Veritas Online

Tecnología Financiera

Plan OCDE para la acción 1 de economía digital

Plan OCDE para la acción 1 de economía digital
julio 09
2019

Con el objetivo de atacar el fenómeno de la erosión de la base imponible y el trasladado indebido de beneficios por parte de empresas multinacionales entre diversas jurisdicciones en las que operan las mismas, y que se originaba por el abuso de legislaciones impositivas locales con algunas, incongruencias o mecanismos no deseados que permitían una absoluta desgravación, o una carga fiscal mínima, en perjuicio de los gobiernos y de la población de las jurisdicciones de menor desarrollo e infraestructura económica, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estableció a finales de 2013 el plan de Plan de Acción contra la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés).

El plan de Acción BEPS fue publicado en octubre de 2015, y consta de 15 acciones concretas, de las cuales muchas de ellas han sido, en diferente medida, objeto de implementación por los gobiernos de los países del G-20, así como miembros y no integrantes de la OCDE, a través de la modificación de sus legislaciones fiscales locales, estableciéndose primordialmente: obligaciones de revelar transacciones; de informar esquemas de precios de transferencia y de operación a nivel local y mundial; de establecer reglas para evitar la no acumulación o la doble deducción e instrumentos híbridos; el uso de tratados fiscales internacionales como un esquema de abuso o de evitar gravámenes mediante la triangulación de operaciones (beneficiario efectivo, reglas antiabuso, reglas de propósito principal del Tratado, etc.).

PLAN OCDE PARA LA ACCIÓN 1 DE ECONOMÍA DIGITAL (acciones y objetivos)

• Acción 1: enfrentar los desafíos fiscales que plantea la economía digital.
• Acción 2: neutralizar los efectos de los instrumentos híbridos.
• Acción 3: reforzar las normas sobre transparencia fiscal internacional.
• Acción 4: prevenir la erosión de la base imponible vía deducción de intereses y otros pagos financieros.
• Acción 5: garantizar la eficiencia de las medidas para contrarrestar las prácticas fiscales perjudiciales, teniendo cuenta la transparencia y la sustantividad.
• Acción 6: evitar el abuso de los convenios para evitar la doble imposición (CDI).
• Acción 7: limitar el reconocimiento o manipulación deliberados de la condición de establecimiento permanente.
• Acciones 8 a 10: asegurar que los resultados en materia de precios de transferencia tengan correspondencia con la creación de valor.
• Acción 11: establecer métodos para la recopilación y análisis de datos sobre erosión de la base imponible, traslado de beneficios y medidas para abordar esta cuestión.
• Acción 12: solicitar a los contribuyentes que comuniquen sus mecanismos de planificación fiscal agresiva.
• Acción 13: nuevo análisis de la documentación sobre precios de transferencia.
• Acción 14: volver más efectivos los mecanismos para la resolución de controversias (procedimientos amistosos).
• Acción 15: desarrollar un instrumento multilateral para la aplicación de las medidas desarrolladas.

Uno de los temas aún pendientes y en proceso de revisión lo constituye la Acción 1 del Plan, Desafíos fiscales que plantea la economía digital.

El 31 de mayo de este año, la OCDE publicó el programa de trabajo para desarrollar una solución para los desafíos tributarios derivados de la digitalización de la economía (el plan de trabajo), el cual describe el proceso para abordar los desafíos tributarios de la digitalización de la economía que acordaron los 129 países que participan en el marco inclusivo OCDE / G-20 sobre BEPS.

El plan de trabajo se aprobó en la reunión plenaria del marco inclusivo, que congregó a 289 delegados de 99 países y jurisdicciones y 10 organizaciones observadoras, el cual será presentado a los ministros de Finanzas del G-20 por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño, para su aprobación durante la reunión ministerial celebrada el 8 y 9 de junio en Fukuoka, Japón.

Bajo el plan de trabajo, se debe presentar un esquema de los elementos centrales de una solución a largo plazo para los desafíos de la digitalización de la economía al marco inclusivo para el acuerdo en enero de 2020. El trabajo continuará para desarrollar la política y los detalles técnicos de la solución a lo largo de 2020 para lograr un acuerdo a finales de ese año.

CONCLUSIONES

Esta acción representa retos muy fuertes para lograr un acuerdo adecuado para todos los gobiernos, puesto que es claro que existen países importadores y exportadores de conocimiento, propiedad intelectual e intangibles, y países que son preponderantes usuarios y consumidores de la tecnología e intangibles señalados.

Será importante seguir de cerca el desarrollo y afinación del plan para analizar cómo se pueden consensar y adecuar esquemas justos y razonables para definir aspectos relevantes en la economía digital, entre otros, el de la potestad de los países para agravar la economía digital a través de nuevas reglas de ubicación de utilidades basados en reglas de establecimiento permanente y gravámenes en la fuente o en el país donde se origina la ganancia, gravámenes indirectos al consumo, generación de valor en los mercados por los intangibles, presencia económica significativa, comercio por redes sociales y online, propuesta de una erosión de la base global, entre otros.

C.P.C. y P.C.FI. Raúl Tagle Cázares
Integrante de la comisión técnica de Investigación Fiscal del Colegio
Raul.Tagle@mx.ey.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

A %d blogueros les gusta esto: