Veritas Online

Recientes

Pensiones: El riesgo de no ahorrar

Pensiones: El riesgo de no ahorrar
noviembre 01
00:27 2014

En un panorama donde hay poca cultura de previsión y ahorro, es importante que los mexicanos sean conscientes de que un trabajador informal no se beneficia de las aportaciones de empleadores y gobierno para la formación de una pensión.

La informalidad no solo produce consecuencias indeseables en el desarrollo económico del país. A nivel individual afecta la calidad de vida de los trabajadores en el corto y largo plazo, debido principalmente a la imposibilidad de tener acceso pleno a los servicios de cobertura de la Seguridad Social. Cuando una empresa opera en la informalidad en México, los empleadores no realizan aportaciones a la Seguridad Social de los empleados, esto propicia que el trabajador no reciba las prestaciones de asistencia médica, seguros contra riesgos, acceso a créditos para la vivienda y el fondo de ahorro para el retiro estipulados por la ley.

De acuerdo con el informe Comentarios sobre la Informalidad en México: Causas, consecuencias y soluciones, del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), 65 de cada 100 mexicanos en la población económicamente activa, no cuentan con servicios de Seguridad Social. Lo anterior representa un riesgo hacia la población y dificulta los medios para que los trabajadores construyan su patrimonio de largo plazo.

Debido a que ser empleado formal es la condición necesaria para el acceso a la Seguridad Social en México, y ante los bajos índices de cobertura de la población, el Gobierno Federal ha implementado mecanismos de transferencias no contributivos como el Seguro Popular y la Pensión Universal, para atender las carencias de salud y el riesgo de pobreza en la vejez.

Dichos programas son una medida para brindar ayuda asistencial a la población más vulnerable, sin embargo, producen distorsiones en el mercado laboral porque disminuyen la brecha de percepción sobre los beneficios que da el trabajo formal sobre el trabajo informal. Por una parte, los empleadores y trabajadores informales reciben un subsidio de asistencia médica y ahorro previsional con los programas no contributivos.

Por otra, los empleadores y trabajadores formales perciben sus aportaciones como un impuesto, situación que disminuye significativamente el deseo de los trabajadores y empleadores para participar en el mercado formal.

Tan solo en 2014, la Federación asignó 42.2 miles de millones de pesos a la Pensión Universal y 72.3 miles de millones de pesos al Seguro Popular, lo que representa 0.68% del Producto Interno Bruto (PIB) en conjunto, y han tenido crecimientos presupuestales de 62% y 8% anual, lo cual generará una importante presión en el gasto público en el largo plazo. Es fundamental que el gobierno tome decisiones adecuadas para alinear los incentivos de la población informal, de forma que se integre a la formalidad y contribuya a los beneficios de la Seguridad Social como los demás trabajadores.

Los formales perciben sus aportaciones como un impuesto; esto disminuye significativamente el deseo para participar en el mercado formal

A pesar de que se ha diluido la percepción de los beneficios de participar en la formalidad, existen importantes diferencias. Con respecto a los beneficios de salud, la Ley del Trabajo y la Ley del Seguro Social, protegen a las mujeres embarazadas de trabajos que exijan un esfuerzo que ponga en peligro su salud, además les otorga el derecho de la incapacidad laboral por maternidad, donde gozan forzosamente de un descanso, salario íntegro, guarderías y estancias para cuidar de sí misma y del bebé recién nacido. Estos son beneficios que proporciona la formalidad y que no pueden garantizarse en la informalidad.

MÁS VALE AHORRAR

En el tema del ahorro para la formación de una pensión, es importante reconocer que los mexicanos tienen diversas dificultades para hacerlo de forma regular, que este les permita construir un patrimonio en el largo plazo. De acuerdo con las cifras de la encuesta Ahorro y Futuro, ¿Cómo ahorran los mexicanos?, 43% de los encuestados no acostumbra ahorrar por ningún medio. Lo anterior muestra que sin un mecanismo que incentive apropiadamente a los trabajadores, estos se verán poco motivados para generar ahorro previsional de largo plazo.

Las reformas del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) de 1997 confieren al trabajador la tarea de la construcción de su pensión, a través de las aportaciones que periódicamente debe realizar mientras se encuentra en el mercado laboral formal. El actual panorama, donde encontramos una población que tiene poca cultura de la previsión y del ahorro, nos sugiere que un trabajador informal tendrá menores posibilidades de realizar ahorro de forma continua y ordenada en el tiempo, cuando lo contrastamos con el ahorro obligatorio de un trabajador formal.

La más significativa de las diferencias se da al comparar la acumulación de recursos para el ahorro que realizan trabajadores formales e informales. El informal lleva desventaja porque no se beneficia de las aportaciones que los empleadores y el gobierno realizan para contribuir a la formación de una pensión. Por cada peso que un trabajador formal aporta a su Cuenta Individual, el empleador aporta 4.58 y el gobierno 0.20 pesos más la cuota social, es decir, la Seguridad Social incrementa el ahorro para la pensión en una proporción cercana a 5:1.

Además, el SAT ha tenido rendimientos reales acumulados de 5.8% anuales (con cifras al 31 de agosto de 2014 de Amafore), por lo que el ahorro de un trabajador formal en el largo plazo será superior al realizado por un trabajador informal, aun cuando ahorren las mismas cantidades.

El reconocimiento de la necesidad del ahorro previsional de trabajadores formales o informales, debe traducirse en el aumento del ahorro voluntario, el cual permitirá garantizar a todos los trabajadores mejorar su ingreso en la vejez.

Es importante que los trabajadores que participan en el mercado informal, estén informados que el SAR les permite que abran Cuentas Individuales para que realicen ahí aportaciones voluntarias, a fin de que también se beneficien de los rendimientos que se obtienen de la inversión de sus recursos en el sistema y los servicios que proporcionan las afores.

AHORRO VOLUNTARIO

A 17 años de existencia del SAR, el ahorro voluntario en las cuentas afore representa apenas 1% (23 mil 231.6 pesos) del total de los recursos acumulados que hoy suman 2.3 billones de pesos. Por lo anterior, la Consar y las afores lanzaron el 6 de octubre el programa Ahorrar en tu Afore nunca fue tan fácil, a través del cual los más de 35 millones de ahorradores en el SAR podrán hacer aportaciones voluntarias en cualquiera de las 1,780 sucursales de las tiendas 7–Eleven a nivel nacional, a partir de 50 pesos y con la periodicidad que deseen.

Este programa busca acercar el ahorro voluntario entre la población, a fin de incrementar los saldos de las cuentas afore y que ello beneficie a su pensión futura. Cabe destacar que las afores han ofrecido un rendimiento anual promedio de 6.3%, lo que las ubica como una de las mejores alternativas de ahorro en el país.

Será el trabajador quien a través de su propia responsabilidad, pueda lograr una mejor pensión, eligiendo la afore que mejor se acomode a sus necesidades, la que proporcione los mejores servicios y, sobre todo, la que le proporcione el mejor rendimiento a su ahorro.

El programa del SAR busca acercar el ahorro voluntario entre la población, a fin de incrementar los saldos de sus cuentas afore

Es por ello que la Amafore ha prestado la mayor atención a promover la cultura para el retiro. Es una responsabilidad de la asociación asegurar que el trabajador cuente con la mejor información y los mejores instrumentos. Hay tres pasos para lograr este propósito:

[1] Crear una conciencia entre la población de trabajar en la formalidad y de que en algún momento dado tendrá que retirarse, por lo tanto, deberá tener un sustento para el retiro.

[2] Este paso se basa en la confianza, es decir, que el trabajador esté seguro de que existen los medios idóneos y que las instituciones que mantienen su ahorro tienen el manejo profesional de este y, sobre todo, la capacidad de responder al trabajador en el momento de su retiro.

[3] Las personas también deberán modificar su conducta, es decir, sus hábitos de consumo y de ahorro para aportar voluntariamente, y que de una manera consciente genere un patrimonio.

El diseño e implementación de este programa responde a los hallazgos de distintos estudios de opinión realizados por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), que confirman la intención de ahorrar de los trabajadores, pero estos consideran que no es fácil hacerlo, que los mecanismos son complejos y que no cuentan con información al respecto. Además, 39.6% de los ahorradores en México utiliza mecanismos informales de ahorro, como las tandas.

Todos los trabajadores, tanto los que hoy cuentan con una afore o aquellos que deseen abrirla (independientes), podrán hacer de forma segura sus aportaciones de ahorro voluntario a su Cuenta Individual a través de un nuevo canal.

En el caso de los trabajadores independientes o asignados, primero deberán abrir (registrarse) una cuenta afore de su elección y posteriormente realizar su aportación adicional a través de estas redes comerciales. De igual forma, si el trabajador lo decide, podrá retirar este ahorro a los dos o seis meses, ello dependerá de la afore en la que se encuentre.

Es así como el Gobierno de la República, a través de Crezcamos juntos y Ahorrar en tu Afore nunca fue tan fácil, genera las condiciones y los incentivos para que los mexicanos se sumen al trabajo formal y crezca su ahorro para el retiro.

Dr. Carlos Noriega Curtis

Presidente Ejecutivo de la Amafore

cnoriega@amafore.org

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: