Veritas Online

El Rincón del Abogado

¿Quién debe emitir la facturación electrónica?

¿Quién debe emitir la facturación electrónica?
noviembre 01
00:04 2014

El domingo 5 de octubre de 2014, el Servicio de Administración Tributaria, organismo desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, publicó a través de su página de internet el comunicado de prensa 129/2014, mismo que tacha de indebido el que los emisores de comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) pidan a los receptores que generen su propia factura.

El comunicado deriva del contenido de la Modificación al Anexo 3 de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2014, donde se contienen algunos criterios no vinculativos de disposiciones fiscales y aduaneras. Entre dichos criterios, se encuentra el relativo al Código Fiscal de la Federación que establece que no se cumple con la obligación de entregar o poner a disposición el CFDI cuando el emisor del mismo se limita a remitir a una página de internet para su obtención.

Es muy frecuente que en restaurantes, hoteles, centros comerciales, tiendas de autoservicio u otros lugares en donde se enajenan bienes o se prestan servicios, al momento en que el cliente paga y solicita su factura correspondiente, el proveedor o prestador del servicio señala que para la obtención del mencionado comprobante fiscal, el cliente debe ingresar a una página de internet y capturar además del folio o número de ticket correspondiente, todos y cada uno de sus datos de identificación fiscal para que la factura sea generada.

La mencionada práctica es realmente común en nuestro país. Empero, de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria, la obligación de expedir el CFDI establecida en el artículo 29 del Código Fiscal de la Federación, no queda satisfecha de esta forma.

El citado precepto del Código Fiscal de la Federación, establece la obligación de los contribuyentes de emitir CFDI cuando los mismos realicen actos o actividades, perciban ingresos o efectúen retenciones de contribuciones. Por su parte, aquellas personas que adquieran bienes, disfruten de su uso o goce temporal, reciban servicios o aquéllas a las que les hubieren retenido contribuciones tienen la facultad y obligación de exigir que se les expida el CFDI correspondiente.

Ahora bien, el contribuyente que presta servicios o enajena bienes, está obligado a remitir al Servicio de Administración Tributaria, previo a su expedición, el CFDI de la operación, con el objeto de que se valide el cumplimiento de los requisitos que debe cumplir dicho comprobante, se le asigne un folio al mismo y se le incorpore el sello digital de la mencionada autoridad. En otras palabras, el Código Fiscal de la Federación obliga a que el contribuyente que emita un CFDI, envíe directamente este documento al Servicio de Administración Tributaria o a un proveedor autorizado, para que se certifique el comprobante fiscal, antes de que el mismo sea expedido, a menos que emita sus comprobantes fiscales digitales por medios propios.

En esa tesitura, resulta más comprensible el criterio no vinculativo en comento que estableció recientemente el SAT, puesto que con la práctica común, se traslada al consumidor la obligación de remitir el comprobante al SAT o al proveedor autorizado para obtener la certificación, además de que en estricto sentido, el consumidor es quien emite la factura electrónica.

Lo anterior es así porque el prestador de servicios o proveedor no entrega ni pone a disposición del cliente, el archivo electrónico del CFDI (que se compone del PDF y .xml), sino que se limita a poner a disposición del cliente el acceso a un portal de internet que permitirá generar el comprobante respectivo. Además, muchas veces esos sistemas sólo permiten la generación de la factura en plazos muy cortos (uno o tres días), situación contraria a la normatividad fiscal aplicable.

La práctica indebida en comento es una verdadera infracción a las disposiciones del Código Fiscal de la Federación y, de ser descubierta por la autoridad fiscal en el ejercicio de sus facultades de comprobación, puede aparejar una sanción consistente en una multa de entre $12,070.00 y $69,000.00, además de que podría incluso dar pauta a que se clausure preventivamente el establecimiento del contribuyente por un plazo de 3 a 15 días, en caso de que sea reincidente en la infracción.

En efecto, de acuerdo con el artículo 83 del citado Código Fiscal, se considera una infracción relacionada con las obligaciones contables de los contribuyentes, el hecho de no expedir, no entregar o no poner a disposición de los clientes, el CFDI correspondiente. Con la práctica indebida reprochada por el SAT, el contribuyente no expide el CFDI, porque el cliente es quien lo genera. Tampoco se entrega el CFDI, porque se obliga al cliente a que lo obtenga por sí mismo.

Finalmente, tampoco se pone a disposición del consumidor el comprobante fiscal, ya que sólo se pone a disposición un número de ticket o transacción que permitirá acceder a un sistema electrónico para generar el CFDI.

No obstante lo anterior, es importante destacar que el criterio no vinculativo de la autoridad fiscal, indudablemente es perjudicial para grandes empresas y grupos corporativos que realizan miles de operaciones comerciales en el día a día, ya que les modifica todos los costosos esquemas informáticos que tuvieron que implementar con motivo de la reforma fiscal que entró en vigor para el presente año 2014.

Por otra parte, se estima que la conducta recriminada por el Servicio de Administración Tributaria, relativa a la forma de emisión de CFDI, si bien no se ajusta estrictamente a la ley, ha resultado muy práctica y conveniente, tanto para los contribuyentes emisores, como para los consumidores. Lo anterior, en virtud de que este sistema permite que el cliente genere la factura en la comodidad de su oficina u hogar, sin tener que permanecer por largo tiempo en el establecimiento del emisor obligado para lograr la generación del CFDI o, peor aún, esperar infructuosamente el envío por correo electrónico del comprobante fiscal.

Por lo tanto, se estima que la solución más viable a este problema, es que se modifique el criterio no vinculativo del Servicio de Administración Tributaria, a fin de que se permita la existencia armónica de ambas posibilidades para la expedición del comprobante fiscal, es decir, tanto la emisión del CFDI por parte del contribuyente, como la autogeneración del mismo por parte del consumidor.

 

Doctor Juan de la Cruz Higuera Arias

Con la colaboración de Juan de la Cruz Higuera Ornelas

 

*Nota: La información contenida en el presente escrito no constituye una opinión profesional del autor, por lo que no se le puede imputar responsabilidad alguna por el uso que se le otorgue. El contenido aquí plasmado es meramente informativo y de carácter general, por lo que puede contener interpretaciones diversas a las que en su momento emita una autoridad. Para la resolución de algún caso en concreto, se invita a cualquier interesado a que obtenga una opinión profesional. Finalmente, este texto no deberá ser copiado ni reproducido sin la autorización previa y por escrito de su autor.

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: