Veritas Online

Actualidades de la NIIF

Nueva estructura del estado de resultados

Nueva estructura del estado de resultados
abril 01
2020

La Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés) inició en 2018 un proyecto para mejorar la información que comunican los estados financieros. Llegó a la conclusión de que en los últimos años ha trabajado en normas que señalan cómo deben reconocerse las transacciones, activos y pasivos de las entidades, pero se requiere mejorar la forma en que transmiten la información financiera.

Lo anterior origina un proyecto de Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), denominado Presentación general y revelaciones, el cual fue sometido para su auscultación por el IASB en diciembre de 2019, con un plazo para recibir comentarios hasta el 30 de junio de 2020. La regulación resultante de este proyecto reemplazará a la Norma Internacional de Contabilidad (NIC) 1 Presentación de estados financieros, que fue la primera emitida por el Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (IASC, por sus siglas en inglés), predecesor del IASB.

El proyecto de esta NIIF se enfoca a la presentación y revelación de estados financieros, pero en particular al estado de resultados, al cual el IASB también se refiere en ocasiones como estado de desempeño financiero, pues considera que su objetivo es mostrar el trabajo de la entidad.

Las tres propuestas básicas del proyecto son:

  1. Definir y presentar nuevos subtotales en el estado de resultados.
  2. Disgregar la información de una mejor manera, en especial la del estado de resultados.
  3. Revelar información sobre las medidas de desempeño gerencial.

La presentación de los nuevos subtotales obedece a la necesidad de uniformar la determinación de los mismos y del contenido de las secciones que, en consecuencia, van a integrar el estado de resultados. El objetivo es mejorar la comparabilidad entre los estados de resultados de las diversas entidades.

En la actualidad, las NIIF sólo tratan cómo se determinan los ingresos y el costo de los mismos en la NIIF 15 Ingresos de actividades ordinarias procedentes de contratos con clientes, de la cual las NIF equivalentes en México son la NIF D-1 Ingresos por contratos con clientes, y la NIF D-2 Costos por contratos con clientes, y otras establecen cómo se valúan varias partidas, tales como obligaciones laborales e instrumentos financieros cuyos efectos inciden en el estado de resultados. Sin embargo, ninguna de estas normas establece cómo presentar distintos capítulos del estado de resultados.

El proyecto de NIIF sí menciona la posibilidad de presentar el costo de ventas, cuando el estado de resultados se presenta por función, sin embargo, no se pretende establecerlo como obligatorio. Los subtotales que sí serán obligatorios de acuerdo con la nueva norma son las utilidades de:

  1. Operación.
  2. Operación más participación en resultados de asociadas y negocios conjuntos integrales.
  3. Antes de gastos financieros e impuestos a las ganancias.

Los subtotales anteriores establecen distintos capítulos del estado de resultados, hasta llegar a la utilidad o pérdida neta que es el total final o subtotal si se presenta un estado de resultado integral. El proyecto de norma define un capítulo de participación en los resultados de asociadas y negocios conjuntos integrales, y se debatió si debía formar parte de los resultados de operación. La conclusión fue que, aunque se relaciona con éstos, no es resultado de una, pues la entidad no tiene control sobre la asociada o el negocio conjunto. Un ejemplo de una actividad integrada es cuando la asociada está dirigida a proporcionar materias primas o a ser distribuidor de productos terminados de la entidad.

En los gastos financieros, el proyecto incluye los intereses sobre préstamos y las fluctuaciones cambiarias de los mismos, pero no a los de cuentas por cobrar y por pagar comerciales, que se consideran operativos. Sin embargo, reconoce que en ciertos casos una entidad puede tener entre sus actividades primarias la de otorgar financiamiento. En ese caso, estas partidas formarían parte de la utilidad de operación. Esto no aplica sólo a entidades del sector financiero, sino también a las comerciales que dan financiamiento a sus clientes. Una partida que se ha clasificado en operación es el efecto de descontar a valor presente algunas provisiones a largo plazo, tales como las obligaciones laborales o las asociadas con el retiro de activos a largo plazo. Este efecto se considerará como financiero y se clasificará dentro de esos gastos. Por último, se define la utilidad de operación por exclusión de lo que contienen los demás capítulos del estado de resultados, lo cual da como consecuencia abarcar los demás gastos e ingresos y evitar presentar fuera de la utilidad de operación partidas que la administración no desea en la misma.

C.P.C. Juan Mauricio Gras
Investigador e integrante del Consejo Emisor del CINIF
jgras@cinif.org.mx

Facebook Comments

Related Articles

Búsqueda

Síguenos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: