Veritas Online

Ética Profesional

Posverdad

Posverdad
mayo 02
13:02 2018

La buena voluntad del ser humano nace de un sentimiento de nobleza en busca de la verdad, tarea que puede llevar una vida entera incluso en el más allá, dejando caminos a nuevas generaciones para investigar las directrices heredadas. En la mayoría de los casos no existe la verdad absoluta, en virtud de que la propia ciencia logra cambios de apreciación en lo demostrable que no siempre son una constante.

A través de la historia se ha manifestado que los niveles educativos y culturales son la base del progreso del crecimiento personal conciente. Cuando el egoísmo y envidia permiten alejarse de la lógica, la ética y la estética, la humanidad gana, de esta forma se logran mejores consensos para lograr competitividad, capacidades, cualidades y se puede trascender en todos los campos y áreas del devenir de los actos y actividades del progreso, incluso en la vida política y económica que beneficie a la sociedad en general.

El debate de ideas e ideales, de sueños y esperanzas no es nuevo, la defensa de actitudes de conductas éticas debe forjar una aptitud para lograr una concordia de paz, libertad, democracia, fraternidad, decencia, bienestar, respeto, admiración, sana comunicación, mutua comprensión y defensa patrimonial por mejorar la calidad de vida y superar individualismos para optimizar las relaciones entre quienes deben convivir emotiva o productivamente en favor de la permanencia y encuentro de fortuna, dicha y felicidad asociada con el éxito individual y en su conjunto.

Es una pena observar personas con una pobreza de inteligencia congruente, ética y espiritual, quienes logran dirigirse con un poder fáctico para encumbrar el engaño y la mentira al tergiversar hechos reales en mentiras emotivas. Se sabe que uno de los valores más respetados, apreciados, reconocidos y admirados es la congruencia y uno de los requisitos para lograrla es la meditación y reflexión sobre la verdad de los conceptos importantes de la vida, que al igual que la ética se basa en la lógica cuántica, holística y científica que pueda contribuir a la coherencia del sentido común dentro de una conveniencia de lo mejor y mayormente posible a favor del bien común, por consiguiente lo que es antiético e ilógico es la incongruencia ante la falta de valores morales, éticos, cívicos, políticos, culturales, educacionales y buenas costumbres que enriquecen el espíritu y la lealtad a lo que es correcto, honorable, decente, bueno, apreciable, sano, saludable, oportuno, amigable o simplemente apropiado para lograr la rectitud y satisfacción de la congruencia del hacer.

La Posverdad es una distorsión liberada de una realidad, con el propósito de alterar la percepción de la opinión publica para influir en el pensar social con base en una mentira emotiva o motivada por un interés de no mostrar la realidad de la desgracia o peligro eminente que esto conlleva. Principalmente en el campo profesional y político existen falsificaciones de gente honorable, que tratan de desviar la atención en cosas de importancia en intrascendentes. Mucha gente equivocada ha llegado a pensar que política es sinónimo de falsedad, fraude, mentira, engaño, deslealtad y perversidad. Es muy lamentable que en la vida real parezca verdad, no obstante que los hechos lo demuestran.

La falta de información verdadera o la ocultación de la misma, más bien el poco caso que se le hace, como por ejemplo a los resultados de la Auditoría Superior de la Federación donde se demuestran desvíos financieros importantes del presupuesto gubernamental que afectan a toda la nación, la designación de los fiscales de la Procuraduría General de la República para que procuren justicia, así como el titular del Sistema Nacional Anticorrupción o el aplazamiento de la Ley para modificar el fuero político.

La estafa maestra de todo empresario, profesional y político es tratar de hacer creer que sus mentiras son verdades, claro de acuerdo a las circunstancias. Como humanos una característica es, por ejemplo, que una verdad es que todos mentimos, ya sea consigo mismo o con los demás, hasta por distracción o percepción, veamos unos ejemplos para ilustrar la perversidad negada de la congruencia:

Posverdad de ingresos. Para el profesional o el empresario, quienes manejan recursos de terceros, (agencias de viajes) quieren demostrar muchos ingresos para lograr financiamientos bancarios, pero ante el fisco quieren demostrar que solo tienen ingresos acumulables de sus comisiones para pagar menos impuestos, que en estricto sentido es lo correcto, (hay que tener mucho cuidado con la omisión de ingresos) pero inexplicablemente no quieren o no saben poner orden financiero, contable y fiscal. Afortunadamente se ha tomado mayor conciencia ética y responsabilidad profesional para salvaguardar el patrimonio real de esas empresas.

Posverdad política. La propaganda en la manipulación electoral o comunicación estratégica que prosigue de un eufemismo en las relaciones públicas por salvaguardar una imagen, carece de verdad en el marco conceptual de la comprobación de hechos. Hay candidatos ignorantes, mentirosos y exagerados que con tal de ganar los votos no se miden en el grado de cinismo y desfachatez, que al parecer a muchos encuestados no les afecta su imprudencia, deshonestidad y mal juicio. Existe una anécdota donde un político promete la creación de un puente y la gente le replica que ahí no hay río, a lo que arremete diciendo que también les pondrá el río, parece broma y efectivamente al escuchar las ideas de los políticos parecen bromas a tal grado que eso es lo que entretiene al pueblo engañado.

Actualmente en México como en otros países se avecinan las elecciones democráticas, es lamentable que estén ganando puestos de elección personas asociadas con la delincuencia, falta de honradez y percepción del sentido común, sobre todo del alejamiento sostenido a la congruencia y decencia del buen sentir, del talante del hacer y el talento de hablar con propiedad y elocuencia, la falta de credibilidad y de esperanza se tornan en indecisiones más proclives a una conducta errática y disfuncional alejada del bienestar social, solo podremos transformar un sentido de prosperidad cuando se enseñen y acuñen los valores y principios universales, fuera del rencor y en vías de aportación en conciencia ética y responsabilidad financiera fiscal sustentable para una mejor educación.

C.P.C. Vicente Robleda Velázquez
Consultor en Consciencia Ética y Responsabilidad Profesional
Colaborador de Veritas online
cpcvicenterobleda@hotmail.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: