Veritas Online

Rostro Humano

Roberto del Toro Rovira

Roberto del Toro Rovira
febrero 28
15:15 2014

Trazar una semblanza de Roberto del Toro Rovira ante los lectores de Veritas en ciertamente tarea difícil, porque corre los riesgos igualmente severos de la omisión o de la redundancia. Apelamos entonces a su generosidad para que nos acompañen en las evocaciones de quien fuera Expresidente del Colegio de Contadores Públicos de México, pero también para compartir el recuerdo de experiencias a lo largo de una intensa ruta vital, del multifacético vínculo con el colega y el profesional brillante, el académico enterado y sabio, el mentor generoso, el pensador profundo y, siempre, el amigo entrañable.

Graduado como Contador Público en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Roberto obtuvo un Diplomado en Administración por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), estudió los cursos sobre Cultura y Civilización Italianas en el Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras de la UNAM, y a lo largo del tiempo continuó perfeccionando su conocimiento de la lengua italiana, incluso durante los últimos años de su vida, hasta dominarlo con maestría.

Ingresó en 1971 a la firma PricewaterhouseCoopers, hoy PwC, donde se desempeñó como socio a cargo del área internacional fiscal y asesoró a un gran número de empresas en el área fiscal, básicamente en el campo de reorganizaciones, transacciones intercompañías y operaciones internacionales.

Roberto fue un Contador Público devoto de la causa de esta profesión, de la que siempre transmitió su sentimiento, convicción y profundo orgullo por pertenecer a ella. Tanto que invitaba a ejercerla con dignidad y respeto, actuando siempre en un marco de seriedad, veracidad y honradez.

Socio del Colegio de Contadores Públicos de México y del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) desde 1973, decidió dedicar gran parte de su vida a contribuir para engrandecerla y –según sus propias palabras– devolverle algo de lo mucho que la profesión le había dado.

Inició sus actividades en el IMCP en la Comisión de la revista Contaduría Pública de la que fue miembro activo durante varios años y Presidente de la misma de 1984 a 1988. En su momento, ocupó la Vicepresidencia de Relaciones y Difusión, fue Presidente de la Comisión Editorial a lo largo de varios años y miembro de la misma hasta el último momento. Asimismo, fue miembro de la Comisión Fiscal, de la Comisión Premio Nacional de la Contaduría y participó varios años en la Comisión Organizadora de la Convención Anual del IMCP.

Sus muchos colegas, discípulos, colaboradores y amigos pueden atestiguar que el humanismo de Roberto no fue solo prédica, sino práctica cotidiana

Creó la serie Nuestra Profesión, que publicó 10 números y en el número 7 la obra de Luca Paccioli; elaboró folletos y videos promocionales para la institución y obtuvo el Premio Nacional de la Contaduría otorgado por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, por su trabajo Estudio sobre Fusiones y Escisiones.

Creador de la celebración del Día del Contador el 25 de mayo, la participación de Roberto del Toro en el Colegio abarcó múltiples actividades y cargos que desempeñó con gran entusiasmo, entre ellos las Vicepresidencias de Relaciones y Promoción Institucional, Desarrollo Profesional, Afiliación y Servicio a Socios.

En el año 2000, después de una intensa y revitalizante campaña electoral bajo el lema Todas las voces cuentan, alcanzó la Presidencia del Colegio y obtuvo, junto con su Comité Ejecutivo, una de las votaciones más nutridas de las que se tiene memoria. Al tomar posesión compartió varios de sus pensamientos de los cuales recogemos el siguiente extracto que retrata su entrega y convicción:

“A menudo nos olvidamos de que las cosas que nos rodean han nacido de actos de voluntad. A veces, hacemos algunos cambios, pero, en general, nos adormecemos en la costumbre y es necesario reconocer que las cosas siguen existiendo solo si son renovadas. Permanecer vigentes como un Colegio dinámico quiere decir que debemos interrogarnos a menudo sobre la eficacia de nuestras acciones, sobre las crecientes necesidades de la Membrecía y sobre las diferentes alternativas para satisfacer los requerimientos de todos los sectores.

“Todas las voces cuentan y el Colegio de Contadores Públicos de México exige escucharlas todas, sin excepción, para que de la armonía nazca el consenso.” Durante su presidencia dio forma al programa El Rostro Humano de la Contaduría Pública, como puente vinculante entre las necesidades de los niños en situación de riesgo en la Ciudad de México y su zona conurbada, y el deseo de los Contadores Públicos de ayudar con responsabilidad.

Siempre generoso, Roberto del Toro Rovira compartió su experiencia y conocimientos sin restricciones, por medio de sus libros, a través de sus artículos en su columna Contabilíssima publicada en Veritas desde 1992, ensayos, conferencias y en la propia cátedra en la universidad.

Autor, entre otros trabajos, de la novela El Desasosiego, Un estilo distintivo, Historia del Colegio de Contadores Públicos de México, A.C. y Crónica de un Siglo, historia de Pricewaterhousecoopers México, fue nombrado como el Profesor Distinguido por el Colegio de Contadores Públicos de México en 2007, y uno de los 50 mejores especialistas en el área fiscal a escala mundial durante tres años consecutivos por la revista Tax Business, editada en Londres.

Sus muchos colegas, discípulos, colaboradores y amigos pueden atestiguar que el humanismo de Roberto del Toro no fue solo prédica, sino también práctica cotidiana. Fue “un hombre sensible”, para usar palabras de Octavio Paz, “en el que la reflexión y la emoción no están reñidas”.

Evidencia de ello fue la congruencia de sus acciones tanto en su vida privada como en el quehacer profesional. Dotado de una gran sencillez que lo distinguía, Roberto fue esposo y padre ejemplar, maestro de varias generaciones, amante de la música y la literatura, un hombre fiel a sus convicciones, al compromiso de sus principios suscritos en el ejercicio de su profesión y al de sus más arraigadas creencias.

Vaya para él un recuerdo emocionado. Roberto del Toro compartió lo mejor de sí mismo: su incondicional apoyo en situaciones difíciles, su clara e inequívoca defensa de la profesión en los momentos decisivos. Su disposición en favor del diálogo y el entendimiento, de la sensatez, la moderación y la cordura.

Por C.P.C. Francisco J. Chevez Robelo

Presidente de El Rostro Humano de la Contaduría Pública

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: