Veritas Online

Asignatura Pendiente

Pymes: una nueva alternativa de financiamiento

Pymes: una nueva alternativa de financiamiento
marzo 02
10:46 2017

Hay nuevas opciones que pretenden enfocarse a empresas de menor tamaño que busquen consolidar no solamente su posición ‘nanciera, sino también su gobierno corporativo.

Ante una época de retos donde el panorama presenta nubarrones importantes es necesario que las empresas encuentren oportunidades atractivas y modernas de financiamiento, una de ellas, en especial para la Pequeña y Mediana Empresa (Pyme) es el mercado de capitales. Las bolsas de valores de cualquier país se han convertido en uno de los más importantes indicadores del desarrollo de las economías creando beneficios para las empresas y para los inversionistas. Para la empresa son un catalizador que a través de la emisión de acciones les permite beneficiarse de los procesos de diversificación en la obtención de los recursos necesarios para generar sus inversiones de crecimiento, disminuyen los costos de transacción en la búsqueda de dinero nuevo que les permita una posición financiera estable, reducen la posibilidad de que algún agente externo controle las decisiones diarias y del mediano plazo de la empresa y mejoran la imagen corporativa a través de la transparencia de la información. Por su parte el inversionista se beneficia de ampliar sus oportunidades de inversión y ahorro, obteniendo en la mayoría de los casos rendimientos más elevados en el mediano plazo. También el gobierno se favorece por el flujo de capitales que se incorporan en la economía, estos recursos provocan que las empresas puedan expandir sus operaciones y con ello ampliar sus bases productivas, generando en la mayoría de los casos más y mejores empleos.

El sector bursátil está por crecer en este 2017, una nueva bolsa de valores que compita a la actual podría iniciar operaciones durante el segundo semestre del año; la idea no es nueva, en la década de los años 70 existían bolsas de valores en Monterrey y Guadalajara, mismas que se fusionaron debido a que la composición empresarial del país era muy estrecha, hoy, aunque con un panorama económico difícil y complicado para las empresas existen oportunidades que favorezcan a las empresas, BIVA (Bolsa Institucional de Valores) está por nacer.

Las Pymes en todo momento deben tomar decisiones en la relación deuda y capital en su estructura, generalmente se enfrentan a una encrucijada, algunas están listas para emitir títulos en el mercado de capitales, pero los requisitos y condiciones de una única bolsa les impide cumplir con sus objetivos. BIVA pretende enfocarse a empresas de menor tamaño que busquen consolidar no solamente su posición financiera, sino también su gobierno corporativo. La entrada de un nuevo jugador al mercado bursátil favorecerá los costos de financiarse que dependen de al menos tres conceptos: la especificidad de los activos demandados en las transacciones bursátiles, la incertidumbre intrínseca de la posibilidad de concretar la transacción de emisión, colocación y distribución y por último de incrementar la frecuencia de las mismas.

Al aumentar el grado de especificidad de las inversiones a financiar, disminuyen las posibilidades de utilizarlas para un fin distinto al original (irreversibilidad de las inversiones), así las empresas con inversiones altamente específicas tienen una mayor participación con recursos propios, generando un mayor costo en el endeudamiento, por lo que al contar con un menor grado de especificidad los niveles de endeudamiento son mayores. Las inversiones de las Pymes se consideran relativamente más específicas en relación con las de las grandes empresas, esto se debe principalmente a la generalidad de un solo producto/un solo mercado que caracteriza a sus actividades comerciales.

Los efectos de la incertidumbre, dificultad que se crea respecto al cumplimiento de las obligaciones financieras contraídas, generan consecuencias ligadas al riesgo moral. La volatilidad de la rentabilidad futura en la Pyme relacionada a los riesgos del sector en general y a los específicos de la empresa son en su mayoría más altos, por lo que los inversionistas exigen un mayor rendimiento por sus recursos, esto limita las posibilidades de financiamiento a las empresas y las orilla al uso de capital propio para llevar a cabo sus proyectos de inversión.

Con la ampliación en las alternativas de financiamiento para la Pyme (deuda, obligaciones, acciones, entre otras), ante la entrada de un nuevo participante, provocará una optimización en los costos financieros y favorecerá las posibilidades de liquidez inmediata, así como consolidar y liquidar pasivos, además de crecer, modernizarse y planear proyectos de inversión y financiamiento de mediano y largo plazo, sin olvidar que los periodos de tiempo largos van de la mano de la estabilidad económica.

El financiamiento que se puede obtener por la emisión en el mercado de valores debe ser aplicado conforme a los criterios establecidos en el prospecto de colocación respectivo, a fin de que los recursos se destinen a proyectos que generen rentabilidad a los inversionistas.

Existe el supuesto de que cotizar en bolsa simplemente es una etapa natural en el proceso de crecimiento de la empresa; sin embargo, este financiamiento bursátil es una herramienta que permite a las empresas ejecutar proyectos no solo de expansión, sino de mejora y hasta de investigación y desarrollo con los cuales pueda incrementar los niveles de rentabilidad para los inversionistas.

El reto para las Pymes ante la posibilidad de que BIVA les abra las puertas es mejorar sus relaciones de agencia disminuyendo la posibilidad de Selección Adversa y Riesgo Moral; la primera es un serio obstáculo a la intención de cotización de las Pymes de reciente creación, pues cuentan con un historial financiero muy corto y son consideradas como “menos públicas” que aquellas que ya son maduras o que ya sean la gran empresa.

En el segundo aspecto las empresas jóvenes se limitan a recurrir principalmente al sistema financiero tradicional, poniendo sus veladoras para que les sean otorgados los recursos, esto se debe a que se tiene un mejor monitoreo sobre los prestatarios a diferencia de las empresas maduras.

El momento actual de la estructura empresarial en México indica que sí es posible la participación y desarrollo de una nueva bolsa que favorezca en términos de servicios y costos a las emisiones que ya se negocian y a las de mercado primario. El paso bursátil sería natural para la mediana empresa en primera instancia, pues podría cumplir con los estándares de transparencia contable y la estructura de gobierno corporativo para acceder a nuevas alternativas de fondeo para hacer crecer sus negocios.

El principal reto para los participantes, incluyendo al gobierno, se centra en aplicar medidas, condiciones, regulación, supervisión e infraestructura con el objetivo claro de establecer el mercado de capitales para la Pyme y explotar una fuente de financiamiento que en países desarrollados ha permitido consolidar sus sectores comerciales y expandan sus niveles de mercado, producción y abastecimiento. Las Pymes deberán cumplir con niveles de capital y proyectos productivos rentables; el sistema financiero (principalmente casas de bolsa y bancos) podrá aprovechar las condiciones que un nuevo competidor les brinde.

Mtro. en Finanzas Abraham Isaac Vergara Contreras

Coordinador de la Licenciatura en Contaduría y Gestión Empresarial

abraham.vergara@ibero.mx

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: