Veritas Online

Fiscal

SAT: fiscalización, nuevas formas de recaudación

SAT: fiscalización, nuevas formas de recaudación
marzo 01
2019

Mediante la utilización de herramientas tecnológicas, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Servicio de Administración Tributaria buscarán incrementar la recaudación de los contribuyentes.

En las noticias que se dieron a conocer en los medios de comunicación y en las redes sociales a finales de 2018, estuvo la del despido de varios trabajadores del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de las administraciones locales. Por un lado, se publicaban noticias como las del periódico El Financiero (21 de diciembre 2018): “De acuerdo con información recabada por este diario, el jueves se reportaron despidos masivos en al menos 12 oficinas locales del SAT, donde los trabajadores aseguran que se debe a los recortes presupuestales del Gobierno Federal para el siguiente año. El Financiero solicitó al SAT información al respecto, pero hasta esta noche no ha dado respuesta. Los despidos se reportan en las oficinas de Tuxpan, Veracruz; Los Cabos, Baja California Sur; Ensenada, Baja California; Ciudad Guzmán, Jalisco; Piedras Negras, Coahuila; Los Mochis, Sinaloa; Irapuato, Guanajuato; Ciudad de México; Puerto Vallarta, Jalisco; Cuernavaca, Morelos, entre otras”.

Por otro lado, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) presentaba un documento, donde mostraba que habría un incremento en la recaudación de las principales contribuciones federales; no obstante, en las bases de las contribuciones no se observaban modificaciones sustanciales ni había incremento en el porcentaje de los impuestos federales (Impuesto Sobre la Renta, ISR; Impuesto al Valor Agregado, IVA; Impuesto Especial Sobre Productos y Servicios, IEPS).

La pregunta obvia era ¿cómo podrá incrementar, el Gobierno, la recaudación de las contribuciones en este contexto? Para comprender el porqué de los despidos y el cómo se buscan obtener más contribuciones que el año anterior, se platicaron de los antecedentes de la fiscalización instrumentada por parte del Gobierno Federal.

ANTECEDENTES

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el 2004, modificó los artículos 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación (CFF) para alinearse al nuevo entorno tecnológico o la modalidad de efectuar negocios entre las empresas (comercio electrónico). Ese año surgió el término factura electrónica en el CFF, que, en aquel entonces, era una opción para los contribuyentes.

Según lo establecido en el artículo 29, párrafos 9 y 10 del CFF, “las personas físicas y morales que cuenten con un certificado de e.firma (Firma Electrónica Avanzada) vigente y lleven su contabilidad en sistema electrónico, podrán emitir los comprobantes de las operaciones que realicen mediante documentos digitales, siempre que dichos documentos cuenten con sello digital amparado por un certificado expedido por el SAT, cuyo titular sea la persona física o moral que expida los comprobantes”.  

En 2010, el CFF introduce el término de Comprobante Fiscal Digital (CFD) y Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), por lo que a partir de esa fecha entran en el esquema de CFD los contribuyentes que durante el 2010 emitieron comprobantes fiscales con las disposiciones establecidas en el artículo 29 del CFF, mientras que aquellos contribuyentes que comenzaron a facturar a partir del 1 de enero de 2011 se encuentran en el esquema denominado CFDI. Hasta ese momento, el SAT únicamente estaba adecuándose a la nueva forma de hacer negocios a nivel internacional.

En 2014, por medio del SAT, la SHCP puso en marcha la contabilidad electrónica, por lo que los contribuyentes, a partir de ese momento, estuvieron obligados a enviar su contabilidad al Buzón Tributario del SAT. Posteriormente, se efectuaron cambios en las versiones del CFDI (2017 y 2018), lo cual permitió al SAT incrementar la recaudación de los principales impuestos.

SHCP modificó los artículos 29 y 29-A del Código Fiscal para alinearse al nuevo entorno tecnológico.”

HERRAMIENTAS

El objetivo de todos esos cambios fue reducir los riesgos de fraude y evasión fiscal, así como evitar que los funcionarios del SAT hicieran “arreglos” con los contribuyentes en forma lícita.

Los mecanismos implementados por el SAT han sido la utilización de la tecnología para revisar que lo facturado coincida con lo presentado en la contabilidad (balanzas que envían los contribuyentes al Buzón Tributario), así como comparar la información extraída de los CFDI con lo declarado en las diferentes contribuciones. La primera comprobación que hizo la autoridad fue en el 2017, y consistió en cotejar el ISR retenido con lo declarado mes a mes. Por las diferencias detectadas, el SAT envió invitaciones a los contribuyentes para aclarar su situación. Sin embargo, la mayoría de los casos derivó en la omisión de contribuciones. Actualmente, el SAT está enviando invitaciones a los contribuyentes para disipar esas diferencias entre los ingresos, según la información reportada en los CFDI, con lo declarado, pero esta vez si el contribuyente no hace las aclaraciones pertinentes ello originó en el pago de las contribuciones que correspondan, así como en el pago de multas y la actualización por haber declarado incorrectamente el ISR.

CONCLUSIONES

El SAT recaudará más en los próximos años debido al uso de herramientas tecnológicas y la implantación efectuada en el tema de comprobantes fiscales digitales; asimismo, será más eficiente porque con menos gente incrementará sus ingresos. Adicionalmente, con los acuerdos entre el Gobierno Federal y los gobiernos estatales, en poco tiempo también se determinará la base y el pago de los Impuestos Sobre Nómina. Ello responde el porqué el despido de trabajadores del SAT y el cómo se incrementará la recaudación en este 2019.

Mtro. José Luis Zamora Morales
Socio de Auditoría BHR Enterprise Worldwide e Integrante del Consejo Editorial de la Revista Veritas del Colegio
jlzamora@rdcmx.com


Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: