Veritas Online

Ejercicio Profesional

Renacimiento ético 2016

Renacimiento ético 2016
diciembre 10
14:49 2015

Lamentablemente la crisis existencial que se vive en la decadente sociedad se aúna a la crisis económica y moral ante una falta de disciplina educacional de valores éticos. Se ha comprobado por diversas encuestas resultados penosos, como el número de mentiras que decimos, el número de críticas vanas, los peligros de robo, asaltos y secuestros, incluso estados y lugares de mayores contingencias de delitos en homicidios, asaltos, accidentes imprudenciales por consumo de alcohol y drogas, entre otras cosas.

Vivimos en un estado de paranoia, de inconsciencia. Se puede comprobar de muchas formas cómo mentimos hasta a nosotros mismos; es fácil notarlo cuando vamos manejando nuestro automóvil, la mayoría de las veces somos incapaces de ceder el paso de forma cortés, aceptar que otros pueden llevar prisas más justificables, o cuando postergamos citas con seres queridos por culpa del trabajo, más la falta de disciplina para beneficios de nuestra salud o crecimiento personal consciente en temas éticos y profesionales.

Tradicionalmente cada año muchas personas hacen su lista de buenos propósitos o deseos con el fin de cumplir retos, metas u objetivos para ser mejores personas en busca de una superior calidad de vida, siendo más productivos y competitivos para poder admirar logros profesionales y personales, tanto en la salud mental, física y espiritual mediante la meditación cotidiana para enfocar optimización de tiempos de convivencia, ejercitación, estudio y trabajo. Para poder lograr una ruta critica que permita ser eficiente, se requiere de saber qué es lo que se quiere de la vida y lo que se puede ofrecer a la vida. Para reiniciar nuevas actividades es necesario desarrollar sus habilidades de forma más eficiente, por lo general esto nace de la pasión, amor, misericordia, indulgencia y el auto perdón para evitar prejuicios innecesarios.

Para intentar cambios congruentes es importante incrementar el sentido de vida que llevamos para estar mejor con uno mismo. Es importante considerar en todo momento que los valores morales son requeridos en la educación y buenos modales para llegar  a comprender la necesidad de respetarse mediante una comunicación consciente y la cortesía con el medio ambiente en que se desenvuelve para buscar paz, felicidad y cualquier deseo que dé sentido existencial, ético, con responsabilidad profesional que nutra el día a día a fortalecer la intimidad del ser de forma respetuosa y tolerante.

Todos los días se renace, miles de células mueren y nacen nuevas cada día. En otras palabras, la necesidad de renacer éticamente puede ser cualquier día, es una decisión personal para establecer proyectos, planes y nuevos programas de actividades. El año 2016 puede ser un nueva oportunidad para cumplir un renacimiento ético íntimo con un plan de buenos deseos, como los siguientes:

  1. Estudiar más ética profesional, evitar corrupción y conflicto de intereses.
  2. Ser más cortes, tolerante, agradecido y prudente con la gente.
  3. Evitar cualquier adicción que perjudique mi salud en cuerpo y mente.
  4. Meditar, ejercitar, leer y escribir más libros para evolucionar conscientemente.
  5. Retomar proyectos, negocios, dar clases y conferencias.
  6. Crecer convivencia y atención con los seres queridos.
  7. Programar viajes y fiestas tradicionales mexicanas.
  8. Proteger, cuidar y atender el consumo de antioxidantes.
  9. Dar mejores rutinas a las disciplinas deportivas que puedo aprovechar.
  10. Seguir luchando por lo que quiero y por lo que nací para dar al bien común.
  11. Resolver todos los pendientes legales, administrativos, fiscales y financieros.
  12. Evitar prejuzgar, criticar y sacar conclusiones simples que desgastan energía.
  13. Dar seguimiento a las actividades personales, patrimoniales y profesionales.
  14. Atender más al ser y menos al ego.
  15. Perdonar y evitar rencores los cuales perjudican mi salud.
  16. Dejar actividades seguras por la inseguridad de alternativas de éxito.
  17. Amar, admirar, atender y alentar más a mis hijos, alumnos y colaboradores.
  18. Ahorrar y ganar más dinero para mi jubilación.
  19. Analizar la importancia de la consciencia ética financiera responsable.
  20. Dar resultados y soluciones estratégicas a clientes.
  21. Ser más oportuno y actualizado en temas de tecnologías y normatividad.
  22. Mejorar el orden, limpieza y prevención higiénica del hogar.
  23. Conocer lugares nuevos para admirar culturas y costumbres.
  24. Seguir cantando, bailando, riendo y tocando instrumentos musicales.
  25. Apreciar más mis valores, así como lo que tengo y quiero.
  26. Ser un mejor ejemplo para ocuparnos por el progreso del bien común.
  27. Cumplir con las obligaciones y responsabilidades contraídas.
  28. Respetar mi jerarquía de valores para actuar en consciencia.
  29. Recordar que todo triunfo requiere del fracaso analizado.
  30. Hacer lo que más me gusta y ayudar a vecinos y extraños.
  31. Mejorar la calidad de vida, incluyendo a mi medio ambiente

¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA?

Cualquier respuesta es respetable, pero no todas las podemos compartir con admiración y comprensión. La verdad es muy simple: todo aquello a lo que le destinamos tiempo y esfuerzo, como el estudio, trabajo y descanso nos lleva en promedio dos tercios de nuestra vida. Mágicamente las horas de sueño se pueden aprovechar para vivir mucho de lo que no se puede realizar con el producto de nuestro trabajo, programando todo aquello que deseamos. Hay quienes logran alcanzar técnicas programables de forma sencilla, como hacer una lista de 5 a 8 deseos concretos, después de escribirlos hay que leerlo tres veces al día, llevarlos siempre de forma cercana y trate de soñar con eso que tanto quiere y quizá cuando menos lo espere se realice cuando menos lo espere.

Ante las carencias éticas, cito esta frase de Nietzsche: “En épocas de crisis se tensa tanto la cuerda de un arco que es posible apuntar hacia metas más lejanas, hacia blancos más distantes”.

La crisis de valores que viene incrementando deseos insanos se torna cada día más frecuente, lo que genera más vacíos existenciales ante falsas poses o rituales de apariencia de una imagen desgastada ante imposiciones y actos discriminatorios por la falta de percepciones emotivas hacia el camino del bien común. La mayoría de las personas viven una carrera de sobrevivencia por guardar realidades y mostrar apariencias competitivas lo que no siempre reditúa en valores útiles o productivos para la sociedad.

Estimado lector agradezco la oportunidad para desearles felicidad a su apreciable ser y un progreso consistente para el año 2016.

 

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez

Consultor en Ética y Responsabilidad Financiera Sustentable, Socio y columnista del Colegio de Contadores Públicos de México

cpcvicenterobleda@hotmail.com

Related Articles

1 Comment

  1. Adriana González
    Adriana González enero 06, 23:16

    Me encantó su reflexión. Felicitaciones

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: