Veritas Online

Entrevista

Los C.P.C. Mónica Estrada y Salvador Castillo, integrantes de la firma Deloitte. Procedimientos antifraude: La labor del auditor forense

Los C.P.C. Mónica Estrada y Salvador Castillo, integrantes de la firma Deloitte. Procedimientos antifraude: La labor del auditor forense
junio 01
2016

Los C.P.C. Mónica Estrada y Salvador Castillo, especialistas en auditoría forense, ahondaron sobre el papel que desempeña el auditor y el proceso para detectar y corroborar un fraude en una empresa.

Una de las herramientas más importantes para la detección de fraudes en el área de la Contaduría Pública es la auditoría, por ello, la C.P.C. Mónica Estrada Hernández, Gerente Senior de Auditoría Forense, y el C.P.C. Salvador Castillo Prieto, Director de Riesgo Funcional —ambos en Deloitte México— le ofrecieron al Colegio de Contadores Públicos de México un curso enfocado en Fraude: diseño de procedimientos y responsabilidad del auditor.

En entrevista para Veritas, nos platicaron más a detalle sobre sus experiencias en este tema que practican a diario.

AUDITORÍA FORENSE 

Para introducirnos en el tema, la Contadora Estrada Hernández define la auditoría forense: “Auditor (del latín Audire) que significa escuchar, los primeros auditores ejercían su profesión escuchando a las partes para resolver un conflicto. Se utiliza “forense” (del latín Forensis) relativo al foro o plaza pública, donde se ventilaban los asuntos de interés  público. Por lo anterior, una auditoría forense es aquella que se utilizará en un proceso legal y que normalmente se lleva a cabo cuando ocurre un ilícito o un incumplimiento de la ley como el fraude, el robo o corrupción”.

Bajo esta perspectiva, el rol del Contador en las compañías es muy especial, pues como especialista financiero o auditor puede ser una pieza clave al aportar información específica a la investigación, aunque en algunos casos pudiera ser el mismo sospechoso del fraude. “Su papel como Contador es muy importante porque él entiende cuáles son las áreas vulnerables que tiene la compañía donde se puede perpetrar un fraude; él nos puede dar una guía de los procedimientos y documentos contables, entre otros; todo lo que requerimos para hacer una auditoría forense”, detalla Mónica Estrada.

Para enmarcar esta labor, el auditor forense investiga procedimientos específicos, de tal forma que se obtenga la documentación soporte que apoye o desvirtúe un caso de fraude, en tanto, el auditor financiero trabaja con base en los procedimientos establecidos por las normas.

El Contador Castillo Prieto hace un paréntesis para explicar que el desempeño del auditor de estados financieros para validar las cifras de estos no contiene un enfoque para detectar fraudes. La Norma Internacional de Auditoría, NIA 240, Responsabilidad del auditor en la Auditoría de Estados Financieros con respecto al fraude, señala la responsabilidad del auditor, pero antes, se destaca en primer lugar el deber de la administración sobre la prevención y detección de fraudes, fomentando un comportamiento ético, honesto con supervisión apropiada y que sancione malos comportamientos.

El auditor es responsable de obtener una seguridad razonable de que los estados financieros están libres de errores materiales. Sin embargo, este puede detectar alguna deficiencia en controles como indicativo de fraude en los estados financieros. “En este caso, las Normas de Auditoría requieren que si el auditor sospecha de fraude, tiene la obligación de corroborarlo o desechar esta posibilidad. Es decir, allegarse de elementos para calificar qué tan significativo pudo haber sido el riesgo. Si encuentra indicios tiene la obligación de evaluar el riesgo de fraude”, explica el Contador Castillo Prieto.

DELIMITACIÓN

El auditor tiene una limitante porque hace su trabajo con base en pruebas selectivas y por ello le será difícil detectar fraudes que involucran planes sofisticados, colusión o participación de la alta dirección, que tiene la posibilidad de alterar evidencia, falsificar documentos, omitir deliberadamente registros, eludir controles y que conllevan estructuras bien organizadas.

Por lo anterior, ambos especialistas aclaran puntualmente la limitación entre la labor que ejecuta un auditor financiero y un auditor forense. Por un lado, el trabajo profesional del auditor financiero se basa en un buen monitoreo de las áreas donde existen riesgos de fraude. El Contador Castillo explica que “si se hace una buena evaluación de riesgos, el auditor puede estar conforme porque realizó los procedimientos en forma apropiada. Si hace bien su trabajo se libera de cualquier responsabilidad”.

En relación con la detección de fraude, Castillo Prieto especifica que el socio de la empresa o cliente puede advertir al auditor sobre las áreas que probablemente son susceptibles a movimientos fraudulentos; compras y nómina son algunos ejemplos.

El manejo de información –previo, durante y después de una extensa investigación– en la actualidad ha sido respaldado por el uso de las tecnologías. Como punto específico, la auditoría forense emplea software especializado. Mónica Estrada detalla que el cómputo forense es el campo que explota al 100%, dentro los rubros en los que opera dicha auditoría. La Investigación forense, apoyo a litigios, background check y Foreign Corrupt Practices Act (FCPA), le complementan. En el caso de apoyo a los litigios, el auditor forense debe asegurarse que la información reunida, después de una investigación, cumpla con todo lo señalado en el Código Penal, pues de existir un alegato, aunque el caso esté muy bien tipificado, si no tiene materia comprobable será rechazado por las autoridades.

Sobre los requerimientos para ser un especialista en auditoría forense, Mónica Estrada resalta que “México no tiene una universidad o una carrera como tal, por ahora solo nos hemos formado con la experiencia, entrenamiento y certificaciones. Se requiere ser analítico, escéptico, astuto y objetivo en armar estrategias, ya que todos los casos son distintos”. Sin embargo, a pesar de la inexistencia de normas y reglas que limiten el quehacer del auditor forense, la Contadora Estrada afirma que hay ventaja si previamente se practicó auditoría financiera.

DETECCIÓN Y PREVENCIÓN 

Al retomar el papel del auditor como precedente del área forense, Salvador Castillo precisa que una vez que el auditor financiero detecta un fraude se debe de informar al Comité de Auditoría de la entidad o a un cargo superior. “Pudiera haber presiones en el dictamen de los estados financieros para que no se diga o se mwatice la redacción para que se vea como un error y no como un fraude”, describe.

Respecto al desempeño y crecimiento del área forense en México, Mónica Estrada visualiza que por ser un área de trabajo muy especializada, mantiene un movimiento dinámico y en crecimiento constante, derivado de la creatividad de los defraudadores; así como también de la normatividad vigente.

Los especialistas resaltan que la prevención del fraude  es uno de los rubros que se debe trabajar constantemente para la mejora de la profesión contable. Bajo esta perspectiva, la Contadora Estrada destaca que el ejercicio del auditor forense es importante para apoyar a la dirección de la compañía, auditores internos o corporativos a detectar las prácticas u operaciones que podrían facilitar la ejecución de un fraude o corrupción.

Sobre los tipos de fraude más comunes en las empresas mexicanas menciona el robo de información de efectivo o de bienes, corrupción y sobornos (cohecho), administración fraudulenta y conflicto de interés. Por ejemplificar, el más relevante es el fraude en gastos como el ingreso de facturas falsas y simulación de gastos no realizados.

La forma en la que se detectan los fraudes son lineamientos en los que los contadores piden poner énfasis, la importancia de las denuncias anónimas y la labor de los auditores internos y externos son algunas áreas de directa influencia en la labor forense.

Las repercusiones en la imagen empresarial derivada de un fraude pueden tener un costo muy elevado, pese a mantener una carta de presentación excelente, un suceso fraudulento puede traer consecuencias graves tanto a nivel económico como organizacional. Mónica Estrada subraya que existen empresas donde colocan por encima de todo a la marca o a un producto; en estos casos recomienda trabajar siempre con profesionistas especializados, pues de lo contrario puede provocar un mal movimiento que carezca de contenido y sea utilizado en contra del personal o la institución bajo procedimientos legales.

Imagen2

Por lo anterior, la experiencia de los auditores forenses es fundamental en sucesos legales. “Normalmente (quien acude a la auditoría forense) son las áreas de finanzas, auditores internos o externos o los abogados, ya que se requiere un experto en la materia. Algo que nos delimita como especialistas es dar pauta o crédito a la realización de puntos específicos”, explica Mónica.

RECOMENDACIONES

Los C.P.C. Mónica Estrada y Salvador Castillo dan algunas recomendaciones y consejos a los lectores de Veritas: “Una entidad requiere expandir la conciencia y crear nuevas maneras de evaluar el riesgo de fraude, capacitar a sus empleados y reforzar el control interno, así como las herramientas y controles que se utilizan para la detección oportuna de un fraude y una vez que este es detectado es indispensable acercarse a un especialista”, asegura Mónica Estrada.

Para efectos de la auditoría, el Contador Castillo menciona que el auditor debe de ser escéptico: “Uno de los puntos donde está haciendo énfasis la norma es en la posibilidad de que la administración pueda violar controles. Es decir, al hacer una revisión de las distintas áreas de riesgo en cada una de ellas se analiza la posibilidad de fraude. Además, se tiene que documentar en el memorándum”.

La identificación de las áreas de riesgo permitirá al auditor detectar fraudes que afectarán los estados financieros. El auditor financiero debe incluir a sus expertos en las áreas que no domina, como tecnología de la información, valuación de instrumentos financieros y derivados, entre otros, pues son áreas donde la subjetividad está presente.

Para finalizar, los expertos coinciden en que el Contador como auditor tiene ventaja: “Nosotros somos especialistas multidisciplinarios, que apoyan a la investigación forense desde diferentes ángulos, refuerza nuestro conocimiento en la materia y acompañamos en todo momento a nuestros clientes en el proceso. Esto nos posiciona en el mercado”, enfatiza Mónica Estrada.

Imagen1

C.P.C. y M.A. Sylvia Meljem Enríquez de Rivera
Directora del Centro de Vinculación e Investigación Contable CEVIC
Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)

NOTA DE LOS ENTREVISTADOS
Los puntos de vista que se han expresado en esta entrevista no reflejan necesariamente los puntos de vista oficiales de la Firma Deloitte México, ya que estas son expresadas mediante Declaraciones Oficiales firmadas y en papel membretado.

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: