Veritas Online

Fiscomentarios

Nuevo impuesto a bebidas alcohólicas

Nuevo impuesto a bebidas alcohólicas
marzo 01
2020

El pasado 1.º de enero de 2020 entró en vigor un nuevo impuesto estatal en la Ciudad de México que grava la venta final de bebidas con contenido alcohólico. La exposición de motivos indica que éste se crea debido a que de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), en 2012 el consumo de alcohol fue responsable de 3.3 millones de fallecimientos en todo el mundo.

Además de señalar a la muerte como la principal consecuencia del consumo de bebidas alcohólicas, se destaca que genera importantes daños a la salud, ya que es uno de los factores de morbilidad y discapacidad. Representa también uno de los problemas de consumo en nuestro país y afecta en especial a los adolescentes. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 (Encodat), publicada por la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) el 28 de noviembre de 2017, el patrón de consumo de bebidas alcohólicas es el más extendido en México con graves consecuencias sociales y para la salud.

El abuso del alcohol está asociado con más de 200 enfermedades y es el factor de riesgo de accidentes con mayor alcance y consecuencias. Incrementa también la incidencia de problemas como “la violencia doméstica, el abandono y el abuso infantil, la delincuencia, así como las conductas delictivas” (OEA, 2019), comportamientos con efectos negativos no sólo sobre la persona que utiliza esta sustancia, sino sobre la sociedad en su conjunto.

En este sentido, con la finalidad de desalentar el consumo de bebidas alcohólicas en exceso y con ello prevenir una serie de problemas asociados como adicciones, accidentes de tránsito, violencia doméstica, presiones financieras sobre los sistemas de salud y mermas en el rendimiento laboral, la productividad y, en última instancia, en el crecimiento económico potencial, los gobiernos tienen herramientas a su alcance, entre las que está la política fiscal.

La carga tributaria al consumo de bebidas alcohólicas tiene un fin extrafiscal como herramienta correctiva de comportamientos nocivos y, al mismo tiempo, contribuye a generar recursos para financiar servicios de salud, educación, rehabilitación y culturales a cargo del Estado, que permiten atender de manera integral este problema público.

En la actualidad, siete entidades del país incluyen en sus legislaciones fiscales el impuesto a la venta final de bebidas con contenido alcohólico: Aguascalientes, Baja California, Campeche, Estado de México, Nayarit, Querétaro y Yucatán. Sobresale la uniformidad de los impuestos en las siete entidades, pues en toda la base gravable es el precio de venta sin impuesto al valor agregado (IVA) y sin impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS); el pago es mensual, aunque el momento de pago difiere. Todos gravan la venta final en envase cerrado, excepto Nayarit y el Estado de México, y todos, menos Nayarit, prevén una tasa de 4.5 %.

Las reglas publicadas por el Gobierno de la Ciudad de México, se mencionan a continuación:

  • Las personas físicas y morales se encuentran obligadas al pago de este impuesto cuando realicen, en el territorio de la Ciudad de México, la venta final de bebidas con contenido alcohólico, con excepción de la cerveza, el aguamiel y productos derivados de su fermentación.
  • Para efectos de esta legislación, se entenderá como venta final la que se efectúa en el territorio de la Ciudad de México cuando se realice la entrega material de los bienes objeto de este capítulo, por parte del importador, productor, envasador o distribuidor, según sea el caso, para su posterior venta al público en general o consumo. Además, es importante señalar que se considerará venta final, el faltante de inventario o el consumo propio de las bebidas sujetas a este nuevo impuesto.
  • No se causará este impuesto por las ventas de bebidas alcohólicas cuando éstas se realicen al público en general, en botellas abiertas o por copeo, para su consumo en el mismo lugar o establecimiento en el que se enajenen.
  • El impuesto se determinará aplicando la tasa de 4.5% sobre el precio de la venta final de las bebidas con contenido alcohólico, sin incluir IVA ni IEPS.

Por último, cabe destacar que en el transcurso del ejercicio, el Gobierno de la Ciudad de México publicará reglas adicionales por la incorporación de este nuevo impuesto.

C.P.C. y P.C.FI. Antonio González Rodríguez
Socio de Impuestos y Servicios Legales en Deloitte;
Presidente de la comisión Editorial del IMCP
agonzalezrodriguez@deloittemx.com

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: