Veritas Online

Ejercicio Profesional

Previsión social, fomento al ahorro

Previsión social, fomento al ahorro
agosto 01
07:00 2017

Hay empresas que fomentan el ahorro de sus trabajadores mediante el contrato colectivo de trabajo o contratos ley. Los conceptos de fondo y caja con frecuencia se toman como sinónimos, pero hay diferencias. 

El fondo de ahorro está regulado por la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) y la caja de ahorros por la Ley Federal del Trabajo (LFT), también es aplicable para ambos la Ley del Seguro Social (LSS). La caja de ahorro es creada por los trabajadores para fomentar el ahorro y participan los que quieren; la empresa no hace aportaciones solo está obligada a descontar en la nómina para las aportaciones a este concepto como lo marca la LFT, limitando el descuento, el cual debe ser aceptado libremente por los trabajadores y que no sean mayores a 30% del excedente del salario mínimo.

La caja de ahorros se puede incluir en un plan de previsión social de la empresa en la que se fijarán las normas y condiciones de operación; el funcionamiento consiste en que la empresa efectúa los descuentos acordados de las aportaciones como de los pagos a los préstamos y los entrega al sindicato de los trabajadores o a una institución de crédito a través de un fideicomiso.

En el fondo de ahorro, para efectos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), hay un ingreso exento para sus trabajadores, para la LSS puede haber parte exenta y gravada. El trabajador aportará en forma semanal o quincenal vía nómina y la empresa otra cantidad igual. En determinado momento se le entrega al trabajador la suma de las cantidades con los intereses generados de los fondos, los cuales se utilizan para hacerles préstamos, mediante condiciones y regulación de un gasto de previsión social.

La LISR nos dice: “No se pagará el impuesto, por la obtención de los ingresos provenientes de cajas de ahorro de trabajadores y de fondo de ahorro, establecidos por las empresas para sus trabajadores cuando reúnan los requisitos de deducibilidad”. Nos dice que las deducciones autorizadas deberán reunir los siguientes requisitos: “Cuando se trate de gastos de previsión social, las prestaciones correspondientes se otorguen en forma general en beneficio de los trabajadores”.

Las prestaciones de previsión social se otorgan de manera general cuando se establecen en los contratos colectivos de trabajo o contratos ley, tratándose de trabajadores sindicalizados o empleados no sindicalizados de forma general y se otorguen las mismas prestaciones.

El monto del fondo de ahorro de las aportaciones por la empresa sea igual al monto aportado por los trabajadores, la cual no exceda de 13% del salario del trabajador; además, que se puedan retirar las aportaciones una vez al año o al término de la relación de trabajo, el fondo se destine para otorgar préstamos a los trabajadores, cuando se entregue al trabajador el importe del fondo de las aportaciones y los intereses generados, estarán exentos y no será un ingreso para el trabajador, siempre y cuando la empresa cumpla con los requisitos para que este concepto sea totalmente deducible.

En cuanto a la LSS, dice que no se integra al salario base de cotización: “El ahorro cuando se integre por un depósito de cantidad semanaria, quincenal o mensual igual del trabajador y de la empresa; si se constituye en forma diversa o puede el trabajador retirarlo más de dos veces al año, integrará salario”. En la práctica hemos encontrado que las aportaciones del patrón no se integran siempre y cuando sean iguales a la del trabajador, por lo tanto integrará al salario base de cotización si la contribución patronal al fondo de ahorro es mayor que la del trabajador, se incrementará únicamente la cantidad que exceda la aportación otorgada.

Las empresas por lo regular planean la fecha para que el trabajador pueda usar el dinero para gastos de fin de año, cuando se trata de un retiro voluntario se entrega la cantidad aportada acumulada y los intereses hasta que se entrega al resto del personal o en caso de defunción, a sus beneficiarios. Este plan de previsión social debe estar reglamentado en cuanto a procedimiento, requisitos, montos y préstamos, donde deben participar los trabajadores sindicalizados o empleados no sindicalizados, mediante un contrato colectivo o contrato ley y para demostrar que no existe simulación, el fondo de ahorro será administrado por una institución de crédito a través de un fideicomiso.

 

C.P.C. y P.C.FI. Ma. de Lourdes Nabor Cadena
Integrante del Consejo Editorial de la revista Veritas Online
lncm@prodigy.net.mx

 

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: