Veritas Online

Internacional

Precios de transferencia en tiempos de COVID-19

Precios de transferencia en tiempos de COVID-19
noviembre 01
2020

Esta crisis, que no se comporta como otras del pasado, afecta el flujo de operaciones y cadenas de suministros, lo cual, a su vez, tendrá un efecto en los esquemas de precios entre empresas asociadas.

A partir de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara que la enfermedad por coronavirus (COVID-19) se trataba de una pandemia, se generó un cambio a nivel mundial respecto a las medidas para aminorar el contagio de la población en cada país. Esto ha afectado a las economías y los mercados financieros, ya que la ley de oferta y demanda es la base para éstos, por lo que al existir una alteración importante en las cadenas de suministros, se crean variables que pueden desestabilizar a grupos internacionales en su modelo de negocio.

Estas modificaciones abarcan a toda la cadena de suministros, ya sea por la escasez de materias primas, protocolos de distanciamiento social, cuarentena rigurosa, operaciones bajo sistemas de sanidad con normas especiales, la imposibilidad de funcionamiento en algunas fábricas, los problemas con los canales de distribución, la caducidad de productos, el cierre de fronteras, etcétera. Estas variables ocasionan complicaciones para los grupos multinacionales, pues generan costos adicionales o dificultad para continuar.

Específicamente en México, todavía hay sectores de la industria que no han podido operar, provocando una caída sustancial en los ingresos de las empresas, ya que al no trabajar normalmente, el poder adquisitivo de las personas disminuye. Si se considera que la economía nacional ha tenido un crecimiento negativo en la actual administración, se puede decir que no se avecina una tormenta, sino un huracán.

Los grupos multinacionales ya están buscando soluciones ante estos retos, y estableciendo modificaciones a las relaciones comerciales y financieras. No se debe pensar que estas estrategias son para aumentar la rentabilidad, lo cual sería un gran sueño; su fin último es minimizar las pérdidas, ya que el Banco Mundial ha determinado un decremento de la economía global de -5.2% en 2020, por lo que es necesario tomar acciones.

Como se sabe, las estrategias de negocio y acciones que realicen esos grupos impactarán a la operación que lleven a cabo con sus empresas relacionadas, generando cambios en sus líneas de negocio y reestructurando la organización que tenían antes de esta crisis sanitaria. Es en este punto, donde esas medidas tendrán efecto en relación a los esquemas de precios de transferencia.

Panorama actual
Las compañías, al buscar nuevas formas de seguir trabajando, requieren adaptarse a las necesidades del mercado. Es importante prestar atención a los cambios que está originando esta crisis, la cual no se comporta como otras vistas en años pasados, ya que no sólo afecta al poder adquisitivo de los consumidores o sus ingresos, sino también al flujo de las operaciones y las cadenas de suministros.

Es preciso recordar que esta pandemia ha detenido economías de forma abrupta por las acciones sanitarias que se han tomado en cada país, lo cual ha afectado a aquellos sectores que realizan la mayoría de sus operaciones en establecimientos físicos, contrariamente a aquéllos que han avanzado más en el proceso del comercio electrónico (e-commerce). Derivado de las respuestas para atender la pandemia, se han acelerado las ventas en línea de manera exponencial, llevando al retail y a industrias como la manufacturera, a desarrollar estrategias para implementar programas con tecnologías digitales y evolucionar hacia el e-commerce.

Actualmente, las personas se han encontrado con una nueva forma de conseguir insumos para la vida cotidiana a través de internet. Las visitas a sitios web para adquirir productos de necesidad básica, al igual que las plataformas de venta de alimentos preparados, han incrementado desde que inició la cuarentena. El aumento en estas compras ha registrado un crecimiento de 500% sólo en México, de acuerdo con la consultora Kantar Worldpanel.

Ante esta situación, las empresas de aquellos sectores que dependen en mayor medida de establecimientos y cadenas de suministros físicos, están actuando con reconfiguraciones precipitadas (en muchos casos involuntarias) que no necesariamente han sido planeadas, pero ayudan a seguir con las actividades.

Cambios estimados
Se esperan reestructuras que impacten las operaciones intercompañía en el flujo de sus actividades y las cadenas de suministros. Sin embargo, es una realidad que los presupuestos y las políticas para las operaciones con partes relacionadas se realizan año con año, con base en cifras históricas o hechos conocidos, por lo que estos cambios en los grupos multinacionales tendrán un impacto en las cifras previamente esperadas.

Se prevén afectaciones en los precios, aumentos de costos en las cadenas de suministros, flujos de operación intermitentes, costos por reubicaciones de plantas, búsqueda de fuentes de suministros y provisiones, centralización de operaciones (como servicios entre empresas del mismo grupo), financiamientos intercompañías para atender necesidades de liquidez, cierres y reducciones de operaciones por la limitada capacidad de adquisición de los consumidores, entre muchas otras.

Con base en las acciones que efectuarán las empresas para disminuir sus pérdidas en el ejercicio 2020, todo lo anterior lleva a cuestionar: ¿Realmente se están pactando las operaciones a valor de mercado al final del ejercicio? La respuesta tal vez sea incierta.

Esta situación se presentará en las empresas que tengan operaciones con partes relacionadas, ya que como se mencionó, se vive en una era globalizada donde todos los países pasan por la misma crisis y las acciones se realizan de manera urgente, seguramente sin un análisis previo. De ahí que será importante retomar el aspecto de precios de transferencia antes del cierre de año y analizar los impactos que pudieran generarse, para minimizarlos.

Con el fin de identificar indicadores que puedan afectar las políticas de precios de transferencia, se deberán tomar en cuenta los “Aspectos a considerar para determinar los precios” (véase la ilustración). Una vez realizados los diagnósticos correspondientes, habrá que reformular las políticas intercompañía, con el propósito de definir una rentabilidad en el grupo de empresas, dentro de un marco económico esperado a nivel global.

Por último, todo lo anterior se recomienda en virtud de que se espera que los sectores industriales obtengan resultados con impactos económicos similares, los cuales se verían reflejados en una baja en sus utilidades. Por lo que no será raro que las compañías que formen parte de un grupo multinacional, manifiesten estas disminuciones de rentabilidad.

L.C. Antonio Salviejo Ávila
Integrante de la comisión de Auditoría Fiscal del Colegio
Gerente de Precios de Transferencia en Russell Bedford México
asalviejo@russellbedford.mx

Related Articles

Búsqueda