Veritas Online

Ejercicio Profesional

Nuevos procesos fiscales, las revisiones electrónicas y su alcance

Nuevos procesos fiscales, las revisiones electrónicas y su alcance
marzo 01
07:21 2018

Hay varios retos que tendrán que enfrentar los contribuyentes, por ejemplo, implementar controles que permitan validar la información que presenta.

Dentro de los procesos de modernización que en materia de fiscalización han llevado a cabo las autoridades fiscales en nuestro país, se encuentran las revisiones electrónicas contenidas en el artículo 42 fracción IX del Código Fiscal de la Federación (CFF). Este cambio contenido en el paquete de reformas fiscales para 2014, de acuerdo con la iniciativa presentada ante el Congreso de la Unión, tiene como objetivo reducir el proceso de fiscalización de aproximadamente 325 días con 15 puntos (SIC) de contacto a un tiempo de tres meses en este tipo de revisiones. El procedimiento se incluye en el artículo 53–B modificado en 2017, a consecuencia de la tesis LXXIX/2016 emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

ALCANCE

 Se debe tener presente que este tipo de revisión se basará en el análisis de la información y documentación que obre en poder de la autoridad sobre uno o más rubros o conceptos específicos de una o varias contribuciones. La información no solo se limita al contribuyente, también se puede hacer extensiva a responsables solidarios o terceros con ellos relacionados, lo cual proporciona un universo más amplio al Servicio de Administración Tributaria (SAT) para ejercer sus facultades de revisión.

Si se considera que las operaciones comerciales que se realizan diariamente en su mayoría deben quedar documentadas mediante la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), la información contable de un número importante de contribuyentes debe enviarse en medios electrónicos a través del Buzón electrónico, el cual también se reguló a partir de la reforma fiscal de 2014.

Lo anterior es independiente de la información que la autoridad puede recibir de otras autoridades fiscales, nacionales o del extranjero. Es decir, los mecanismos de fiscalización por medios electrónicos se han robustecido y uno de los países que están a la vanguardia —en opinión de las propias autoridades fiscales— es el nuestro, lo cual si bien resulta positivo, también ha sido a consecuencia del incremento de la evasión y la elusión fiscal que existe y quizá a lo costoso que resultaba recaudar por los medios tradicionales como lo son la práctica de revisiones de gabinete o las visitas domiciliarias.

Como ejemplo de lo anterior, para combatir ciertos esquemas de evasión, se efectuó la adición del artículo 69 B del CFF para dotar a las autoridades fiscales de una facultad para detectar operaciones inexistentes. Esto podría ser motivo de una revisión electrónica, por eso es necesario que el contribuyente periódicamente valide si las operaciones realizadas con sus proveedores pudieran ser de este tipo.

Actualmente hay herramientas informáticas que cruzan las bases de datos de los CFDI recibidos por los contribuyentes contra las que periódicamente actualizan las autoridades fiscales de aquellos contribuyentes que no logran simular la realización de operaciones inexistente. Si se considera que las revisiones electrónicas están enfocadas en la revisión de uno o más rubros o conceptos específicos de una o varias contribuciones, puede ocurrir que se generen varias revisiones electrónicas por diversas contribuciones, o de una misma contribución por distintos periodos, por ejemplo, los pagos definitivos del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

De acuerdo con lo anterior, puede darse el caso de una o varias revisiones electrónicas al concepto de ingresos acumulables reportados para efectos del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a un contribuyente que reportó en sus declaraciones periódicas en cero o en cantidad menor a la determinada en los CFDI emitidos por él mismo y que se tienen capturados en las bases de datos del SAT.

Es de esperarse que el próximo año inicien las revisiones electrónicas para efectos de fiscalizar el IVA, lo cual ocurrirá tan pronto el complemento de recepción de pagos que se genere con la vigencia del CFDI versión 3.3 que entre en vigor para todos los contribuyentes.

INICIO DE LAS REVISIONES

Incluso cuando la reforma de 2014 estableció las revisiones electrónicas como una nueva facultad para las autoridades fiscales, fue mediante un comunicado con fecha de 4 de agosto de 2016, donde el SAT y la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) confirmaron el inicio a partir de septiembre de 2016. Considerando que ha pasado más de un año, surge la pregunta: ¿Cuál ha sido el resultado cuantitativo del SAT? Desafortunadamente en las bases de datos abiertas de la página de internet del SAT, no se especifica esta información, pero sí la relacionada con las auditorías y actos de fiscalización, misma que se analiza por método y por recaudación derivada de las auditorías, la cual se puede consultar en www.sat. gob.mx/cifras_sat/Paginas/inicio.html.

De la información que se muestra en el citado vínculo se observa lo siguiente: en el caso de actos de fiscalización por método, de septiembre de 2016 a la fecha, no aparece en forma específica —a la fecha de consulta del 20 de octubre 2017— el número de revisiones electrónicas; sin embargo, es posible que estas se incluyan en la columna de verificaciones diversas, las cuales se incrementan en número desde septiembre de 2016 a 6 mil 825 y llegan a un máximo de 11 mil 89 en marzo de 2017 y disminuyen en agosto de 2017 a 8 mil 616.

Respecto a la recaudación derivada de las auditorías se aprecia en el cuarto trimestre de 2016, que se alcanzan las cifras  en millones de pesos— que ingresaron por pago referenciado al sistema financiero por una cantidad de $58,696.9 y de $84,269.3 sin pago referenciado; sin embargo, si se observa el primero y segundo trimestre de 2017, el monto recaudado disminuye con respecto del último trimestre de 2016, lo cual debe tener una explicación que no se menciona en los datos abiertos.

ACUERDO CONCLUSIVO

Finalmente es importante considerar que en una revisión de este tipo es posible que el contribuyente acuda a solicitar ante la Prodecon un acuerdo conclusivo desde el momento en que se recibe en Buzón tributario la resolución provisional y hasta antes de que se le notifique la resolución que determine el monto de las contribuciones omitidas.

El acuerdo conclusivo se encuentra regulado en los artículos 69-C a 69 –H del CFF y en opinión del SAT es un medio alternativo para la regularización de la situación fiscal durante las revisiones en el domicilio de las autoridades, las visitas domiciliarias y las revisiones electrónicas.

Se tramita cuando el contribuyente no esté de acuerdo con los hechos u omisiones asentados en la última acta parcial, en el acta final, en el oficio de observaciones o en la resolución provisional, tratándose de la revisión electrónica.

Se debe considerar que contra el acuerdo conclusivo suscrito por el contribuyente y la autoridad no procederá medio de defensa alguno, cuando los hechos u omisiones, materia del acuerdo sirvan de fundamento a las resoluciones de la autoridad, los mismos serán incontrovertibles. Estos acuerdos solo surtirán efecto entre las partes y en ningún caso generarán precedentes.

Se debe recordar que en caso de que el contribuyente decida no acudir a un acuerdo conclusivo o no se llegue a un acuerdo se debe promover el medio de defensa más adecuado a la situación particular como son el recurso de revocación o promover directamente contra el acto de autoridad el juicio ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

CONCLUSIONES

[a] La revisión electrónica, como facultad de revisión, es un proceso que debe reducir el costo de la recaudación y elevar el nivel de la misma.

[b] La complejidad de las disposiciones fiscales y el volumen de información que debe entregarse a las autoridades puede provocar que se incurran en errores involuntarios.

[c] Para evitar reducir el riesgo de caer en una auditoría electrónica, es necesario implementar diversos controles que permitan validar constantemente la información que se entrega, capacitar a nuestro personal y apoyarse de especialistas fiscales.

[d] La atención de una auditoría electrónica y la decisión sobre la adopción de un acuerdo conclusivo o la promoción del medio de defensa más adecuado, dependerá de un análisis cuidadoso entre el personal de la empresa y sus especialistas, preferentemente Contadores Públicos Certificados y abogados fiscalistas.

 

C.P.C. y P.C.FI. José Humberto Cárdenas Cabrera
Integrante de la Comisión Apoyo al Ejercicio Independiente
josehumberto_49@hotmail.com

 

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: