Veritas Online

Información Financiera

Revolución IFRS 16 y NIF D-5, nuevas normas de arrendamiento

Revolución IFRS 16 y NIF D-5, nuevas normas de arrendamiento
mayo 01
2019

Las nuevas normas de arrendamiento entraron en vigor, y en tanto que generan cambios de impacto significativo en la contabilidad de los arrendamientos, es primordial conocer los cambios.

El Consejo de Normas Internacionales de Información Financiera (IASB, por sus siglas en inglés) y el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera (CINIF) emitieron, respectivamente, en enero de 2016 y 2018 la IFRS 16, Arrendamientos y la NIF D-5, Arrendamientos (ambas con fecha efectiva el 1 de enero de 2019). La IFRS 16 y la NIF D-5 reemplazan a las normas NIC 17, Arrendamientos y al Boletín D-5, Arrendamientos (de ahora en adelante “las normas anteriores”), generando cambios de impacto significativo en la contabilidad de los arrendamientos, particularmente para los arrendatarios.

Estas nuevas guías requieren que los arrendatarios reconozcan todos los arrendamientos en el estado de situación financiera, de tal forma que la información financiera refleje un activo por el derecho de uso del activo arrendado y el pasivo relacionado con los pagos futuros de arrendamiento. Aunque la NIF D-5 es convergente con la IFRS 16, tienen ciertas excepciones.

CAMBIOS EN EL ALCANCE

El alcance de las nuevas normas es similar al de las normas anteriores. Sin embargo, la definición de arrendamiento es diferente a la que anteriormente se incluía en la CINIIF 4, Determinación de si un Acuerdo contiene un Arrendamiento (antes supletoria para efectos de la NIF), lo cual puede resultar en que algunos contratos sean tratados de manera diferente en el futuro.

Con la entrada de la IFRS 16, la CINIIF 4 queda derogada, ya que la nueva norma de arrendamientos incluye una guía detallada que ayuda a las compañías a distinguir y evaluar si un contrato contiene un arrendamiento, un servicio, o ambos.

Asimismo, puede verse que la nueva definición de arrendamiento está más enfocada en que se analice quién controla el uso del activo subyacente, por lo que no sólo se necesita el derecho a obtener substancialmente todos los beneficios del uso del activo, sino también el de tener la habilidad de dirigir y controlar su uso. 

NUEVO LOOK PARA LOS ARRENDATARIOS 

Cierto, los impactos más significativos están en los arrendamientos que se clasificaban como operativos, el nuevo modelo conlleva impactos en razones financieras en el estado de situación, en el estado de resultados y en el de flujos de efectivo.

Se podrán observar nuevos activos y nuevas obligaciones en el estado de situación financiera, las cuales dan origen a nuevos cargos en el estado de resultados, ya que se tendrán que reconocer gastos por intereses del componente de financiamiento del pasivo por arrendamiento y gastos por depreciación del activo por derecho de uso. Debido a lo anterior, los gastos se verán incrementados, causando un mayor Beneficio antes de Intereses e Impuestos (EBIT, por sus siglas en inglés) y Beneficio antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones (EBITDA, por sus siglas en inglés) para compañías que tengan un número significativo de arrendamientos operativos. Las nuevas guías también traen cambios en la clasificación de los pagos por arrendamientos en el estado de flujos de efectivo que deberán ser contemplados. Este nuevo modelo podría afectar el cumplimiento de ciertas cláusulas en contratos de préstamos, calificaciones crediticias, métricas financieras de la entidad, por lo que se recomienda revisar a detalle los impactos y, en su caso, evaluar si se requiere renegociar condiciones de acuerdos relevantes.

EXCEPCIONES 

Las nuevas normas incluyen dos excepciones opcionales aplicables para los arrendatarios que permiten que se sigan contabilizando los arrendamientos como si fuesen “operativos”, es decir, en línea recta a través de resultados: 1. Arrendamientos de corto plazo, a menos de 12 meses. 2. Arrendamientos de activos, que en lo individual sean considerados de bajo valor.

CONSIDERACIONES PARA LOS ARRENDATARIOS 

A pesar de que no existen cambios significativos para los arrendadores, los cambios que se incluyen en las nuevas normas son relevantes para ellos. En particular, los arrendadores deberán tener presente la nueva definición de un arrendamiento, subarrendamientos y la contabilidad de ventas con arrendamientos operativos en vía de regreso. Aunque contablemente no se tienen tantos impactos para los arrendadores, se cree que los cambios serán originados por cuestiones de negocio que afectan a los arrendatarios.

Los siguientes aspectos se consideran de relevancia significativa en el análisis de las nuevas normas:

  1. Plazo del arrendamiento. Las nuevas normas definen el plazo de un arrendamiento como el periodo no cancelable, más periodos cubiertos por opciones de renovación u opciones de terminación, si es razonablemente cierto que el arrendatario ejercerá la opción de extender el plazo o de no ejercer la opción de terminar el contrato. La interpretación del término “razonablemente cierto” puede llegar a ser controversial, al respecto, las nuevas normas estipulan que se deberán contemplar todos los hechos y circunstancias que crean un incentivo económico para la entidad de ejercer o no ejercer una opción y pudieran estar incluidos o no en el contrato, por ejemplo mejoras significativas en locales arrendados, costos relacionados con la terminación del arrendamiento, los términos y condiciones contractuales para los periodos opcionales comparados con los del mercado, la importancia del activo subyacente para las operaciones del arrendatario, considerando, por ejemplo, si el activo subyacente es un activo especializado, su ubicación, entre otros. Esta es una de las áreas que podría ser trascendental para las entidades, ya que toda la contabilidad del arrendamiento parte de una correcta determinación del plazo.
  2. Tasa de descuento. Para la determinación del pasivo es una estimación crítica, ya que es poco común como arrendatario que se pueda obtener la tasa implícita en el arrendamiento, por lo que será necesario utilizar la tasa incremental que requiere obtener información relativa al activo por derecho de uso.
  3. Impuesto diferido. Actualmente, el IASB está trabajando en una enmienda para la NIC 12, Impuesto a las Ganancias, que excluirá a las transacciones de arrendamientos de la excepción de reconocimiento inicial de activos y pasivos, lo cual, de manera general, significa que se tendrán que contemplar los impuestos diferidos en el reconocimiento de los activos y pasivos por arrendamiento. Es importante considerar que la normatividad fiscal no ha cambiado y la misma continúa contemplando la existencia de arrendamientos financieros y operativos. En consecuencia, los arrendatarios deberán analizar cuál es la base fiscal para el activo por derecho de uso y para el pasivo por arrendamiento, para la que tendrán que definir, según las disposiciones fiscales, si las deducciones se atribuyen al activo o al pasivo. En otras palabras, si el arrendamiento es considerado como financiero, para efectos fiscales, se prevé que la deducción se atribuye al activo, y si se considera operativo la deducción se atribuye al pasivo.

NO SÓLO ES EL CARGO Y ABONO

Para efectos de la presentación de los estados financieros al 31 de diciembre de 2018, las entidades deben incluir revelaciones relacionadas con la adopción de la nueva norma de arrendamientos, incluyendo los impactos esperados en el balance general y estado de resultados, el enfoque de transición adoptado, la utilización de expedientes prácticos.

Estas nuevas normas podrían traer una serie de cambios en las organizaciones, que podrían traducirse en mayor inversión de tiempo y recursos. Para muchas entidades, la implementación puede ser más compleja que para otras, considerando su nivel de transacciones de arrendamiento. Las nuevas normas ya entraron en vigor, y por lo tanto es vital que las entidades anticipen todos estos impactos lo antes posible.

Michelle Orozco Vallejo
Socia de PwC e integrante del consejo editorial de la revista
Veritas del Colegio
michelle.orozco@pwc.com
Javier Santiago Fernández
Gerente de PwC
javier.santiago.fernandez@pwc.com
Ruy Izaguirre
Senior de PwC
ruy.izaguirre@pwc.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Hoy Lunes 22 de Julio de 2019 el tipo de cambio promedio del dólar en México es de $18.80 Pesos vía https://t.co/FV2iYDjN8l

Encontrar talento que permita a las organizaciones descifrar sus datos y cuyo costo es elevado y los resultados inciertos; sobre todo si se considera que la fuga de talento es un riesgo latente. Un artículo de Jorge Ponga vía @VeritasOnlieMX.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: