Veritas Online

Capital Humano

Panorama de la subcontratación

Panorama de la subcontratación
enero 01
2020

Mermar los derechos laborales y la seguridad social de los empleados no es el objetivo de este esquema. Sin embargo, se ha abusado de él para evadir impuestos, el pago de cuotas obrero patronales, las aportaciones al Infonavit, la participación de los trabajadores en las utilidades y restringir su afiliación a sindicatos.

No todo es malo, pues en la actualidad se emplea a millones de personas en México gracias a este esquema; además, resulta una herramienta útil para el crecimiento de empresas serias, pues logran reducir costos y permitir mayor concentración en el objetivo principal de cada negocio.

A pesar de que en la última reforma laboral el tema de la subcontratación (outsourcing) se quedó pendiente, antes hubo varios esfuerzos por inhibir las malas prácticas bajo este esquema, entre los que destacan los siguientes:

Reforma a la Ley del Seguro Social de 2009. Se modificó el artículo 15A de la Ley del Seguro Social (LSS). Este artículo trata sobre la responsabilidad solidaria del intermediario laboral en relación con dicha legislación y de la información que se debe hacer llegar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por quienes manejan una prestadora de servicios profesionales, que al darse de alta no necesariamente tomaron la personalidad de un intermediario laboral.

 Reforma laboral de 2012. Se reconoce en la Ley Federal del Trabajo (LFT) a la subcontratación como una práctica legal que debe cumplir ciertas condiciones, sin las cuales el contratante se considera como patrón para todos los efectos y consecuencias legales. Las condiciones son:

• No realizar las actividades que constituyan el objeto principal de la empresa.
• Justificarse por su carácter especializado que agregue un insumo adicional a los procesos de producción o servicios.
• No abarcar la totalidad de las actividades que se desarrollen en el centro de trabajo.
• No comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del beneficiario.

Jurisprudencia PC. III.A.J./18A. Se publicó en el Semanario Judicial de la Federación la jurisprudencia que establece que, en caso de que se incumpla con alguno de los requisitos del artículo 15A de la LFT, los servicios prestados a través de la subcontratación no estarán gravados para efectos del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Reformas para efectos del IVA y del ISR en 2016. Se modificaron las leyes del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y del IVA, donde se establecen requisitos adicionales, vigentes a partir de 2017, con el fin de que quienes contraten servicios de outsourcing puedan deducir el ISR y acreditar el IVA correspondiente. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) considera una práctica fiscal indebida, entre otras, la de acreditar el IVA o deducir el ISR del comprobante fiscal que ampare la prestación de servicios de subcontratación laboral, sin haber obtenido del contratista la siguiente documentación:

IVA: copia de la declaración correspondiente y el acuse de recibo del pago del impuesto, así como de la información reportada al SAT sobre el pago.
ISR: copia de los comprobantes fiscales por concepto de pago de salarios de los trabajadores que hayan proporcionado el servicio subcontratado, los acuses de recibo y la declaración de entero de las retenciones de impuestos efectuadas a dichos trabajadores y del pago de las cuotas obrero patronales al IMSS.

Proyecto de Norma Mexicana 086. La propuesta pretende certificar en tercerización o subcontratación a las empresas que cubran 120 puntos necesarios para obtener el distintivo. Esto es mediante el cumplimiento total de las obligaciones patronales, de seguridad social, vivienda, ahorro para el retiro, fiscales y todas las que resulten aplicables. Dicha norma, a pesar de ser una herramienta adecuada para regular el outsourcing, aún no ha sido publicada.

Iniciativas para reformar la LFT y la LSS en 2019. Con los ejemplos anteriores se ve un avance, no para implementar recursos punitivos, sino para fomentar el cumplimiento al marco normativo por parte de las empresas de subcontratación.

Es evidente que una nueva reforma a la LFT y a la LSS es necesaria para dar celeridad a la evolución del outsourcing en México y para conseguir que ésta sea lo que debe ser: una figura que coadyuve en el crecimiento económico y laboral del país y no una oportunidad para evadir obligaciones fundamentales por parte de muchos patrones.

No es de sorprender que sea uno de los temas de mayor trascendencia en la agenda del actual gobierno, por lo que hoy se encuentran sobre la mesa varias propuestas para reformar las leyes relacionadas, todas ellas interesantes y enfocadas en el fortalecimiento y en la vigilancia de esta modalidad de contratación.

Ideas como la de una certificación o un registro nacional de empresas de subcontratación, así como la comunicación con los trabajadores y la caución que garantice el cumplimiento del contratista, consideradas dentro de la iniciativa presentada ante la Cámara de Diputados por el legislador Ulises Munguía y discutida de manera paralela a la del senador Napoleón Gómez Urrutia, es probable que serían bien recibidas, tanto por los trabajadores como por los empresarios bien intencionados que buscan contratar una empresa seria y responsable. Incluso servirían para incentivar la inversión en el país y fortalecer lazos a nivel internacional.

Sin embargo, más allá del uso de mecanismos de control y crecimiento, es la aprobación de una reforma que genera gran preocupación en el sector empresarial, ya que podría ahuyentar a los inversionistas, detener la creación de nuevos empleos y tener consecuencias graves para la economía del país.

Conclusiones
Uno de los temas más preocupantes es la intención de la reforma propuesta por Napoleón Gómez Urrutia, de sancionar de manera retroactiva a quienes hayan utilizado esta modalidad de contratación. Y es que el toque de criminalización para estas actividades asusta a cualquiera, al generar un alto grado de incertidumbre que terminaría por supuesto en una tragedia, sobre todo al ser un ingrediente que se suma a los factores a evaluar por el vecino del norte, para la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos de América y Canadá (TMEC).

A pesar de la gravedad de esta propuesta, la opinión del sector privado no había sido considerada en esta ocasión, ya que, aunque hubo un panel abierto para tratar el tema, se llevó a cabo antes de que la mencionada iniciativa fuera presentada, por lo que el tema en particular no fue tratado. Por fortuna, al momento de la conclusión del presente artículo, el senado ha puesto freno a la aprobación de la iniciativa, al considerar como necesaria una discusión mayor y la participación de los sectores involucrados.

La realidad es que la restauración de los derechos laborales de los trabajadores en México es imperiosa. Sin embargo, hacer inoperable esta figura es igual a desaparecerla, con todas las consecuencias que conlleva.

L.C.P. y P.C.FI. Rolando Silva Briceño
De la comisión técnica de Seguridad Social del Colegio
rolando.silva@insightta.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: