Veritas Online

Atisbos

Prever la crisis

Prever la crisis
enero 02
10:22 2014

Por C.P. Roberto Álvarez Argüelles

Expresidente del IMCP

mireyagarza2000@yahoo.com.mx

 

Al atisbar los abundantes análisis de la gran crisis 2008-2009 es inevitable la pregunta: ¿son previsibles las crisis? Una posible respuesta derivaría de precisar las causas y definir las limitaciones para visualizarlas con oportunidad y entender por qué colapsaron los mercados más importantes y por qué los principales bancos, firmas financieras y agencias calificadoras no pudieron percibir y actuar contra lo que el consenso califica como una gigantesca tormenta perfecta. Una síntesis de las principales causas y limitaciones, esgrimidas por los diversos análisis hechos públicos, es la siguiente:

[1] Se practicó una desregulación generalizada de los sistemas bancarios, monetario y financiero prohijando especulación y operaciones insanas cada vez más alejadas de la economía real.

[2] El análisis económico tiene como peculiaridad ofrecer más seguridad para hacer previsiones sobre tendencias en el mediano y largo plazo que sobre la evolución volátil de las finanzas en el corto plazo, dado el gran número de elementos que están en juego y la velocidad con que se modifican, dificultándose el diseño de modelos de pronóstico seguro.

[3] Siempre existe un conjunto de factores políticos, militares y económicos que rebasan lo estrictamente financiero y que inciden de manera importante, mismos que, por lo general, se dejan fuera del análisis técnico.

[4] Los agentes económicos tomaron decisiones basadas en una confianza ciega en el auge económico y en la autorregulación de los mercados, lo que creó la ilusión de una prosperidad sin fin. Chuck Prince, Exdirector de Citicorp,

lo ilustró muy claro al comparecer ante el Congreso en Estados Unidos: “Los banqueros tenían que seguir bailando al son de la euforia financiera hasta que la música cesó de manera abrupta en septiembre de 2008”.

[5] Varios economistas influyentes, nacional y globalmente, insistieron en que se había entrado en un periodo de crecimiento estable en las economías centrales (la gran moderación, se le llamó), lo que alentó la abundancia de crédito barato, originó burbujas inmobiliarias y estimuló a las instituciones financieras a tomar posiciones cada vez más riesgosas. La gran moderación resultó un espejismo que encubrió gigantescas burbujas financieras, que explotaron catastróficamente.

Una de las causas de la crisis de 2008 fue que los agentes económicos tomaron decisiones basadas en una confianza ciega en el auge económico

 

EPÍLOGO

La previsión de las crisis no es fácil. Reclama una participación multidisciplinaria y de una buena dosis de sentido común, que generalmente choca con las creencias ideológicas de los economistas. En 2008 el paradigma de los mercados eficientes fue inoculado a los medios masivos y políticos, convirtiéndolo en una especie de ideología de la época (zeit geist en alemán), que no admitía interpretación alterna. De aquí la importancia de la implantación de una regulación y supervisión gubernamental que garantice operaciones financieras vinculadas a la economía real y alejadas de la especulación. Estas medidas siguen sin aplicarse a pesar del consenso que existe sobre su necesidad.

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: