Veritas Online

Salud Fiscal

Operaciones reportables al SAT, ¿quién reporta qué?

Operaciones reportables al SAT, ¿quién reporta qué?
junio 01
2020

Durante los últimos años, los fiscos de países integrantes de la OCDE han externado su preocupación por la falta de información oportuna, comprensible y útil sobre planeaciones y estrategias fiscales de los contribuyentes.

A juicio de las autoridades fiscales en estas naciones, integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la velocidad en el acceso a ese tipo de información permite reacciones prontas e informadas para la comunicación de criterios internos a los contribuyentes, la atención oportuna de auditorías e incluso modificaciones a legislaciones internas.

Bajo este contexto, a partir del año en curso se incorpora en la legislación fiscal mexicana la obligación general de revelación de “esquemas reportables” aplicable a asesores fiscales o contribuyentes respecto de operaciones o esquemas específicos que brindan un beneficio fiscal, y que a juicio del fisco pudieran identificarse como agresivos, abusivos o estén relacionados con áreas sensibles o de riesgo.

El diseño e incorporación de esta reglamentación sigue la experiencia de Reino Unido, Estados Unidos de América, Canadá e Irlanda, que han implementado medidas análogas con enfoques distintos y alcances más acotados de los que se prevén en México.

Es preocupante la amplitud de ciertas definiciones previstas en la nueva legislación mexicana para estos efectos, y la practicidad en dilucidar aquellas operaciones realizadas y por realizar por parte de las personas físicas y morales mexicanas que pudieran ubicarse en los supuestos de revelación.

Como regla general, se deberán revelar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) como esquemas reportables cualquier plan, proyecto, propuesta, asesoría, instrucción o recomendación (ya sea expresa o tácita, generalizada o personalizada) para materializar una serie de actos jurídicos que impliquen un beneficio fiscal, y que se ubiquen en alguno de los quince supuestos que se contemplan en el Código Fiscal de la Federación (CFF).

El marco normativo general que regula estos quince supuestos específicos y las cuestiones básicas para definir los sujetos obligados a la revelación ya se encuentran definidos; sin embargo, está pendiente que se emitan las reglas administrativas que aclaren cuestiones particulares para su aplicación práctica y que buscan limitar su alcance. Por ejemplo, medidas que excluyan operaciones que por su cuantía no deberían  ser sujetas a este procedimiento, o normatividad que pretenda enfocar de manera más precisa los supuestos reportables, para evitar cualquier tipo de incertidumbre jurídica para los contribuyentes y asesores.

Es decir, debe contarse con ciertos rasgos distintivos más precisos que identifiquen a las operaciones sujetas a reporte y que brinden un alcance medido de la normatividad, a efecto de evitar la revelación de operaciones
que no presenten un área de riesgo, y que por la falta de claridad puedan ser informadas por cuestiones prudenciales por las partes involucradas.

15 SUPUESTOS ESPECÍFICOS DEL CFF A REPORTARSE

  1. Evite el intercambio de información fiscal o financiera entre autoridades fiscales.
  2. Evite la aplicación del régimen de REFIPRES o entidades extranjeras transparentes fiscales.
  3. Impliquen transmisión de pérdidas fiscales a otras entidades.
  4. Retorne total o parcialmente pagos a la persona que los efectuó (o a sus socios o partes relacionadas) a través de operaciones interconectadas.
  5. Se aplique un Tratado Fiscal, y el ingreso no esté gravado o con gravamen reducido en el extranjero.
  6. Involucre operaciones con partes relacionadas en supuestos específicos, tales como de difícil valuación, reestructuración, o no involucren una contraprestación.
  7. Se evite constituir un Establecimiento Permanente.
  8. Impliquen la transmisión de activos depreciados parcial o totalmente, para que una parte relacionada lo deprecie.
  9. Se involucre un mecanismo híbrido.
  10. Se evite la identificación del beneficiario efectivo de ingresos o activos.
  11. Implique el refrescamiento de pérdidas fiscales por caducar.
  12. Evite la aplicación del 10% del ISR sobre dividendos.
  13. Implique el arrendamiento y posterior subarrendamiento al arrendador original o una parte relacionada.
  14. Involucre operaciones cuyos registros contables y fiscales presenten diferencias mayores 20%.
  15. Mecanismos que eviten la aplicación de disposiciones de esquemas reportables.

Sin lugar a dudas, surgirán cuestionamientos razonables respecto de la aplicación de algunos de los supuestos antes citados a las operaciones ordinarias de los grupos de empresas nacionales y multinacionales que tienen operaciones en México, puesto que la normatividad incorporada fue omisa en acotar el alcance a un catálogo definido de operaciones con características específicas limitadas, como teóricamente debiera ocurrir en la  definición de supuestos de revelación. Quedan muy ambiguos algunos de los supuestos actualmente incluidos.

¿Quién debe informar?

Bajo distintas premisas que se ilustran a continuación, el sujeto obligado a la revelación de los esquemas reportables puede ser el propio contribuyente persona física o moral que obtiene el beneficio fiscal de que se trate, o el asesor fiscal identificado como la persona que realice, en el curso ordinario de su actividad, la asesoría fiscal, y sea responsable o esté involucrada en el diseño, comercialización, organización, implementación o administración de la totalidad de un esquema reportable, ya sea generalizado o personalizado o ponga a disposición la totalidad del esquema para su implementación.

En resumen, respecto de las operaciones implementadas con anterioridad al 1.° de enero de 2020, el sujeto obligado es el propio contribuyente y, con posterioridad a esa fecha, el obligado puede ser el propio contribuyente
o el asesor fiscal que participó, conforme a los supuestos antes ilustrados.

Debe de considerarse que cualquier incumplimiento, error u omisión en la revelación en esta materia ocasiona infracciones y sanciones económicas relevantes tanto para el contribuyente como para el asesor fiscal.
En el caso de los contribuyentes, la falta de revelación puede implicar una multa fija, así como la pérdida del beneficio fiscal del esquema reportable omitido y que se aplique una multa adicional equivalente entre 50 y 75% del citado beneficio. Por su parte, los asesores fiscales pueden ser acreedores a multas fijas de hasta 20 millones de pesos.

Por lo anterior, es indispensable que se realice un diagnóstico por los contribuyentes de las operaciones que hubiesen llevado a cabo en el pasado y les generen beneficios fiscales a partir del 1.° de enero de 2020 y, en lo
subsecuente, que instauren las políticas y lineamientos necesarios para la correcta identificación de cualquier operación sujeta a reporte. De igual forma, es recomendable que este tipo de medidas sean implementadas por los denominados asesores fiscales.

C.P.C. René Meza Aragón
De la comisión Fiscal Internacional
Socio en Chevez, Ruiz Zamarripa y Cía.
rmeza@chevez.com.mx

C.P.C. y Lic. Juan Manuel López Durán
Socio del Colegio de Contadores Públicos de México
Asociado en Chevez, Ruiz Zamarripa y Cía.
juanmlopez@chevez.com.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: