datos, las relaciones entre procesos, las oportunidades para buscar eficiencias, y la infraestructura tecnológica necesaria para producir, resguardar y comunicar datos hacia dentro y hacia afuera de la organización.

En cierta medida, nuestro rol será el mismo: un puente entre los usuarios de la información financiera y las fuentes de donde proviene. Pero nuestro lado tecnológico estará mucho más desarrollado. Seguiremos siendo clave para el sector empresarial, como los asesores de negocio que facilitan la mejor toma de decisiones posible.

CONCLUSIONES

El mayor aprendizaje de esta conversación con el Jefe del SAT es que es necesario darle al Estado mexicano la fortaleza financiera para llevar a cabo su misión, y eso implica que todos paguemos impuestos de la forma proporcional y equitativa. Eso también implica que el Estado garantice un uso disciplinado, transparente e incuestionable de los recursos públicos en los tres niveles de gobierno.

Ha llegado el momento de darle la fortaleza necesaria al Estado mexicano para que cumpla cabalmente con sus obligaciones y una forma de hacerlo es dándole la solidez fiscal necesaria. Existen muchos paradigmas por romper en nuestro país y uno de los más importantes es la naturaleza de la relación entre el gobernante y el gobernado. Actualmente hay una relación disfuncional en la que los gobernados no confiamos en las autoridades, mientras que los gobernantes hasta cierto punto han traicionado su mandato a través de la corrupción, el dispendio o la falta de resultados.

Un elemento que puede romper este ciclo disfuncional de desconfianza es empoderar a los ciudadanos, hacerles plenamente conscientes de sus derechos y sus obligaciones, y partícipes de las decisiones financieras del gobierno. En la medida en que más ciudadanos paguen los impuestos que les corresponden, tendremos una sociedad civil más participativa y más interesada en asegurarse de que sus recursos financieros sean utilizados de manera correcta.

Como dijo el famoso investigador organizacional Peter Drucker: “La mejor manera de predecir el futuro, es crearlo”. La Contaduría Pública en México está creándose un futuro extraordinario, lleno de tecnología, innovación y cambio.

C.P.C. Armando Nuricumbo Ramírez
Director General en México de la firma internacional RGP y Presidente del
Comité de Sector Financiero de la Cámara de Comercio Británica
www.nuricumbo.com

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: