Veritas Online

70 años

Orígenes del Colegio de Contadores Públicos de México

Orígenes del Colegio de Contadores Públicos de México
junio 01
2019

Después del nacimiento del Instituto Comercial, la creación de nuevas instituciones académicas y la promulgación de leyes gubernamentales, se fueron creando los distintos colegios que representarían a la profesión contable en México.

Con la fundación del Instituto Comercial en México, en 1845, comenzó una larga tradición y desarrollo en las distintas ramas profesionales; cada vez era más requerida la aparición de instituciones educativas que formaran a personas preparadas en el conocimiento teórico y práctico de las diferentes áreas del conocimiento; eventualmente, este pensamiento derivó en la creación de más centros de enseñanza. En ese sentido, empezaron a surgir más escuelas como la Facultad de Comercio y Administración en 1929, la Escuela de Contaduría del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) en 1946 y la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) en 1949.

El 26 de mayo de 1945 se publicó la Ley Reglamentaria en Materia de Profesiones para el Distrito y Territorios Federales, la cual obligó a todos los profesionistas que imperaban en la Ciudad de México a unirse colegiadamente para tener presencia institucional en la República Mexicana. Para ese entonces, la carrera en Contaduría Pública ya tenía presencia a nivel nacional con el ICPTM. No obstante, era necesario la creación de un colegio que diera cabida a todos los profesionales de la Contaduría Pública.

En 1947, dos años después de la promulgación de la Ley Reglamentaria, el primer paso que motivó a la creación del Colegio de Contadores Públicos de México fue la asociación de exalumnos de la ESCA, que contaba con 37 contadores —cuyo primer presidente fue Wladimiro Galeazzi Mora— y la puesta en circulación de su revista El Sentido Contable Actual.

Hacia 1949, el ICPTM operaba sólo en la Ciudad de México, por lo que algunos gremios del interior del país tomaron la iniciativa de organizarse de forma local para impulsar el desarrollo de la práctica profesional en sus estados. Por ello, en 1948 se formó en Monterrey una institución de contadores públicos, lo que llevó a convertir al ICPTM en un organismo de carácter nacional, que a su vez acogería a otros organismos locales y autónomos de la misma agrupación del ámbito contable.

La Ley Reglamentaria trajo consigo una controversia para las facultades del ICPTM en cuanto a su representación en la Ciudad de México y, a su vez, para la conservación de su carácter regulador a escala nacional, esto resultó en una escisión en dos grupos, por un lado, los que buscaban la representatividad local y autónoma fundaron el 13 de junio de 1949 el Colegio de Contadores Públicos y Auditores (CCPA), mientras que el otro grupo, amparado por el ICPTM y su cobertura nacional, formaron el 20 de junio de ese mismo año, el Colegio de Contadores Públicos de México. Poco tiempo después lo que reestableció la fusión y solución de dicha polémica fue la determinación de un desarrollo profesional que estuviera a la altura de un México progresivo. De este modo, ambos colegios se fusionaron el 23 de mayo de 1951, y así los profesionales agrupados en el CCPA se incorporaron al Colegio, en su calidad de entidad integradora.

Marcos José y Carmen Gutiérrez
Equipo de investigación
veritas@colegiocpmexico.org.mx

Enlaces:

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

A %d blogueros les gusta esto: