Veritas Online

Ética

Profesionales colegiados, la ventaja competitiva de los contadores públicos

Profesionales colegiados, la ventaja competitiva de los contadores públicos
enero 01
08:00 2018

El control de calidad, las sanciones disciplinarias y pecuniarias, así como el compromiso con la ética y el trabajo que adquiere un contador colegiado es lo que fortalece su posicionamiento en el mercado frente a otros profesionales que no lo están.

El gremio de contadores públicos está convencido de que el apoyo que aporta a la economía es imprescindible y así es realmente. Cada día se pone a prueba la alta expectativa y confianza que los demás ponen en su trabajo: los clientes necesitan de sus servicios y lo aprecian, las autoridades públicas cuentan con ellos.

Pero quizá los contadores públicos se equivocan con respecto al origen de aquella confianza. Sus estudios, tal como su práctica, se concentran en temas técnicos de niveles elevados que pueden resultar complejos, ya sea en el campo de la contabilidad o de la tributación por hablar de los más comunes en los despachos. La consecuencia directa de este entorno técnico les da certeza en sus competencias, de que lo que se paga es su know-how, y que sin ellos las empresas no podrían sobrevivir. Este concepto es su debilidad, una debilidad profunda que podría convertirse en amenaza en un futuro próximo mediante la digitalización de la economía.

Falta convencerse de que lo más importante en la prestación de sus servicios, más allá del nivel técnico, es la aplicación de la ética. Como miembros de colegios profesionales, los contadores públicos están obligados respecto con una normativa deontológica basada sobre una ética total. La gran fuerza de la profesión contable es su independencia, misma que debe mantenerse presente en las relaciones con sus clientes. Me gusta compartir cada vez que puedo, con los estudiantes o jóvenes profesionales, que el poder más fuerte que tengo en mis manos es de ser capaz de decir “no” a un cliente. Nadie puede “comprar” mi know-how o mi notoriedad para servir a sus intereses privados si estuviesen fuera de la ley. Para actuar en las materias contables y fiscales, no recibo órdenes de mis clientes: el que sabe soy yo y el que toma la decisión soy yo.

La técnica se aprende y en el mercado se pueden encontrar profesionales técnicos de buen nivel, incluso del mismo nivel que el de los contadores públicos colegiados. La diferencia entre unos y otros es la ética; esto no significa que los primeros no se desempeñen de manera ética, pero tampoco se puede garantizar que lo hagan cuando los contadores colegiados no pueden olvidarla por estar sujetos a controles de calidad, a sanciones disciplinarias y pecuniarias debido a su responsabilidad civil y penal; firman su trabajo y se comprometen, esto es lo que esperan sus clientes y las autoridades públicas. Una profesión de confianza es una profesión responsable, lo que la Contaduría Pública pretende ser en relación con las leyes y normativas que rigen la profesión.

Se puede afirmar que los estados financieros establecidos y presentados por un contador público son distintos, con más peso, a lo que pudiera elaborar otro profesional que no fuera miembro de una corporación regulada. Esto incrementa el valor de un profesional al hacerse miembro de un colegio. La membresía fortalece su posicionamiento en el mercado.

Esta diferencia toma más importancia hoy en día mediante la capacidad de las empresas para llevar sus cuentas y presentar sus estados financieros sin el apoyo de un profesional independiente. El software contable disponible en el mercado puede encargarse de las operaciones contables; sin embargo, puede ser utilizado por personas sin conocimientos básicos en contabilidad, lo que puede ser peligroso para los lectores y usuarios de dichos documentos financieros: bancos, proveedores, clientes y socios, entre otros.

Evidentemente no se trata del servicio de auditoría de cuentas, estrictamente reservado a los contadores públicos, una actividad protegida sin posibilidad de competencia fuera de los gremios profesionales; se trata del servicio que el contador público puede llevar a empresas como asesor en materia contable. Este mercado tiene una competencia abierta a otros profesionales, a veces reconocidos como son los gestores, pero que no tienen ninguna vinculación al Código de Ética de la Federación Internacional de Contadores (IFAC, por sus siglas en inglés).

La principal actividad de la mayoría de los contadores públicos se dirige a pequeñas y medianas empresas con servicios que relevan más del asesoramiento, que de la auditoría. Es un mercado que necesita la presencia y aportación profesional de los contadores debido a la falta de conocimientos técnicos por parte de la empresa. Las necesidades son importantes y esta parte del mercado tiene un potencial de crecimiento muy fuerte para los contadores públicos, que justifica su interés y compromiso.

Los contadores públicos, miembros de un colegio, no pueden adoptar un comportamiento distinto entre un servicio de auditoría y un servicio de asesoramiento. Las reglas éticas no se diferencian, según el tipo de cliente y deben seguirse cualquiera que sea la actividad a realizar, por lo que al trabajar para una pequeña empresa respetan las mismas reglas de ética que para auditar una empresa que cotiza en bolsa. La ética forma parte de la “marca” de los contadores públicos y es su ventaja competitiva en el mercado.

Actualmente predominan cambios muy fuertes con la digitalización de la economía. Todos los sectores están afectados por una aportación tecnológica que les revoluciona. Aparecen nuevos modelos de negocio con conceptos económicos totalmente desconocidos hasta la fecha, nuevos procesos de funcionamiento y organización, incluso nuevos métodos de pago. Lo cierto es que el “sistema de información” de la empresa vuelve a ser el corazón de la actividad al recuperar información para constituir una base de datos operativa muy desarrollada.

Falta convencerse de que lo más importante en la prestación de servicios de un contador, más allá del nivel técnico, es la aplicación de la ética”.

Dentro de este “sistema de información” se encuentra la contabilidad, que forma parte de los flujos de datos. Hasta hace poco, el servicio contable tenía su autonomía de funcionamiento y era un departamento separado del resto de las actividades, pero vinculado a ellas con el único objeto de recuperar “papel” para conocer los datos económicos y tratarlos. Hoy, el intercambio de papeles desaparece y el registro contable se cumple mediante una introducción de datos automatizada.

Ante el contexto de la inseguridad que conlleva la economía digital se requieren más contadores públicos. Está entendido que los procesos se pueden automatizar, y es el caso de gran parte de las tareas contables o de auditoría, pero ¿quién va a conceptualizar el sistema de flujos digitalizados o como mínimo aprobarlo basado sobre un buen conocimiento de la empresa?, ¿quién va a controlar las entradas y salidas de datos?, ¿quién va a finalizar los apuntes contables con el fin de presentar los estados financieros? y ¿quién va a comprometer su responsabilidad profesional para llevar certeza y confianza? Solo el contador público lo puede hacer. Otros profesionales son capaces de ofrecer el servicio técnico, pero solo los contadores públicos lo hacen con sus reglas de ética.

La economía digital se caracteriza por ser fuertemente atractiva y por representar una fuente de crecimiento importante para las empresas, pero también por conllevar riesgos entre los que se encuentran actos delincuentes, ataques y robos. Lo virtual tiene su cara oculta, hace falta protegerse con un sistema de defensa mediante capacidades profesionales de alto nivel. Este es el nuevo desafío de los contadores públicos del siglo XXI.

Philippe Arraou
Presidente de BDO Francia
Presidente de Honor del Colegio de CP de Francia
Presidente de la Federación Mediterránea FCM
philippe.arraou@bdo.fr

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: