Veritas Online

Ejercicio Profesional

Reforma Energética: Las nuevas reglas fiscales

Reforma Energética: Las nuevas reglas fiscales
noviembre 01
08:00 2015

Recientemente se cumplió un año de la publicación de las leyes secundarias que iniciaron la implementación de la reforma energética. Aun cuando mucho ha pasado desde entonces, es mucho más lo que queda por hacer.

En materia fiscal, los desarrollos más importantes de la reforma constitucional en energía han estado relacionados con la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos (LISH). No obstante, hay temas fiscales tanto en hidrocarburos como en electricidad; en upstream (sector de la industria petrolera también conocido como exploración y producción. En México, exploración y extracción), como en midstream (recolección, procesamiento,compresión, transporte y almacenamiento) y downstream (incluye la refinación, la comercialización y la distribución), tanto en el régimen general como en el especial.

A continuación abordaremos algunos de los temas discutidos en el curso Reforma Energética, que se llevó a cabo el 4 de agosto de 2015 a instancias de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

NUEVO ARREGLO 

Desde una perspectiva estructural, tal vez el desarrollo más interesante sea el nuevo arreglo institucional entre las autoridades fiscales.

Tradicionalmente, las autoridades fiscales estaban divididas en dos: el policymaker, aquel responsable de conducir la política pública en materia fiscal, y el ejecutor, la autoridad encargada de aplicar las disposiciones fiscales. En ese arreglo, el papel de policymaker correspondía a la Subsecretaría de Ingresos (SSI) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mientras que el de ejecutor, al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Sin embargo, en el caso del régimen de ingresos sobre hidrocarburos, aun cuando el rol de policymaker se mantiene intacto, el de ejecutor sufre cambios relevantes. Ya no es uno, sino tres: el Fondo Mexicano del Petróleo, la SSI y el SAT.

Al Fondo Mexicano del Petróleo, le corresponde la recaudación de los derechos y las contraprestaciones a cargo de los asignatarios y los contratistas, respectivamente. A la SSI, además de la responsabilidad ‒propia del policymaker‒ de fijar los términos económicos de las bases de licitación, tiene una tarea nueva: verificar los aspectos financieros de los contratos. Finalmente, al SAT, en línea con su misión de administración tributaria, corresponde (a) recaudar y fiscalizar los impuestos y (b) recibir las declaraciones de pago e informativas, tanto de asignatarios como de contratistas, además de colaborar con la SSI en la supervisión de los aspectos financieros de los contratos ‒rol nuevo para el SAT.

Ninguna de las tres autoridades fiscales que participan en la administración del régimen de ingresos sobre hidrocarburos puede decidir la totalidad de los temas fiscales, sino que la colaboración entre ellas resulta necesaria, así se establecen incentivos en contra de la corrupción y la captura regulatoria.

CONTRATISTAS 

El desarrollo normativo se ha centrado en el régimen de ingresos sobre hidrocarburos, lo cual es entendible, pues por una parte, la renta petrolera continuará capturándose a través del régimen aplicable a los asignatarios y, por la otra, es el régimen que permitirá la exploración y extracción de las áreas contractuales.

Es mucha y muy variada la regulación que se ha publicado al respecto: el Reglamento de la LISH; las reglas sobre los métodos de ajuste del valor de los hidrocarburos de los derechos sobre hidrocarburos; los lineamientos sobre elaboración y presentación de costos, gastos e inversiones, y verificación contable y financiera de los contratos; el Título 10 de la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) para 2015, y las diversas bases de licitación y modelos de contrato, entre otras.

No obstante, existe otro tanto pendiente. Por ejemplo, respecto del régimen general, el SAT publicó un anteproyecto de resolución de modificaciones a la RMF para 2015 con diversas reglas, criterios normativos y criterios no vinculativos, que se refieren a temas como Impuesto al Valor Agregado de consorcios, pérdidas fiscales en aguas profundas, deducibilidad de provisiones o reservas de abandono y moneda funcional, entre otros.

Queda claro que aun si limitáramos la reforma a los regímenes general y especial aplicables a los contratistas, este es solo el comienzo de un camino que habrán de andar los ganadores de las licitaciones junto con las autoridades fiscales.

PROVEEDORES

Un jugador fundamental en upstream son los proveedores de los asignatarios y contratistas. Aun cuando la LISH sí hace referencia a estas empresas (ej. establecimiento permanente), desafortunadamente se desaprovechó la oportunidad para aclarar otros temas. Para muestra: el caso de Noble México Limited, donde la discusión se centró sobre el porcentaje de depreciación aplicable a las plataformas de perforación marina. El contribuyente aplicó 25%, las autoridades fiscales determinaron 7 y los tribunales resolvieron 10. Al final, lo que quedó claro fue que el porcentaje aplicable no está claro.

MIDSTREAM 

En el sector de midstream nos encontramos con temas similares a los que ya comentamos. En la línea del caso de las plataformas de perforación marina, en midstream el porcentaje a discusión es el aplicable a la depreciación de los ductos: ¿10 o 5%? Y este tema no es menor, pues de la construcción de los ductos depende no solo una parte del desarrollo de la industria de hidrocarburos, sino también de la eléctrica.

Ninguna de las tres autoridades que administran el régimen de ingresos sobre hidrocarburos puede decidir la totalidad de los temas fiscales.”

El caso de capitalización delgada es relativamente diferente. Una de las excepciones a dicho régimen son las deudas contraídas para infraestructura productiva vinculada con áreas estratégicas. Antes de la entrada en vigor de la legislación secundaria en materia energética, dichas áreas incluían a las actividades de midstream y downstream. Hoy en día, la excepción mencionada solo es aplicable a los asignatarios y contratistas en el caso de hidrocarburos, aun cuando el Paquete Económico para 2016 propone reincorporar la generación de energía eléctrica a dicha excepción.

Otro tema relevante es el de los vehículos de inversión que permitirán el financiamiento de la infraestructura necesaria para llevar la reforma energética al ciudadano de a pie. El referente natural son las Master Limited Partnerships (MLPs), las cuales sirvieron de base para el anteproyecto de reglas sobre los fideicomisos de inversión en energía e infraestructura (también conocido como Fibra E). Esta nueva clase de activo financiero, sin duda, jugará un papel importante en el desarrollo nacional.

CONCLUSIÓN 

Podemos concluir como iniciamos: aun cuando mucho ha pasado desde la publicación de las leyes secundarias que iniciaron la implementación de la reforma constitucional en materia de energía, es mucho más lo que queda por hacer. La diversa regulación que día a día enriquece el cuerpo normativo aplicable a la industria energética y las propuestas en materia de energías renovables y gasolinas contenidas en el Paquete Económico para 2016 no hacen más que anunciar el nacimiento de una nueva especialidad dentro del derecho fiscal, similar a aquellas en el sector financiero, los precios de transferencia o la materia internacional: la especialidad en la industria energética.

Lic. Jorge E. Correa Cervera
Socio de Creel, García-Cuéllar, Aiza y Enríquez, S.C.
jorge.correa@creel.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: