Veritas Online

Entorno

Pemex: Un reto para las finanzas públicas y para la Reforma Energética

Pemex: Un reto para las finanzas públicas y para la Reforma Energética
abril 22
11:39 2016

El comportamiento del mercado internacional de los hidrocarburos no ha sido favorable para México. No sólo porque la reducción en los precios del crudo ha impactado negativamente las finanzas de Petróleos Mexicanos, sino porque esta caída en los precios se ha traducido en un menor apetito de las grandes empresas petroleras para participar en las licitaciones abiertas por el gobierno mexicano. El problema es que esta situación apunta a prolongarse durante todavía un buen rato. Prueba elocuente de ello, fue el ya esperado fracaso de la reunión de Doha en la que se buscaba un acuerdo entre los principales países productores para reducir sus volúmenes de producción y propiciar un repunte de los precios.

Con todo, desde una perspectiva de largo aliento, la apuesta en favor de la reforma sigue teniendo sentido. El escenario de un incremento importante de la renta petrolera, así como de una mayor transferencia de tecnología y atracción de inversión extranjera sigue siendo válido y, por tanto, el logro de los objetivos de largo plazo (seguridad energética y transición hacia fuentes alternativas de energía y desarrollo sustentable) es aún alcanzable. Sin embargo, ello plantea dos retos estructurales formidables.

En primer lugar, en habida cuenta de nuestro enorme déficit en materia de Estado de derecho, es preciso avanzar en el fortalecimiento y la funcionalidad de las instancias reguladoras con el fin de evitar su captura por parte de los entes regulados, así como en el manejo de todos los procesos vinculados con la reforma bajo las más estrictas reglas de transparencia y rendición de cuentas.

En segundo lugar, el desafío que presupone elevar la productividad de Pemex y evitar que la competencia con otros jugadores la vaya a desplazar del mercado. Y ello implica atender con claro sentido de prioridad tanto la problemática estructural de la empresa como la de corto plazo.

En relación con este punto, la situación actual de Pemex resulta preocupante. De acuerdo con sus estados financieros al 31 de diciembres del 2015, sus activos totales ascienden a casi 2 billones de pesos, mientras sus pasivos suman 3.1 billones, de tal suerte que su patrimonio total sea negativo en 1.1 billones de pesos. Asimismo, su capital de trabajo, que en una empresa normal debe ser positivo para hacer frente a sus obligaciones con proveedores y otros, es negativo y asciende a 171 mil millones de pesos. No extraña entonces que la pérdida neta del ejercicio terminado el 31 de diciembre del 2015 haya ascendido 521 mil millones de pesos.

Las causas de esta difícil situación han estado presentes y se han acumulado en el transcurso de varias décadas: un poco favorable régimen fiscal, corrupción (que abarca al sindicato, a los contratistas y a los funcionarios) e ineficiencia, que se puede ver tanto en el exceso de personal como en el dispendio de recursos.

Pero es igualmente importante señalar que la tragedia de Pemex también se explica en virtud de la politización de su manejo. La empresa nunca se administró como tal, sino con base en criterios políticos; de ahí la concesiones al sindicato, pero también la idea de que una empresa al servicio del pueblo no tenía por qué obtener utilidades. En las épocas doradas del nacionalismo revolucionario se solía afirmar que la soberanía no se podía medir en pesos y centavos.

En este contexto, gracias a las modificaciones de 2015 a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, cualquier remanente que reciba el gobierno por parte del Banco de México deberá obligatoriamente destinarse a mejorar la situación financiera del país a través de la disminución de la deuda y el déficit público. La racionalidad de esta disposición se evidencia a la luz del reto que para la salud de las finanzas pública representa el incremento experimentado por la deuda y los requerimientos financieros del sector público.

Del total de los remanentes del banco central un poco más de la mitad (51%) será canalizada a apuntalar la situación financiera de Pemex. En efecto, la autoridad hacendaria anunció la inyección de 73,500 millones de pesos para Pemex con el fin de que supere los problemas de liquidez que enfrenta por el desplome de los precios del crudo. De este monto, 26.5 miles de millones de pesos adoptarán la modalidad de aportación patrimonial inmediata, mientras que 47 mil millones se destinarán a cubrir pensiones y jubilaciones. Ambas aportaciones estarán condicionadas a la reducción del pasivo circulante (deuda con contratistas y proveedores). Adicionalmente, la empresa se podrá beneficiar de la posibilidad de ampliar sus deducciones y, por tanto, de una menor carga fiscal.

La flamante empresa productiva del Estado tiene, como lo reconoció su director, serios problemas de liquidez, pero también arrastra problemas de orden estructural. En este sentido, el apoyo a la petrolera resulta indispensable para que emprenda un proceso de saneamiento que le permita enfrentar la competencia y aprovechar las oportunidades que le ofrece la reforma energética. En atención a sus resultados financieros, la empresa está virtualmente en quiebra, pero las reservas que posee y las oportunidades que se vislumbran hacen que la apuesta en favor de la reestructuración de la empresa tenga sentido económico.

Lo que debe quedar claro es que si los recursos destinados a apoyar a Pemex no se traducen en cambios de fondo, la empresa no será capaz de convertirse en una auténtica empresa productiva. De igual manera, si la mejora coyuntural de la situación financiera de la empresa no es el punto de partida de una reestructuración a fondo, el mensaje que se mandará a los mercados será el de una mayor vulnerabilidad de las finanzas públicas con el consecuente deterioro de la calificación crediticia del país.

Lic. Pedro Javier González Gutiérrez
Director de Seminario Político
pj1999glez@gmail.com

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: