Veritas Online

Café con dos de Economía

Reporte de salud de la economía mexicana

Reporte de salud de la economía mexicana
junio 01
2020

A finales del mes de abril la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo publicó el estudio “Impacto del COVID-19 en los sectores de comercio, servicios y turismo”, respecto de la situación actual de sus micro, pequeñas, medianas y grandes empresas que constituyen un total de 3 mil 532 afiliadas. El objetivo del estudio es conocer el estatus y perspectivas empresariales a raíz de la pandemia. Para entender el alcance del estudio es necesario conocer a detalle las empresas afiliadas de las cuales 46% pertenece al sector comercio, 40% al sector servicios, 6% al turismo y 8% a otros rubros. Respecto del tamaño, 66% son micro, 23% pequeñas, 8% medianas y 3% grandes.

Recordemos que se consideran microempresas a aquellas que tienen de uno a 10 trabajadores registrados oficialmente, las pequeñas tienen de 11 a 50, las medianas de 51 a 100, y las grandes más de 110 personas empleadas, según la definición del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Alrededor de 80% de estas empresas se encuentra en cierre temporal o en disminución de horas de apertura, lo que implica claramente una disminución substancial en sus actividades económicas. Sólo 11% está operando de manera normal y 2% declaró ya un cierre permanente. Debido a esta baja en las actividades económicas, el personal ocupado bajó 27% respecto del mes de febrero de este mismo año.

La reducción ocurrió en aproximadamente 57% de las empresas de la siguiente manera: micro -32%, pequeña -22%, mediana -20% y grande -16%. En estas empresas se perdieron tres de cada 10 empleos en tan sólo alrededor de dos meses. Al analizar de manera sectorial dicho impacto el comercio registró una caída de 26% en personal ocupado, servicios en 28% y turismo en 36%. Es evidente que los hogares ya empezaron a resentir los efectos de la recesión económica.

Al considerar el volumen de ventas, casi 93% de las empresas reportó una caída promedio de 62%. Por tamaño de empresas las caídas fueron: -65% en microempresas, -58% en pequeñas, -52% en medianas, -43% en grandes. Sólo 5% mantuvo su nivel de ventas y 2% reportó incremento. El análisis sectorial de ventas muestra que el comercio cayó en 60%, servicios en 61% y el turismo en 86%. Con estos datos se vuelve evidente entender la caída en el empleo, más todavía sin ingresos el pago de impuestos se vuelve muy complicado. En este mismo estudio 77% de todas las empresas consideró que no estará en posibilidades de cubrir sus compromisos fiscales.

A poco más de mes y medio de recesión económica, las empresas empiezan a mostrar señales muy graves en términos de su dinamismo económico, desde mi perspectiva un microcrédito federal por 25 mil pesos difícilmente podrá ser la solución ante este panorama. De hecho, en este estudio 78% de las empresas consideraron que sería de mayor ayuda poder diferir el pago de impuestos (SAT, IMSS, Infonavit).

Asimismo, 57% prefiere un crédito comercial con condiciones preferenciales y 73% desea un programa de emergencia con apoyo del gobierno para cubrir salarios. El estudio finaliza con un pronóstico de la situación empresarial en los próximos seis meses, 59% de las empresas cree que estará peor. Esto coincide plenamente con los resultados presentados a inicios de mayo por parte del Inegi respecto del nivel de confianza empresarial, los cuales están por los suelos: 37.4 puntos para la confianza industrial y 38.5 para la comercial.

Este escenario excluye a las empresas gubernamentales, pero como bien sabemos Petróleos Mexicanos (Pemex) está metido en problemas mucho peores, con la caída en 20.3% en ingresos, en 50.2% en utilidad de operación y con pérdida neta de 533 mil 513 millones de pesos, todos datos a mayo de 2020 de acuerdo con un reporte de Pemex, el flujo presupuestal está gravemente comprometido.

Respecto del sistema financiero, con el tipo de cambio entre 24.2 y 24.7 pesos promedio, la tasa de interés bajando y las remesas frenadas, el flujo de recursos estará muy limitado. Si gobierno, empresas y sector financiero no arman un plan integrado para afrontar la situación económica actual, los resultados serán más severos que nunca. Necesitamos una vacuna económica también urgente.

Dr. Salvador Rivas-Aceves
Secretario de Investigación de la Universidad Panamericana y
de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales
srivasa@up.edu.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: