Veritas Online

Comercio Exterior

Panorama mundial. Orden internacional, necesidad ante la guerra comercial

Panorama mundial. Orden internacional, necesidad ante la guerra comercial
septiembre 01
08:00 2018

En los últimos años México ha sido testigo de cambios en las relaciones entre los países. ¿A qué panorama
se enfrenta la política económica mexicana?

El Brexit y las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) son algunos ejemplos de los cambios políticos y comerciales que algunas naciones han iniciado. Estos cambios, junto con algunos discursos políticos y acciones realizadas por algunos líderes globales, muestran cierta animadversión por aceptar y promover el libre comercio. Por el contrario, han apostado por cerrar sus fronteras a los bienes, confiando en que su industria doméstica será capaz de sostener sus economías con una mínima interferencia de entidades extranjeras.

Ante dicho escenario, la política económica mexicana sigue mostrando confianza en el libre comercio y las relaciones internacionales. Esto, basado en la continuidad de sus políticas comerciales, que apuestan a las relaciones con otros países para balancear las necesidades de sus industrias domésticas, asegurando y promoviendo el desarrollo de su economía. Es claro que la negociación más relevante que actualmente está llevando nuestro país es la del TLCAN, que representa 28% del Producto Interno Bruto (PIB) del mundo, siendo la zona de libre comercio más extensa. Esto ha creado cadenas de producción altamente integradas entre las tres economías que lo conforman, particularmente entre los Estados Unidos de América (EUA) y México.

La actual postura de la administración del Presidente Trump y sus demandas tan difíciles de aceptar por parte del Estado mexicano, han puesto en riesgo la existencia misma del Tratado. Una de las más recientes acciones que ha tomado el gobierno de EUA fue la emisión de las Proclamaciones 9704 y 9705 el ocho de marzo de 2018, a través de las cuales se determinó imponer a partir del día 23 de ese mismo mes y año, aranceles sobre productos de acero y aluminio procedentes de todo el mundo. Esto, con base en la sección 232 de la disposición Trade Expansion Act de 1962 (Ley de la época de la Guerra Fría), bajo el argumento de que las importaciones de estos productos le generaban un daño en su seguridad nacional.

Un día antes de la entrada en vigor de las medidas señaladas en el párrafo anterior, mediante las Proclamaciones 9710 y 9711 con fecha 22 de marzo de 2018, el gobierno de EUA excluyó la aplicación de dichas medidas a los bienes originarios de México, Canadá, la Unión Europea, entre otros. Si bien estos aranceles fueron suspendidos para las importaciones provenientes de nuestro país, Canadá y la Unión Europea, tiempo después, mediante las Proclamaciones 9739 y 9740 con fecha 30 de abril de 2018, se determinó que esta suspensión sería revocada a partir del 31 de mayo del mismo.

Cabe señalar que en ninguna de las proclamaciones que han sido señaladas, se justificaron estas medidas en disposiciones internacionales de comercio, sino que únicamente se limitaron a argumentar que conforme al Trade Expansion Act de 1962, el presidente de los EUA se encuentra facultado a imponer medidas cuando su seguridad nacional se vea amenazada, bajo el argumento de que estas mercancías juegan un papel importante, tanto en la producción armamentista, al ser el insumo principal, como en la generación de empleos.

Si bien existen mecanismos regulados por la propia Organización Mundial del Comercio para proteger a la industria nacional ante prácticas desleales de comercio o aumento intempestivo de importaciones, como podría ser el caso de investigaciones antidumping, subvenciones o salvaguardas, en ningún caso se hace mención a los mismos ni se toman estos como base de dicha determinación.

En respuesta a lo anterior, con fecha cinco de junio de 2018, la Secretaría de Economía (SE) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto mediante el cual se adoptaron medidas de retaliación en contra de aquellas implementadas por el gobierno estadounidense. A través de este decreto, se estableció suspender el trato arancelario preferencial en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte e incrementar la tasa general del impuesto general de importación a diversas mercancías originarias de EUA, entre los que se encuentran principalmente productos de la industria alimenticia y el sector siderúrgico.

Entre los productos de la industria alimenticia que se sujetaron al pago de aranceles entre 15 y 25% del impuesto general de importación, se encuentran la carne de cerdo, los quesos y sus preparaciones, así como manzanas, uvas, patatas, arándanos y whiskeys. Resulta importante señalar que por lo que hace a la carne de cerdo, y con la finalidad de no desestabilizar al mercado nacional y evitar la escasez de este producto, la SE publicó un acuerdo mediante el cual se dio a conocer un cupo para la importación de carne de cerdo fresca, refrigerada y congelada exenta del pago de aranceles. Por lo que respecta a los productos del sector siderúrgico, los productos a los que se les impusieron aranceles que van del 5 al 25% del impuesto general de importación, son los tubos de acero, laminados planos, lámina caliente y fría, recubiertos y alambrón de acero o de hierro sin alear.

Adicionalmente, se impusieron aranceles a artículos de acero que se encuentran ubicados en los capítulos de manufacturas y productos de “fundición de hierro y acero” del Sistema Armonizado con respecto a los productos de aluminio, entre aquellas mercancías que se vieron afectadas por la medida en cuestión, se encuentran el aluminio en bruto, barras, perfiles, alambre, chapas, hojas, bandas, tubos y artículos diversos, así como productos de fundición y forjado. Aunado a las medidas señaladas anteriormente, el gobierno de México ha solicitado ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) la celebración de consultas en el marco del sistema de solución de controversias de dicho órgano, argumentando para ello que han sido violadas disposiciones que regulan el comercio internacional.

CONCLUSIONES

Sin duda las acciones tomadas por ambos países, no han hecho más que entorpecer las relaciones comerciales entre ellos, dejando entrever la falta de acatamiento y aplicación de las disposiciones internacionales en materia comercial, situación que genera incertidumbre acerca de las relaciones comerciales globales para un futuro. Además, la toma de las medidas descritas anteriormente, lleva a cuestionarse si actualmente se está enfrentando una guerra comercial entre nuestro país y EUA, situación que los funcionarios y diplomáticos de ambos países no han querido reconocer.

Lo que es claro, es que es necesario analizar que si bien existen vías legales e institucionales para solventar problemáticas relacionadas con la balanza comercial de los países, estas no están siendo utilizadas, lo que genera un estado de naturaleza que hace prever un panorama poco esperanzador. Inclusive, dicha circunstancia ha generado un cambio en el orden comercial global, puesto que, irónicamente quien primero era un actor fundamental en la defensa de la apertura comercial, como es en el caso de EUA, que ha reorientado su política al grado de cerrar sus fronteras al comercio de ciertos bienes.

Mtro. Gerardo Canseco Romero
Presidente de la Comisión de Comercio Exterior del Colegio
gcanseco@chevez.com.mx

Lic. Alberto Castillo Villalpando
Integrante de la Comisión de Comercio Exterior del Colegio
acastillo@chevez.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: