Veritas Online

Fiscal

Presentación de aviso de suspensión de actividades para personas morales

Presentación de aviso de suspensión de actividades para personas morales
agosto 01
2019

En ejercicios anteriores, la regla que regulaba esta opción fue impugnada ante los tribunales y, en 2019, el Pleno Jurisdiccional de la Sala Superior del TFJA se pronunció en el sentido de que violaba el principio de subordinación jerárquica y contravenía la naturaleza declarativa del RFC.

La Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) para el ejercicio 2019 se publicó el 29 de abril en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Es cierto que no presentó grandes variaciones en lo que respecta a la del ejercicio anterior, pero es importante considerarla modificación realizada a la regla 2.5.12. Opción para que las personas morales presenten aviso de suspensión de actividades, la cual será el eje central del presente análisis.

La importancia de la regla en cuestión radica en que el reglamento del Código Fiscal de la Federación (CFF) vigente ya no prevé que el aviso de suspensión pueda ser presentado por personas morales, lo que otorga tal atribución de manera exclusiva a las personas físicas desde la abrogación del reglamento respectivo con vigencia del 7 de diciembre de 2009. Posterior a dicha fecha, con la finalidad de subsanar la omisión, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) emitió la regla relativa al aviso de suspensión de personas morales.

Cabe destacar que, previo a la emisión de la regla, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito, interpretó que el derecho de presentar el aviso de suspensión de actividades también correspondía a las personas morales y no únicamente a personas físicas, lo que atiende a la preservación del derecho humano a la seguridad jurídica consagrado en el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

DESARROLLO

La regla 2.5.12 estipula que la suspensión de actividades económicas, tratándose de personas morales, durará dos años y podrá prorrogarse una ocasión por un año. Una vez concluido el plazo de la suspensión, el contribuyente deberá presentar el aviso de reanudación de actividades o el correspondiente a la cancelación ante el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

A continuación, se enumeran los requisitos que deben cumplir las personas morales para presentar el aviso de suspensión al interrumpir todas las actividades económicas que den lugar a la presentación de declaraciones periódicas de pago o informativas:

• El estado del domicilio fiscal y el contribuyente en el domicilio debe ser distinto a no localizado.
• Ser acreditado con la opinión de cumplimiento en sentido positivo por estar al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.
• La denominación o razón social y la clave RFC de la persona moral no debe encontrarse en la publicación que hace el SAT en su portal, conforme con lo dispuesto por el artículo 69, penúltimo párrafo del CFF.
• La persona moral no debe estar en el listado de contribuyentes que realizan operaciones inexistentes que da a conocer el SAT en su portal.
• El certificado de sello digital de la persona moral no debe ser revocado.

La suspensión de actividades económicas durará dos años y podrá prorrogarse hasta un año más para tener un plazo máximo de duración de tres años en total, siempre que antes del vencimiento respectivo se presente un nuevo caso de servicio en los términos de la ficha de trámite 169/CFF Aviso de suspensión de actividades de personas morales contenida en el Anexo 1-A de la RMF para 2019.

La novedad en el ejercicio vigente para esta regla consiste en que, en caso de incumplimiento de la presentación del aviso de reanudación o cancelación, el SAT lo comunicará a través del buzón tributario o por correo electrónico, para que el contribuyente realice la reanudación o cancelación.

Los socios o accionistas de personas morales en suspensión de actividades deben analizar su caso en el supuesto de que la suspensión se encuentre regulada en la RMF”.

En el supuesto de hacer caso omiso, la autoridad administrativa asignará las características fiscales consistentes en régimen, obligaciones y actividades económicas con las que contaba el contribuyente al solicitar su suspensión de actividades.

Es relevante recordar que la regla que regulaba la opción para que las personas morales presentaran aviso de suspensión en ejercicios anteriores fue impugnada ante los tribunales, y el Pleno Jurisdiccional de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) se pronunció en el sentido de que violaba el principio de subordinación jerárquica, pues, acorde con los razonamientos del tribunal, contraviene la naturaleza declarativa del RFC, que lo obliga a reanudar sus actividades o a terminarlas definitivamente para efectos de presentar el aviso respectivo de reanudación o cancelación.

En fechas recientes, el Pleno en Materia Administrativa del Primer Circuito resolvió la Contradicción de tesis 21/2018, pero en el sentido de que la regla relativa a la suspensión de actividades de personas morales respeta el principio de subordinación jerárquica, pues no extiende el contenido de la ley ni del reglamento a supuestos distintos ni los contradice, sino que es acorde con el elemento de temporalidad que desarrolla.

Aunado a lo anterior, es importante recordar que el Poder Judicial de la Federación ya ha señalado en diversas tesis de jurisprudencia que la RMF sí puede ser obligatoria, siempre y cuando acate el principio de reserva de ley relativo, es decir, que no establezcan cargas adicionales en relación con cualquiera de los elementos de las contribuciones como sujeto, objeto, base, tasa o tarifa. Por ende, no deben pasar desapercibidas las consecuencias que derivarían una vez que concluyera el plazo de hasta tres años para la suspensión de actividades, las cuales serían que la autoridad asignara las características fiscales del contribuyente persona moral, en el caso que no presentara el aviso de reanudación o cancelación.

CONCLUSIONES

Es trascendental que los socios o accionistas de personas morales que se encuentren en suspensión de actividades, así como los que estimen presentar el aviso relativo, analicen el caso que les atañe, no porque el supuesto de la suspensión de actividades se encuentre regulado en la RMF y pueda considerarse motivo suficiente para no atribuirle la importancia debida.

Lo anterior reviste importancia en el supuesto de que se cumpla el plazo de suspensión y el contribuyente omitiera presentar el aviso de reanudación o cancelación, la autoridad fiscal procedería a asignar las obligaciones fiscales de la persona moral y, si posteriormente ésta las incumpliera, se tiene el riesgo de que la autoridad imponga multas por incumplimiento de obligaciones al afectar de manera innecesaria el patrimonio del contribuyente.

C.P. y Lic. Pablo Altamirano Palacios
Asociado de impuestos de Salles, Sainz Grant Thornton
Pablo.Altamirano@mx.gt.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: