Veritas Online

Tecnologías de la Información

Precio del Bitcoin, ¿cómo entenderlo?

Precio del Bitcoin, ¿cómo entenderlo?
febrero 01
2019

Se presentan las razones por las que cambia tanto el precio de esta criptomoneda, cómo encaja en las políticas monetarias actuales, sus defectos y qué factores humanos se ven involucrados en su avance con los inversionistas.

Bitcoin es uno de los activos con mejores rendimientos de los últimos diez años, de haber invertido 100 pesos en este activo al inicio de 2011, ahora se tendría más de un millón de pesos. Sin embargo, si se hubieran invertido esos mismos 100 pesos a inicios de 2018, ahora su valor sería de solo 40 pesos.

Esta volatilidad es la que provoca múltiples críticas; incluso el exgobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, llegó a llamarlo Esquema Ponzi (operación fraudulenta que paga intereses con el propio dinero de los inversores o con el de nuevos inversores) en una entrevista publicada en Basler Zeitung en diciembre de 2018. En el presente artículo se explican los factores detrás de los cambios en su precio y los argumentos de sus detractores.

DESARROLLO
En un inicio, Bitcoin se presentó como alternativa al sistema bancario tradicional y su política monetaria inflacionaria que reduce el poder adquisitivo de cualquier moneda, pues aunque fue concebida como inflacionaria en un inicio, se proyectó que sería deflacionaria a partir de un punto, lo que significaría que cada Bitcoin iría aumentando su poder adquisitivo a medida que pasara el tiempo y creciera su demanda. Tan sólo unos meses después de la quiebra de Lehman Brothers, Satoshi Nakamoto, el anónimo creador de la criptomoneda, realizaba la primera transacción de Bitcoin y en ella incluía un mensaje referenciando el rescate bancario del Reino Unido.

En los siguientes meses, Satoshi se pronunció en contra del modelo de bancos centrales y de sus políticas monetarias; mensaje que resonó con fuerza entre sus seguidores iniciales, que vieron en Bitcoin una herramienta que podía servir para cambiar un sistema que percibían como corrupto. Aunque los factores ideológicos se han ido diluyendo con el tiempo (la idea de que Bitcoin podría servir para sustituir, tanto a bancos centrales como al sistema bancario tradicional), permanece gran parte de la volatilidad que ha experimentado. No obstante, aunque la probabilidad sea ínfima, si Bitcoin llegara a desplazar a las divisas del mundo, su valor podría multiplicarse miles de veces. Sin embargo, la rigidez de la oferta evita que la criptomoneda pueda acomodar cambios fuertes en la demanda; es decir, en los periodos en los que Bitcoin se pone de moda, hay mucha gente que quiere comprar, lo que provoca que su precio suba muy rápido.

Aunado a ello, Bitcoin tiene círculos virtuosos y viciosos, pues pasa por periodos en los que los medios de comunicación lo ignoran por completo para después ser el foco de atención de periódicos, noticieros y revistas, lo que hace que una vez más genere un aumento en su costo y popularidad, formando una burbuja que revienta en cuanto a su valor vuelve irracional, y esta vez, los medios le hacen caso, pero para declararla como experimento fallido. Es así que la divisa puede multiplicar su valor cientos de veces y caer después 98% y todo en cuestión de meses. Por una parte, los inversionistas se dejan llevar por dos sentimientos muy humanos: avaricia y miedo.

La avaricia en el sentido de que todo el mundo quiere aprovechar las oportunidades y mejorar su nivel económico, y a veces podría parecer que Bitcoin es una de las vías más fáciles.

Un término muy común en los mercados de criptomonedas es FOMO, por sus siglas en inglés, Fear of Missing Out o miedo a quedarse fuera. Cuando el mercado sube rápidamente, la gente tiene miedo de perder la oportunidad, por lo que decide comprar casi sin fijarse en el precio que está pagando.

Por otra parte, los modelos tradicionales de valuación dificultan determinar el valor real de ésta y otras criptomonedas porque no se adaptan a los paradigmas que sigue la mayoría de activos que conocen hasta ahora.

ARGUMENTACIÓN
Uno de los modelos más usados por los inversionistas, tanto particulares como institucionales, es el del análisis fundamental, que consiste en observar la actividad de una empresa y analizar datos como su producción, flujo de caja, niveles de deuda o capital, y con ello determinar el precio objetivo dela acción.

El problema con las criptomonedas es que no tienen este tipo de características, no producen flujo de caja, y es absurdo hablar de su nivel de endeudamiento o capital.

Entonces, podrían parecerse más a commodities como el oro o el petróleo, pero los modelos para evaluar este tipo de activos tampoco encajan de forma correcta. Uno de los inversionistas más exitosos del mundo, Warren Buffett, quien basa sus inversiones en análisis fundamental, llegó a decir que Bitcoin es probablemente “matarratas al cuadrado” debido a que se trata de un activo no productivo, contrario a una empresa que produce bienes o servicios.

Por su parte, el modelo de inversión en crecimiento, que es utilizado con fondos de capital privado, para invertir en startups (empresas emergentes) y empresas de tecnología, podría adecuarse un poco más, pero incluso aplicando ese modelo, el precio actual de las criptomonedas parece ser varias veces superior a lo que indicarían sus métricas de uso.

CONCLUSIONES
Las criptomonedas son un activo muy proclive a ciclos de euforia y de desilusión, debido a que su oferta está limitada y su único mecanismo de ajuste es el precio. Este efecto se ve potenciado por ciclos viciosos y virtuosos, que llevan al precio a moverse de manera extrema.

Adicional, la tecnología relativamente joven, que todavía tiene mucho por probar, lleva a los medios no especializados a decir que las criptomonedas van a solucionar todos los problemas del mundo, y meses después a decir que se trata de una tecnología fracasada, dependiendo de cómo se mueva el precio. Por lo anterior, se puede esperar que el precio de Bitcoin fluctúe de manera brusca durante los próximos años. A medida que vaya madurando, su volatilidad disminuiría, porque los factores mencionados se moderan a medida que el potencial se convierte en utilidad real.

Lic. Josú San Martín
Integrante de la Comisión de Tecnologías Financieras y Emergentes
josu@exponent.capital

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Twitter

Katya Elizabeth Arroyo, Administradora General de Servicios al Contribuyente y Fernando Caballero Betanzos, Administrador Central de Promoción a la Formalidad en el @SATMX, sostuvieron una conversación a puerta cerrada con el Presidente del @colegiocpmexico, @UbaldoDiazCPC.

Con la creciente demanda de consumo eléctrico y de combustibles, así como con la caída en la producción energética total, no es sorpresa que la prioridad del nuevo gobierno se enfoque en la construcción de refinerías. Un artículo de Dr. Salvador Rivas Aceves.

Hemos visto que es tendencia el reclamo social y la mayor exigencia que se hace a las empresas para transformar su visión. Estas son las prioridades globales plasmadas en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, un artículo de Dra. Sylvia Meljem Enríquez de Rivera.

Load More...
A %d blogueros les gusta esto: