Veritas Online

Recientes

Operaciones entre partes relacionadas ¿Qué tanto es una pequeña deuda entre amigos?

Operaciones entre partes relacionadas ¿Qué tanto es una pequeña deuda entre amigos?
noviembre 29
09:16 2013

Redacción Grupo Medios

veritas@colegiocpmexico.org.mx

Reconocer el tipo de transacción y reportarla de
manera clara es el primer paso para evitar errores en los reportes de estados
financieros, que pudieran acusarse como fraude.

Las operaciones entre partes relacionadas se han identificado por rutina como protagonistas en los fracasos y fraudes contables de los recientes años. La promulgación de la Ley Sarbanes-Oxley de 2002 o las acciones ejecutorias contra entidades registradas en los mercados emergentes han subrayado la complejidad y riesgos en el reconocimiento y revelación de las operaciones de partes relacionadas.

Las compañías acusadas de fraude revelaron un poco más de transacciones de partes relacionadas que las que no habían sido acusadas en un estudio de imputaciones públicas de fraude a la Securities and Exchange Commission de los Estados Unidos (SEC) de 1998 a 2007, realizadas por la Comisión Treadway (COS, por sus siglas en inglés).

Un 79% de las empresas acusadas reveló una transacción de partes relacionadas en la declaración presentada durante el primer periodo de fraude, comparado con 71% de compañías sin fraude estudiadas durante el periodo equivalente; 18% de las organizaciones a las que se imputaba haber cometido fraude, se les acusaba de usar las operaciones de partes relacionadas para disimular declaraciones falsas.

Sin embargo, las guías para contabilizar estas transacciones se han estancado y hay muy pocos lineamientos contables para ayudar a los preparadores de estados financieros con sus informes. Además, las operaciones de partes relacionadas podrían consistir en documentación menos clara o precisa que la que ordinariamente hay.

Tres tipos de operaciones de partes relacionadas son propensas a confusión y error cuando se trata de informes.

Tipo 1: Deuda del dueño convertida a capital. Estas transacciones implican problemas que son una dificultad para los preparadores porque no son de rutina y las guías contables son escasas. En muchos casos en los que una entidad tiene deuda vigente con un dueño, y este participa en una transacción para convertir esa deuda en capital, el valor razonable del capital intercambiado no equivale al saldo vigente de la deuda.

Los preparadores deben determinar si reconocer una ganancia o una pérdida —o algún otro tipo de transacción, como una contribución de capital— por la diferencia entre el valor razonable del capital y el valor en libros de la deuda.

Por ejemplo, si una entidad tiene 50 millones de dólares en deuda a su dueño e intercambia dicha deuda por 80 millones en capital), la entidad tiene las siguientes alternativas posibles:

1.    No reconocer ni ganancia ni pérdida (en cuyo caso el crédito a capital sería por 50 millones de dólares).

2.    Reconocer una pérdida en la transacción, representando que se intercambiaron 80 millones de dólares de capital por solo 50 millones de deuda.

Los lineamientos contables relevantes (FASB Sección ASC 470-50-40, Modificaciones y Extinciones de Deudas) declaran que “las operaciones de extinción entre partes relacionadas pueden ser en esencia transacciones de capital”. Por tanto, el preparador debe determinar qué transacciones de extinción deben reconocerse como operaciones de capital y cuáles como una ganancia o una pérdida.

Desafortunadamente, los lineamientos no identifican criterios para hacer tal determinación, y el preparador ha de tomar una decisión sobre hechos y circunstancias. Un criterio importante que pueden considerar los preparadores es la existencia de factores que crean la apariencia de que la parte relacionada podría haber recibido términos más favorables o menos favorables debido a su estatus de parte relacionada.

Al aplicar este criterio al ejemplo anterior, la entidad reconocería una pérdida en la extinción de la deuda. En este caso, el acreedor parece haber recibido un beneficio de su estatus de parte relacionada, ya que teóricamente podría recibir capital con una valor de aproximadamente 80 millones de dólares por los 50 millones en deuda.

En consecuencia, la entidad debiera dar de baja el valor en libros de su deuda y reconocer el valor razonable total del capital proporcionado, registrando la diferencia como pérdida sobre la extinción de la deuda.

Ahora, cambiemos ligeramente el modelo. Si la entidad intercambia 50 millones de deuda por 40 millones de capital, ¿debiera la entidad registrar una ganancia sobre la extinción de la deuda?

En este caso, el acreedor no parece haber recibido un beneficio de su estatus de parte relacionada.

La entidad no debería reconocer una ganancia de una transacción de intercambio con su dueño. A diferencia de los gastos, las ganancias por transacciones de tipo capital tienen poco soporte dentro de los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (PCGA). Así, la entidad debería dar de baja el valor en libros de su deuda con el crédito de compensación a capital, según se describe en AICPA Practice Alert 00-1, Contabilización de Ciertas Transacciones de Capital.

Tipo 2: Condonación de deuda de parte relacionada. Un dueño u otra parte relacionada pudiera proveer fondos a la entidad en forma de un préstamo y posteriormente perdonar toda o una porción de la deuda vigente. ¿Debiera la entidad reconocer una ganancia sobre la extinción de dicha deuda? Por ejemplo, un dueño perdona un préstamo vigente como condición precedente al cierre de un acuerdo de préstamo con un banco por parte de la compañía.

Una entidad que no conoce los nombres de sus partes relacionadas tiene un riesgo mucho más alto al identificar la transacción.

Una vez más, aplica la Sección ASC 470-50-40. El preparador debe determinar si este tipo de transacción de extinción debiera reconocerse como una transacción de capital o de una ganancia.

Una entidad no debiera reconocer una ganancia por la condonación de una deuda de parte relacionada. La asunción de deuda no necesariamente resulta en una pérdida. Por ejemplo, una entidad ordinariamente recibe efectivo u otros activos cuando pide prestados fondos a una parte relacionada. Reconocer posteriormente una ganancia del efectivo u otros activos proporcionados a una entidad por una parte relacionada crearía un resultado inusual en el que los fondos invertidos podrían tratarse como ingreso, lo que parece contradecir los PCGA existentes sobre contribuciones de capital cuando la transacción se considera como un todo.

La Sección ASC 505-10-25, Capital, declara que debieran excluirse de la determinación de ingreso neto los créditos por transacciones en las propias acciones de la entidad. Tomada en forma independiente, la condonación de deuda de parte relacionada no implica las acciones de la entidad. Sin embargo, la condonación de deuda de parte relacionada se entrelaza de forma inherente en la relación más amplia con la parte relacionada. No debería reconocerse la ganancia en el resultado final.

Tipo 3: Condonación de otras obligaciones de parte relacionada. En algunos casos, un dueño u otra parte relacionada podrían proveer bienes o servicios a una entidad y posteriormente condonar la obligación de la entidad de pagar dichos bienes o servicios. Por ejemplo, un dueño-gerente pudiera tener un arreglo de compensación diferida que se ha acumulado como gastos de compensación por varios años. Si ese arreglo se perdona o cancela, ¿debiera la entidad reconocer una ganancia sobre la condonación de dicha obligación, o representa la condonación de esta obligación una transacción de capital?

Estos tipos de operaciones pueden ser particularmente problemáticos para los preparadores de estados financieros porque pueden variar, incluyendo honorarios por administración, arreglos de compensación o compras de inventario o activos fijos. La Sección ASC 470-50-40 da guías sobre la extinción de deuda entre entidades relacionadas, pero no especifica nada respecto de otras obligaciones.

Por tanto, los PCGA no prohibirían ni el reconocimiento de una ganancia ni el reconocimiento como una transacción de capital.

Al determinar la contabilización apropiada, un preparador debe considerar los siguientes factores (entre otros):

El reconocimiento de la transacción original. Por ejemplo, si un dueño contribuyó al negocio con inventario, y este no se hubiera aún reconocido en costo de ventas, el reconocimiento de la ganancia no es apropiado para la condonación de la obligación relacionada.

Por el contrario, en el ejemplo de la compensación diferida, el arreglo de compensación diferida se había reconocido como gasto en el momento que se condonó la obligación.

La naturaleza de la relación de las partes. Es más probable que los dueños del negocio participen en transacciones de capital porque generalmente se benefician por los riesgos y recompensas de ser dueños. Las partes relacionadas que no sean dueños, por otro lado, es más probable que participen en operaciones que den como resultado el reconocimiento de ganancia cuando se perdone la obligación subyacente.

La parte económica subyacente de la transacción. Si la entidad recibiera algo de valor claro y no se le requiriera compensar a la parte relacionada, puede ser apropiado el reconocimiento de ganancia. Sin embargo, cuando el valor de los bienes o servicios provistos es menos claro (o sea, cuando se cargan honorarios por administración por una entidad controlada por el dueño, o finalmente se cargó como obsoleto), puede ser apropiada una transacción de capital.

Los estados financieros también deben incluir revelaciones claras de cómo se reconocieron estas transacciones. Debe alertarse al lector sobre la magnitud y ubicación de la ganancia reconocida o el monto acreditado a capital.

PRÁCTICAS ÓPTIMAS

Los preparadores de estados financieros pueden dar algunos pasos para reducir el riesgo. Entre esos están:

Conozca a sus Partes Relacionadas. La información es poder. Una entidad que no conoce los nombres de sus partes relacionadas tiene un riesgo mucho más alto de fracasar en la identificación de la transacción.

Las reglas contables para transacciones de partes relacionadas se han estancado, y hay pocas guías para ayudar a los preparadores en sus informes.

Proporcione documentación clara. Los preparadores deben también documentar las transacciones de partes relacionadas como si fueran transacciones con partes no relacionadas. Idealmente, debe incluir:

Una descripción de términos clave, incluyendo cómo deben calcularse o aplicarse estos términos.

Una descripción del alcance del acuerdo (por ejemplo, si se incluye interés acumulado en la condonación o modificación de la deuda).

Disposiciones sobre los posibles eventos futuros como un cambio de control del negocio o terminación del empleo de la contraparte.

Hechos como las partes específicas involucradas, fecha de vigor del acuerdo y montos vigentes.

El propósito o intención del acuerdo.

Haga las revelaciones adecuadas.

Las guías son claras en cuanto a que las transacciones deben revelarse en las notas a los estados financieros. Una vez que la entidad ha capturado información sobre transacciones de partes relacionadas, el siguiente paso crítico es hacer las revelaciones adecuadas y claras en los estados financieros.

Las revelaciones deben incluir una descripción del evento, su magnitud y las partidas específicas de los estados financieros que se afectan. Las entidades con muchas transacciones de partes relacionadas deben considerar presentar la información en un formato tabular para facilitar su lectura. Las entidades con transacciones inusuales y de importancia relativa deben considerar partidas separadas en la carátula de los estados financieros.

Los preparadores deben mantener una actitud vigilante sobre las transacciones de partes relacionadas y platicar con los auditores independientes de los estados financieros sobre las transacciones de partes relacionadas de importancia relativa.

Es demasiado fácil cometer errores en una transacción de partes relacionadas que pudieran causar una representación errónea de importancia en los estados financieros de la compañía. Los preparadores que entienden los riesgos, sin embargo, pueden tomar la acción para reducir la posibilidad de errores.

>Este artículo es una reseña del original titulado “What’s a little debt between friends?, publicado en la revista Journal of Accountancy, junio de 2013.

Facebook Comments

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: