Veritas Online

Responsabilidad Social

Reflexiones: Formación profesional, requerimientos para el ingreso a contaduría

Reflexiones: Formación profesional, requerimientos para el ingreso a contaduría
enero 01
2019

En la formación del contador público, el estudiante debe adquirir y desarrollar conocimientos, habilidades, valores y una conducta ética que le permita analizar y garantizar su propio conocimiento para construir un criterio acorde con el exigente mundo actual.

La globalización ha alcanzado a los profesionales contables. El perfil del contador es cada vez más exigente y necesita elevar su cualificación, entre otras razones, debido a que los inversionistas requieren información unificada, comparable y de alta calidad,que les permita tomar decisiones adecuadas acorde con el contexto económico en el que operan.

En efecto, el futuro contador debe iniciar su preparación, según las nuevas prácticas que surgen en el entorno. Su aprendizaje debe ser constante y con estrategias de estudio independiente para capacitarlo en segregar información que lo lleve a analizar y construir su propio criterio, además de garantizarle sus propios conocimientos teóricos, normativos y legislativos. Asimismo, la formación académica del contador debe seguir un proceso estructurado y sistemático,encaminado a que el estudiante adquiera y desarrolle conocimientos, habilidades, valores, hábitos éticos y actitudes, entre otras capacidades.

Dos instituciones internacionales son base para la formación del contador. Por un lado, la Federación Internacional de Contadores (IFAC, por sus siglas en inglés), una organizaciónal servicio del interés público, que busca fortalecer a la profesión contable y promover la calidad en los conocimientos. Integrada por más de 175 miembros y asociados de más de 130 países y jurisdicciones, lo que representa casi tres millones de contadores en el ejercicio de la práctica profesional. Por otro, el Consejo de Normas Internacionales de Educación Contable (IAESB, por sus siglas en inglés), organismo independiente encargado de establecer normas que sirvan al interés público al marcar estándares en el área de educación contable profesional, que prescriban competencia técnica, habilidades profesionales, ética y valores. Entre sus actividades se encuentra el mejorar la educación mediante el desarrollo e implementación de Pronunciamientos Internacionales de Formación (PIF), también conocidos como Normas Internacionales de Formación (IES, por sus siglas en inglés). Estos PIF son sometidos a debate público por parte de la comunidad contable a nivel mundial, lo cual no solo mantiene normas de alta calidad que incrementan la competencia profesional, sino que fortalecen la confianza en el sector público, de educación, gubernamental, industrial y del comercio.

Es el PIF 1 el punto de partida que indica los principios a utilizar, pues señala y comunica los requisitos que juzgan a bien las instituciones educativas para el ingreso de los candidatos a contadores públicos, mientras que las especificaciones relativas a la formación están enmarcadas en los PIF 2 al 6.

Los estudiantes deben saber que cumplir con un perfil de ingreso les dará mayor movilidad al formar parte de algún organismo de la IFAC.”

A partir del 1 de julio de 2014 (fecha en que entra en vigor el PIF 1), los organismos miembros de la IFAC tienen la obligación de asentar todos los requisitos de ingreso en los planes de estudio

de las licenciaturas en Contaduría, Contaduría Pública y similares a ella, lo que abre la visión del aspirante y lo lleva a plantearse de manera objetiva si tiene posibilidades de ingresar y terminar los programas de formación en el área contable. De acuerdo con el PIF 1, quien desee agremiarse a un organismo miembro de la IFAC, o quien aspire a incorporarse a un programa de formación en Contaduría, debe reunir deforma equivalente las condiciones requeridas para la admisión a una entidad educativa de nivel superior; aquellos candidatos a un programa de formación profesional contable deben tener un nivel apropiado de estudios y aprendizajes previos que constituyan la base mínima para adquirir los conocimientos, habilidades, valores, ética y actitudes que lo conviertan en un contador profesional.

Lo anterior puede influir en el éxito o en el fracaso que pueda tener un estudiante, según el programa profesional de educación contable en el que se encuentre inscrito. De ahí la importancia de tener la información clara y correcta para evaluar las posibilidades personales de completar exitosamente un plan educativo.

Los requisitos de ingreso pueden ser considerados en un contexto interrelacionado de factores individuales (ambiente familiar y social), plan de estudios y campo laboral. En tanto que cada elemento puede combinarse y ejercer cierto influjo para que el candidato a cursar una carrera contable pueda culminar su formación profesional, el PIF 1 necesita los requerimientos que cada organismo asociado a la IFAC determine de manera particular o en conjunto con las universidades para hacer llegar la misiva con contenido relevante y adecuado al contexto.

Asimismo, deberá estar disponible en diferentes medios como páginas electrónicas, folletos, trípticos y cápsulas informativas, entre otros. Es indispensable que los estudiantes sepan que cumplir con un perfil de ingreso les dará una mayor movilidad al momento deformar parte de un organismo miembro de la IFAC como bien puede ser el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMPC) que, por medio del Colegio de Contadores Públicos de México, informa, capacita y actualiza a la comunidad contable en eventos, cursos, talleres y pláticas que apoyan el desarrollo de competencias personales y profesionales, que responden a las exigencias actuales.

Cabe señalar que el establecimiento de los requisitos para el ingreso a las carreras de Contaduría no recae siempre de manera directa en los organismos miembros de la IFAC. No obstante, se les alienta a que exploren de manera significativa e influyan en los programas de formación que pueden impartirse en escuelas preparatorias, universidades u otras entidades de formación y educación continua.

Para determinar la probabilidad de éxito en el ingreso y egreso de los alumnos, los socios de la IFAC deben identificar los factores clave que son imputables a ellos, en conjunto con los PIF, así, los aspirantes tomarían decisiones de manera informada sobre las diversas opciones de formación académica y reducirían las dificultades en su admisión y permanencia en alguna institución educativa, e incluso podrían eliminar ideas equivocadas que tuvieran de la profesión contable.

Tomando como referencia datos publicados en los portales de diferentes universidades en México (públicas y privadas), el aspirante a la carrera en Contaduría Pública debe cubrir los siguientes requisitos o cualidades:

  • Competencia técnica. Alude directamente a las capacidades y habilidades que debe desarrollar el discente en su formación: capacidad intelectual, analítica y de síntesis; manejo e interpretación de información cuantitativa; y el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), entre ellas.
  • Habilidades. Funcionan para planificar estrategias de mejora, utilizando el talento, la pericia o la aptitud para llevar a cabo tareas encomendadas o lograr objetivos o metas; por ejemplo, tener comunicación creativa, ser visionario, tener disciplina, ser líder, saber sintetizar información, usar la lógica, tener habilidad numérica, trabajar en equipo, tomar decisiones de manera fácil y entablar relaciones públicas.
  • Valores. Son convicciones que determinan la manera de ser y orientan la conducta. Discreción, justicia, ecuanimidad, solidaridad, honestidad, lealtad, tolerancia y pulcritud son valores que debe adquirir y practicar un contador.
  • Ética. Es aquella que pretende que el alumno elabore un juicio moral y una norma requerida para regular las actividades que lleve a cabo. La Contaduría pretende formar personas con integridad, objetividad, independencia y responsabilidad, que tengan gusto por el campo disciplinario y, sobre todo, que tengan respeto por sí mismos.
  • Actitud. Para un profesional, tiene un lugar muy significativo en su desempeño y productividad. Los cambios de actitud positiva le ayudarían a mejorar los niveles de experiencia. El gusto por el campo disciplinario, mostrar respeto y responsabilidad, establecerse metas, ser organizado y tener adaptación a los cambios son actitudes que debe alcanzar.

Mientras se identifiquen los factores de ingreso y las prácticas se encaminen hacia el éxito, los organismos de la IFAC sobresaldrían en su posición, podrían definir mejor el perfil de ingreso y, en consecuencia, tener alumnos que cumplan con él y que muestren una posibilidad razonable de completar su formación, ello sin perder de vista la protección del interés público.

El uso de herramientas adecuadas facilitaría el proceso al identificar, por ejemplo, a quienes hayan completado la licenciatura en Contaduría, como a aquellos que no lo hicieron. A quienes fallaron, podría ayudarles al detectar los factores de fondo para determinar el éxito en lo posterior. Estos factores, seguramente, mostrarían variaciones entre un organismo y otro, respecto de la jurisdicción, pero hay que conducirse por una vía que incluya medidas de rendimiento académico previo a los estudios profesionales, que demuestre el nivel y la calidad de los conocimientos que se tienen antes de ingresar a una educación superior, o bien, mediante la experiencia laboral. El PIF 1, en su párrafo A10, menciona que “el propósito de esta flexibilidad es permitir un amplio acceso a los programas de formación profesional en Contaduría; no pretende crear diferentes categorías de profesionales de la Contaduría”.

Si bien los planes y programas de estudio difieren uno de otro, y puede inferirse que están enfocados en sectores de población determinados por sus recursos económicos. Por eso es que en muchas instituciones las notas de calificaciones son incentivadas por programas de becas o de vinculación de estudios en el extranjero. Estas últimas recompensan, en cierto grado, el nivel de logro obtenido y, con base en ello, reconocen a los estudiantes por sus esfuerzos.

La IFAC colabora con sus miembros, al proporcionarles los mecanismos de apoyo adicionales por medio de clases, sesiones de orientación, tutorías y evaluaciones formativas, que les permite mejorar de manera continua. Este tipo de ayuda bien puede consignarse en los requisitos de ingreso a carreras de Contaduría y afines.

La IFAC, en conjunto con sus organismos e instituciones educativas, puede brindar más elementos a los interesados en el estudio de la profesión contable, con datos claros, honestos y precisos sobre el campo formativo, la inversión a realizar, los contenidos del programa académico, los niveles que abarca, los métodos de evaluación, el perfil de egreso y cualquier otro requisito. El compromiso en difundir este tipo de información es guiar a todas aquellas personas que pretenden estudiarla licenciatura en Contaduría, al considerar la posibilidad realista de completar el programa de educación profesional y alcanzar un cierto nivel dentro de esos programas.

CONCLUSIONES

La educación contable ha tenido cambios, y es evidente que los organismos asociados a la IFAC y las instituciones educativas han propuesto instrumentos y técnicas para mejorar la normatividad internacional. Asimismo, los procesos educativos, pedagógicos y curriculares de las universidades han evolucionado con la finalidad de alcanzar un alto nivel de investigación y expansión en las competencias del contador público frente a la globalización.

Es cierto que la educación siempre será el factor que determine el desarrollo de cualquier país, por ello es crucial la implementación y difusión de los PIF, así como de los requerimientos de ingreso a las carreras de Contaduría, de tal forma que construyan criterios de coordinación entre la IFAC, sus agremiados y las instituciones académicas.

La IFAC proporciona a sus asociados mecanismos de apoyo adicionales por medio de clases, sesiones de orientación, tutorías y evaluaciones.”

A raíz de todos los cambios en la normativa y regulación de nuestra profesión, es primordial proporcionar información actualizada desde el momento en que existen candidatos para cursar la licenciatura, y no abandonar a quien se encuentra dentro para impulsar a que lleve de manera satisfactoria a término sus estudios. De igual forma, se debe estar atento a la posterior formación del egresado. El objetivo debe ser el fortalecimiento de la profesión mediante las mejores prácticas en educación, y cuidar, con ello, el interés de quienes soliciten los servicios de los futuros contadores.

Sin lugar a dudas, el PIF 1 ayuda a los organismos miembros de la IFAC, así como a las Instituciones de Educación Superior (IES), a definir los requisitos justos y proporcionales (que no sean altos ni bajos) que puedan formar un número suficiente de contadores públicos que cubran la demanda de profesionales, y en específico, que permitan el ingreso a los aspirantes que tengan posibilidades de concluir sus estudios, sin caer en el detrimento de los estándares de los programas y mucho menos en crear categorías de contadores.

Es imprescindible establecer vías de comunicación que pongan, a disposición del público interesado en cursar la carrera de Contaduría, contenidos cubiertos y métodos de evaluación apegados a los PIF y a los criterios establecidos por cada institución académica, lo que conlleva la inclusión de competencias en el área de las TIC y en materia de transparencia. En este sentido, los docentes tienen un papel fundamental en la difusión de los PIF, y deben tener la mente abierta al aprendizaje de nuevas técnicas, métodos y metodologías.

La globalización en los mercados y los requerimientos de los profesionales contables y de sus servicios se orientan a una preparación que parece no tener fronteras; la eficiencia del futuro contador descansa en su formación técnica íntegra, ética y humanística, pero se adiciona con la constante actualización y su visión hacia el futuro.

La carrera de Contaduría Pública proporciona un cimiento sólido sobre el cual podrá construirse un desarrollo robusto con perspectivas hacia cualesquiera de sus cinco áreas: Contabilidad,Costos, Auditoría, Finanzas y Fiscal. Si quien pretende estudiar y ejercer como contador cuenta con la información adecuada y se incorpora a los programas deformación, se puede tener la certeza de que desde los primeros años de estudio de la carrera se presentarían oportunidades que generen experiencias y retos permanentes que darían independencia, confianza, valores sólidos y un constante conocimiento de calidad. Organismos como la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), y el IMCP —ambos, socios dela IFAC— buscan que los estudiantes tengan una preparación sólida para desempeñar sus funciones en el contexto actual. Además de estos, ante la coincidencia de objetivos comunes y del compromiso moral y social en la formación de contadores, los involucrados tendrían que redoblar esfuerzos para difundir los PIF, en un entorno local con impacto nacional, desde los académicos hasta los interesados en formar parte de nuestra maravillosa profesión de Contaduría.

Mtro. Jann Miguel Montes Barrios
Integrante de la Comisión de Educación del Colegio
jmontes@fca.unam.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Con la finalidad de conseguir recursos para dar financiamiento a las pequeñas y medianas empresas mexicanas, la BMV se ha convertido en la mejor compañera financiera de las Sofomes. Un artículo de Lic. Carlos Jesús Ocampo Vargas.

El empresariado y los mercados financieros parecían dar el beneficio de la duda a Andrés Manuel López Obrador con lo anunciado en el discurso inicial; sin embargo, sus acciones se han transformado en indecisión. Un artículo de Alberto Núñez Esteva.

Para asegurar la permanencia en el mercado, los dueños de negocios no deben pasar por alto la forma en la que actualmente se concibe la organización y funcionamiento de las organizaciones. José Carlos Cardoso C.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: