Veritas Online

Recientes

Nuevo comprobante fiscal de recibo de nómina

Nuevo comprobante fiscal de recibo de nómina
enero 02
10:07 2014

Por LC. Gerardo García Campa

Integrante de la Comisión de Desarrollo en materia Fiscal del CCPM y Director General de asesorfiscal.mx

gerardogarcia@asesorfiscal.mx

 

En 2014 se prevé la comprobación fiscal por medios electrónicos para la totalidad de las operaciones de los contribuyentes; los recibos de nómina no son la excepción; entérese de los pormenores.

Antecedentes

La exposición de motivos de la propuesta de reforma hacendaria para 2014, presentada por el Ejecutivo Federal el pasado 8 de septiembre, ya contemplaba como obligatorio para todas las operaciones que realizarán los contribuyentes el uso del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI); incluso para emplearlos también para las retenciones de contribuciones que se efectuarán.

Ahí mismo se decía que el propósito de la reforma era básicamente que la autoridad contara con toda la información en medios electrónicos, que le permitiera estar en posibilidad de eliminar, en breve tiempo, la obligación de presentar declaraciones informativas de retenciones y de expedir constancias.

En principio, esta simple afirmación parecía justificada y nos hacía recordar viejas facilidades de comprobación que permitían sustituir un CFDI por una constancia de retención, como la aún vigente disposición del artículo 1.17 del Decreto Compilatorio del 30 de marzo de 2012.

Sin embargo, no se puede comparar una “alternativa” por Decreto contra una obligación legal, como la que hoy se dispone en la nueva Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) para 2014. Esto primordialmente porque el universo de los involucrados es enorme: más de 25 millones de asalariados.

Tan sólo pensar en más de 15 millones de personas físicas y morales (según el padrón actual de la autoridad fiscal) que siendo susceptibles de expedir comprobantes fiscales, apenas han optado por el esquema de facturación electrónica alrededor de 868 mil 819 contribuyentes (al cierre de agosto de 2013); imagínese el universo de los asalariados.

Si bien se prevé que esta nueva modalidad de comprobante fiscal o CFDI comenzará a operar en enero de 2014; según lo dispuesto en el propio texto legal, es muy probable que esto pudiera tomar un giro inesperado, una vez que la autoridad dimensione lo que estas simples disposiciones fiscales disponen.

Nuevo comprobante fiscal de recibo de nómina

Efectivamente, la nueva LISR establece en la fracción III, de su artículo 99 que es una obligación para los empleadores (quienes hagan pagos por salarios y conceptos asimilados) expedir y entregar “comprobantes fiscales” a las personas que reciban pagos por estos conceptos.

Recuérdese que cuando en las leyes se disponga la obligación de expedir “comprobantes fiscales”, entra de manera supletoria la regulación que en esta materia dispone el Código Fiscal de la Federación (CFF) para 2014 en sus artículos 29 y 29-A; misma que también se reformó para incorporar precisamente la expedición de comprobantes por las retenciones de contribuciones que se efectúen.

Asimismo, la LISR también prevé que dicho comprobante fiscal de recibo de nómina, pueda utilizarse optativamente como constancia o recibo de pago que pudiera coadyuvar en el cumplimiento de otras obligaciones laborales dispuestas en la Ley Federal del Trabajo, relativas a la expedición de constancias y conservación de documentos tales como:

Constancias que amparen Documentos
a número de días trabajados a lista de raya o nómina de personal
a salario percibido a recibos de pago por salarios, PTU, vacaciones, aguinaldo, primas de: antigüedad, vacacional y dominical
a servicios prestados a pagos, aportaciones y cuotas de seguridad social

Es evidente que este nuevo comprobante fiscal de recibo de nómina también sustituirá a las constancias que hasta ahora amparan el monto de subsidio para el empleo, que se determinó y entregó a los trabajadores con derecho a recibirlo durante el ejercicio fiscal correspondiente.

Actualización a los requisitos para la deducibilidad de la nómina

Dentro de las modificaciones a la legislación fiscal para 2014, además de las ya conocidas, también se acompaña la relativa a los requisitos para la deducibilidad de los pagos por salarios y conceptos asimilados; de entrada, las erogaciones por concepto de remuneraciones, las retenciones correspondientes y las deducciones del impuesto local por salarios, deberán constar en comprobantes fiscales de recibos de nómina emitidos en términos del CFF, conforme a lo ya comentado.

Lo anterior se reafirma con lo ya dispuesto en el último párrafo del artículo 29-A del CFF vigente, al establecer que las cantidades amparadas en los comprobantes fiscales que no reúnan algún requisito de los establecidos en los artículos 29 y 29-A; o bien, los datos contenidos en los mismos se plasmen en forma distinta a lo señalado por las disposiciones fiscales, no podrán deducirse o acreditarse fiscalmente.

De lo antes comentado se desprende que los empleadores a partir de 2014, deberán “invertir” en nuevos sistemas informáticos de nómina que ya incluyan esta modalidad de recibo de nómina digital, o en su caso, un sistema de facturación electrónica que se adapte al de nóminas que actualmente se tenga; en ambos supuestos, representará una erogación adicional considerable y permanente.

Requisitos fiscales del comprobante fiscal de recibo de nómina

Cuando de requisitos fiscales se trata, la “simplificación administrativa” señalada en la exposición de motivos deja mucho que desear, pues se crea un penúltimo párrafo del artículo 29-A del CFF para establecer que los CFDI que se generen para efectos de amparar la retención de contribuciones, deberán contener los requisitos que determine el Servicio de Administración Tributaria (SAT) mediante reglas de carácter general.

Esto es, de nuevo debemos esperar a que a más tardar el 31 de diciembre de 2013, se emita la nueva Resolución Miscelánea Fiscal 2014, o mejor aún, se incorpore en la Quinta Resolución de Modificaciones a la Miscelánea y se dé a conocer cuanto antes a los millones de empleadores que ya se encuentran obligados a cumplir esta disposición, los anhelados requisitos de este nuevo comprobante.

No obstante, el SAT ya ha dispuesto en su portal en Internet, los complementos vigentes a partir de 2014 en lo relativo al “Recibo de Pago de Nómina”; ahí se puede apreciar la versión 1.1 de este complemento y tres archivos con la estructura, el estándar y la secuencia de cadena original, para incorporarlos a los sistemas de facturación que pretendan cumplir con esta disposición.

En dichos documentos se contiene la secuencia de formación que se divide en nodos tales como: Nómina, Percepciones, Deducciones, Incapacidad y Horas Extra. Destaca la cantidad de información que contiene el nodo Nómina, con más de 17 campos, los cuales en lo esencial contienen los datos mínimos que hoy contempla un recibo de nómina tradicional.

 

Impacto fiscal de esta nueva modalidad de comprobación

El esquema de comprobación fiscal vigente ha pasado por una historia larga de éxitos y fracasos, mismos que tanto la autoridad fiscal como el contribuyente han tenido que sortear para alcanzar un objetivo, que bien se podría resumir en dos palabras, “simplificación administrativa”.

No obstante, la autoridad fiscal se está concentrando en el resultado que la modernidad de usar el CFDI generalizado le traerá al mencionado esquema, pero se está olvidando del esfuerzo que implicará para los empleadores adoptar este modo de comprobación literalmente de la noche a la mañana.

En el caso del resultado que se espera obtener, es claro, lo dice la exposición de motivos al mencionar que “las autoridades fiscales contarán con dicha información sin que exista necesidad de que sea solicitada y proporcionada nuevamente, y la autoridad podrá contar con información fidedigna de las operaciones realizadas por los contribuyentes que serán objeto de una deducción.”

En otras palabras, esta nueva modalidad de comprobación de erogaciones relacionadas con la nómina de los trabajadores vía CFDI, se volverá un elemento implacable para el cruce de información entre el SAT y otras autoridades fiscales como el IMSS o el Infonavit por citar las más importantes.

Este ya conocido medio de fiscalización de operaciones permitirá al SAT contar de manera inmediata con información privilegiada de una de las principales deducciones de cualquier contribuyente; es decir, se convertirá en el intermediario ideal entre el empleador y el trabajador, si de fiscalización se trata.

En verdad podríamos mencionar tantas situaciones que se desprenderán de esta estrategia de la autoridad, que bien merecería un artículo aparte. Empero, es preferible que usted comience a reflexionar cómo habrá de cumplir con esta nueva obligación fiscal, a fin de evitarse contingencias.

Corolario

Por todos es sabido que la información es poder, pero esto se potencializa si consideramos que se tendrá al alcance de un clic, en una inmensa base de datos esperando por ser utilizada. Esto comienza a ser una realidad para los tiempos que habrán de compartir el contribuyente y la autoridad, en esta nueva etapa donde se estima se certificarán en promedio 75 millones de comprobantes mensualmente.

El costo que implicará para los empleadores en el aspecto económico,  dependerá del proveedor y del plan elegido; actualmente existen dos modalidades, una por número de trabajadores con transacciones ilimitadas, y otra por número de recibos de nómina expedidos a certificar, en cada caso habrá que hacer cuentas y tomar la mejor opción.

De igual forma, este nuevo esquema representará una carga administrativa impresionante para los contribuyentes con trabajadores a su servicio, si se toma en cuenta que a partir del año entrante, todas sus operaciones y no sólo las de nómina, deberán constar en un CFDI.

Es muy importante que la autoridad valore si todo este cambio al esquema de comprobación fiscal de las nóminas, podrá lograrse en menos de un mes; o si como en otras ocasiones, sea preferible contemplar un plan que de manera paulatina, permita a todos cumplir la meta prevista con pasos cortos, pero firmes, que no se justifiquen con eliminar la presentación de declaraciones informativas de retenciones y de expedir constancias.

Sin duda, el cambio que se pretende implantar para 2014 es colosal; por ello, sería prudente que la autoridad fiscal apoyara como hasta ahora a los contribuyentes, poniendo a su disposición sistemas gratuitos de comprobación fiscal, que permitan esta modalidad de CFDI para recibos de nómina y evite la vorágine de sistemas de facturación en la que hoy estamos sumergidos.

Facebook Comments

Related Articles

1 Comment

  1. Rebeca Hdez
    Rebeca Hdez marzo 22, 23:20

    Excelente artículo.

    Reply to this comment

Write a Comment

A %d blogueros les gusta esto: