Veritas Online

Ejercicio Profesional

Política tributaria, consideraciones en torno a una reforma fiscal

Política tributaria, consideraciones en torno a una reforma fiscal
julio 01
08:00 2018

Una de las grandes preguntas es qué rumbo tomará la nueva administración en cuanto a política tributaria, pues esta debería abarcar más allá de un análisis sobre los ingresos de la Federación y centrarse también en los egresos y el ejercicio del gasto.

Una vez más nuestro país se encuentra sumergido en un entorno de cambio: los ajustes a los precios internacionales del petróleo; la reforma fiscal más importante de los últimos 30 años con nuestro vecino del norte; ciertas iniciativas a nivel internacional que impactan la materia fiscal, como es el caso de la Erosión de la Base Imponible y traslado de beneficios o el Embarque de Utilidades (BEPS, por sus siglas en inglés), así como los acuerdos celebrados en materia de intercambio de información; la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y de absoluta actualidad, el marco electoral en el país.

En materia de política tributaria la actual administración tomó una decisión: iniciar el periodo implementando la denominada reforma hacendaria en 2014, y a partir de ese momento no proponer mayores cambios de tipo estructural a las leyes fiscales. La pregunta obligada es ¿qué rumbo tomará la administración entrante en materia de política tributaria?

La esfera de esta política abarca mucho más allá del análisis relativo a los ingresos de la Federación, también es obligado voltear a ver a los egresos y al consecuente ejercicio del gasto presupuestado.

MÉXICO Y LA RECAUDACIÓN

En 2015, México alcanzó un índice de recaudación determinado por los ingresos tributarios en relación con el Producto Interno Bruto (PIB), por encima de 17% (aproximadamente de 10% al año 2000); es innegable que la mejora es importante. Aun así, México se muestra como una de las últimas economías de menor eficiencia recaudatoria en comparación con los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), donde las economías más avanzadas superan los 35 puntos e incluso por encima de los 40.

En materia de conformación de los ingresos de la federación, los ingresos tributarios forman parte de los denominados ingresos presupuestarios del sector público. Los tributarios incluyen, entre otros, el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), los impuestos a la importación, el Impuesto por la Actividad de Exploración y Extracción de Hidrocarburos, el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos y los accesorios de las contribuciones.

El ISR, IVA y el IEPS se muestran como los impuestos más representativos entre los ingresos tributarios en relación con el PIB. Solamente el ISR pasó a representar alrededor de 7.0% del PIB en 2017 respecto a 5.0% en 2013.

El año 2015 representó el más importante de crecimiento como consecuencia del fin del régimen de la consolidación fiscal. El IVA se mantuvo estable, en el orden de casi 4% en relación con el PIB, en cambio, la evolución del IEPS ha sido notoria pasando de aproximadamente 0.6% del PIB en 2014, a aproximadamente 2.1% del PIB en 2017.

El crecimiento del IEPS fue una mezcla de resultados de la reforma hacendaria de 2014, y la mecánica de determinación de este impuesto para el caso de las gasolinas (la caída internacional de los precios del petróleo ayudó al crecimiento en la recaudación).

Es difícil establecer un argumento en contra del éxito recaudatorio de la reforma hacendaria, pero mejorar la eficiencia en la recaudación representa una ventana de oportunidad para los años venideros, se debe continuar con el combate a la evasión y la informalidad que tanto afectan la eficiencia en la recaudación.

EL ENTORNO NACIONAL E INTERNACIONAL

Como fue señalado al inicio del presente texto, México enfrenta retos importantes en materia nacional e internacional que tienen injerencia en materia tributaria, por lo que surgen varias interrogantes en materia fiscal: ¿es necesaria una reforma fiscal?, ¿en qué líneas o sentidos?, ¿se sugieren ajustes estructurales a las leyes?

En términos generales podemos señalar que una reforma fiscal puede pretender objetivos diversos, entre otros, incrementar la recaudación (enfoque a ingresos), otorgar seguridad jurídica a los contribuyentes, implementar medidas enfocadas a mejorar la recaudación (emisión de comprobantes fiscales), para lograr una mejora en la fiscalización. Así, ¿qué tipo de reforma fiscal es la requerida en estos momentos, si este fuera el caso?

Un análisis de la Cuenta Pública en años recientes arroja que terminamos ejerciendo más gasto respecto de aquel presupuestado.

Hoy más que nunca la toma de decisiones debe ser consecuencia del análisis profundo, detallado, responsable y objetivo de los factores que impactan en la fiscalidad en México. La fijación de los objetivos que persigue una reforma fiscal resulta un elemento clave.

Pero no solo es necesario llevar a cabo una revisión del componente de los ingresos de la Federación, sino también de los egresos. Un análisis de la Cuenta Pública en años recientes arroja que sistemáticamente terminamos ejerciendo más gasto respecto de aquel presupuestado. Tan solo en los ejercicios de 2014 a 2017 los excesos fueron del orden de 2.2, 4.7, 12.9 y 7.5%, respectivamente. Así, resulta que en materia de ejercicio del gasto de la Federación también encontramos un área de oportunidad para mejorar.

ENTORNO ELECTORAL

Los candidatos a la presidencia de la República indicaron en distintos foros sus propuestas en la materia. En lo general, escuchamos propuestas encaminadas a la reducción de la base o de la tasa del ISR o del IVA en la frontera; lo anterior, aunado a un escenario en el que se expusieron las denominadas promesas de campaña, que en la mayoría de los casos conlleva a un aumento del gasto público, que da como resultado una ecuación difícil de resolver: menores ingresos para un mayor gasto.

Es claro que el abanico de discusiones en torno a una probable reforma fiscal habrá de acotarse después de este 1 de julio para, ahora sí, dar pie a un análisis detallado sobre sus implicaciones que, en cualquiera de los casos, se antoja difícil que se materialice en un periodo menor a los dos o tres años contados a partir de la toma de posesión de la siguiente administración.

 

C.P.C. Alejandro Aceves Pérez
Presidente de la AEF
alejandro.aceves@cgctax.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: